10 Diciembre 2014
El director Fernando Ganami y la secretaria Isabel Rico Velaz llegaron a sus puestos en virtud de procesos de selección controvertidos que derivaron en la siguiente constatación: salvo la secretaria Sofía Nacul, todos los demás empleados de la casa de los concursos habían sido nombrados en forma discrecional en virtud de amistad o parentesco con los consejeros, pese al mecanismo objetivo de ingreso previsto en el reglamento.

“Recién entro al CAM, no me corresponde opinar (sobre la polémica) y no es mi idea de estar acá”, dijo Rico Velaz. “Adhiero a lo que dice Isabel. Nos interesa mirar hacia adelante”, añadió Ganami. El 2 de diciembre, el CAM había dejado de lado a los ganadores de los concursos, y dio la dirección y la secretaría a los ternados en segundo lugar. En el caso de Ganami, confirmó las voces que de antemano lo daban como vencedor. En marzo de 2013, este abogado asumió como asesor de la presidenta Claudia Sbdar y, luego -discrecionalmente-, fue ascendido a prosecretario con el encargo de organizar la Escuela.

La semana pasada, Ganami volvió a tomar las riendas del departamento académico luego de la desafectación dispuesta por el CAM como consecuencia de su inscripción en los procesos de selección de director y secretario (el “pro” no tomó licencia). En el ínterin, el CAM firmó un convenio de cooperación que vincula al entonces prosecretario con Diego Duquelsky Gómez, miembro de Justicia Legítima y jurado del concurso de secretario (volverá a Tucumán la semana próxima a capacitar al staff del CAM).

Consultado sobre la penetración en la órbita del CAM -vía convenios de colaboración- de Justicia Legítima, movimiento judicial afín al kirchnerismo, Ganami aseguró que la pretensión de la institución era cerrar todos los acuerdos de cooperación posibles con las entidades hermanas de Iberoamérica.

Luego de la designación de Rico Velaz, fuentes cercanas a un consejero dijeron que la secretaria era hermana de Enrique Rico Velaz, que a su vez es colaborador de Eduardo Bercovich, esposo de Sbdar. Interrogada sobre si creía que ese vínculo laboral había incidido en su nombramiento, Rico Velaz respondió: “no creo que Sbdar haya estado al tanto de ello. Lo que tengo es por mérito propio”.

El director luego relativizó la fractura de la tradición del consenso que acarreó su último ascenso en el CAM (después de años de unanimidad, el consejero Roberto Sánchez disintió con sus pares Regino Amado, Adriana Najar, Albo, Antonio Bustamante, Isabel Nacul y Martín Tello, y votó a favor de Carmen Fontán, ganadora del concurso). “Me parece que no hay tal ruptura del consensoporque los consejeros titulares expresan una mayoría más que calificada y el voto en disidencia habla de un empate”, comentó. Y sobre los rumores de favoritismo que generaron sus candidaturas a director y secretario de la Escuela manifestó: “no siento que haya tenido una situación ventajosa respecto de los demás postulantes. No me quedó la sensación de haber gozado de un privilegio”.

Comentarios