El peronismo no es bicéfalo - LA GACETA Tucumán

El peronismo no es bicéfalo

05 Feb 2015 Por Juan Pablo Durán
Desde el primer día que asumió como intendente de la capital, Domingo Amaya ya sabía que en algún momento iba a tener que enfrentarse con su creador. La política es así. Es ciento por ciento patricida. Y más aún en el movimiento fundado por Juan Domingo Perón, que tiene una lógica primaria: el poder es uno solo y no se comparte. En el peronismo no hay lugar para dos. El peronismo no es bicéfalo. El peronismo tiene una sola cabeza y es la que manda. Alguna vez fue Julio Miranda quien llevó el bastón de mariscal. Luego lo tomó prestado José Alperovich y ahora es el intendente capitalino el que quiere guardarlo en su mochila.

Durante los 12 años de relación política con el alperovichismo, Amaya tuvo que ceder y retroceder en cada embestida del todopoderoso Alperovich. Pura estrategia. En el amayismo comprendieron que para avanzar era necesario primero retroceder. Y eso fue lo que hicieron. Amaya sabe que llegó su momento. El jefe municipal está dispuesto a arrebatarle al gobernador esa presea que supo cuidar durante el último decenio y que se llama poder.

Comentarios