Pelean por representar “la independencia”

El oficialista Juan Musi y el opositor Juan Carlos López Márquez, candidatos a vicepresidente, debatieron por pedido de este diario Los matriculados votarán para renovar la mitad del Consejo Directivo, y todo el Tribunal de Ética y Disciplina del Colegio

OPOSITOR Y OFICIALISTA. López Márquez y Musi buscan convertirse en vicepresidentes del Colegio de Abogados de la Capital en los comicios de hoy. credito OPOSITOR Y OFICIALISTA. López Márquez y Musi buscan convertirse en vicepresidentes del Colegio de Abogados de la Capital en los comicios de hoy. credito
20 Noviembre 2014
“Colegialistas” versus “colegialistas”. Así quedó definida la contienda electoral de hoy en el Colegio de Abogados de la Capital, donde por primera vez en años no habrá en el cuarto oscuro una boleta afín al poder político. Los candidatos a vicepresidente Juan Musi, de la alianza oficialista “Moreno-Alberdi-Belgrano”, y Juan Carlos López Márquez, de la lista opositora “Unidad y Consenso”, reconocen que tienen cosas en común, pero aseguran que las diferencias son abundantes.

En un debate organizado por este diario, los dos postulantes reivindican la abogacía independiente: Musi asegura que su sector puede dar pruebas de su compromiso con balances concretos mientras que López Márquez expresa que el Colegio ha retrocedido casilleros en la defensa de las instituciones públicas, y que esa retracción afecta primero al colegiado y, luego, a los ciudadanos comunes. En una mesa de caballeros, con altura y sin agresiones, los aspirantes a reemplazar a Ezio Jogna Prat coinciden en que el principal reto de la entidad de los letrados es combatir la lentitud endémica de la Justicia.

Los dirigentes -que llegaron a la Redacción con puntualidad suiza- dicen que sus candidaturas obedecen a una vocación, y a un espíritu de servicio y lucha por el bien común (José Adle, actual secretario del Colegio, y el postulante Rodolfo Corvalán acompañaron a López Márquez, y Joaquín Arch, directivo de la Caja de Abogados y Procuradores, hizo lo propio respecto de Musi). Ambos se manifestaron en contra del personalismo y a favor de promover la participación amplia en la institución que preside Francisco García Posse desde 2012.

Los 17 sillones en juego en el comicio del Colegio de Abogados de la Capital tienen carácter ad hónorem, y vencen en 2018, en el caso de los puestos correspondientes al Consejo Directivo, y en 2016, en cuanto a los mandatos del Tribunal de Ética y Disciplina o TEyD. La elección quedará habilitada a las 8.30 en la sede de la institución (calle Congreso 450 de esta ciudad) y cierra a las 18. Sólo votan los profesionales con matrícula al día.

- ¿Qué ofrecen al electorado?

López Márquez (LM): - Quiero que el Colegio esté presente en los debates centrales de la sociedad y recuperar el protagonismo perdido durante los últimos dos años. Muchas veces nos hemos quedamos en silencio o vamos por detrás de los acontecimientos. Decidimos armar una lista porque sabemos que nuestra institución influye y mucho en la vida de Tucumán, y queremos defender ese rol.

Juan Musi (JM): - Soy un dirigente histórico de la abogacía. Ofrezco mi trabajo en diferentes lugares, como en la fundación del consultorio jurídico gratuito, que en el presente dirijo, y en la creación y producción de la revista Lex. Por supuesto que el Colegio está involucrado en los problemas sociales y me consta que emplea diferentes estrategias… Hoy interviene incluso en el drama de las adicciones.

- ¿Qué lugar debería ocupar el Colegio en la vida de la sociedad?

(LM): - Tenemos que ser firmes y oportunos. En los últimos tiempos hemos perdido protagonismo porque no hemos criticado los nombramientos discrecionales en el Consejo Asesor de la Magistratura (CAM). Si bien entiendo que la urgencia era cubrir las vacantes judiciales, los consejeros deberían haber nombrado personal en forma transitoria y luego, llamar a concurso. El Colegio avaló lo hecho y pidió que haya concursos en adelante. Nosotros entendemos que esa solución viola el principio de igualdad en el acceso en los cargos públicos. Sabemos que hubo otros planteos que no fueron resueltos como correspondía, como los de abogados que concurren a la Anses o que trabajan en la administración pública. El Colegio recién pidió la destitución del ex fiscal Carlos Albaca (por el caso “Lebbos”) cuando estaba claro que este lograría jubilarse. Así, dejó que se deteriore el fuero penal: yo mismo presenté quejas que no tuvieron respuesta. Entiendo que también hay que salir a defender a los abogados que son sistemáticamente excluidos de las designaciones de magistrados.

(JM): - El Colegio dio una batalla dura por la defensa de la independencia judicial para que los jueces no sean nombrados “a dedo”. Después de tanta exposición, quizá sea entendible que ya no aparezca tanto en la primera página del diario. En lo personal, creo que debe estar presente en lo que le corresponda y no intervenir en cuestiones que no son de su incumbencia. A veces parece que al Colegio se le pide tanto como a la prensa… Pero soy partidario de un compromiso amplio justamente por la orfandad institucional que existe en Tucumán. En cuanto al asunto del CAM, sostengo que todo cargo público debe ser llenado por medio de un concurso de antecedentes y oposición: si se cometieron errores, estos deben ser rectificados. Asimismo quiero decir que el Colegio sí se pronunció respecto de las exclusiones sistemáticas de candidatos a jueces que aplica el Poder Ejecutivo.

- La experiencia enseña que en la capital gana el grupo que “se apodera” del discurso de la independencia…

(LM): - Somos garantía de ese valor. No compartimos el apoyo que esta gestión dio a la re-reelección del actual representante de los abogados en el CAM (Antonio Bustamante) y creemos que ello ha llevado a cometer errores como el nombramiento de personal en forma indebida. La semana pasada, sin ir más lejos, la presidenta del CAM y vocal de la Corte (Claudia Sbdar) habló a Bustamante en estos términos: “vos, ‘Tony’, participaste en todo y prestaste consentimiento”. Nos queremos diferenciar en la renovación y en la alternancia: no estamos de acuerdo con que el representante del Colegio ante la Federación Argentina de Colegios de Abogados (FACA) siga siendo Bustamante (ex titular de la entidad). Entendemos que hay que recuperar la oficina judicial y las comisiones internas. Condenamos que la conducción se haya apropiado del fallo de la Corte que habilitó la aplicación de la tasa activa. Nuestras propuestas son, en definitiva, más profundas. Todos somos “colegialistas”, pero tenemos diferencias.

(JM): - Podemos partir de un punto común, pero sí que hay diferencias. En primer lugar, nosotros tenemos una gestión de años y hay muchos logros. En los últimos meses hemos abierto una subsede para los profesionales que acuden al fuero penal; conseguido una obra social y obtenido la sentencia favorable a la tasa activa: esto es un logro porque fue el fruto de muchas reuniones Colegio-Corte y no sucedió gratuitamente. Tenemos esta gran diferencia: ellos critican por la crítica misma y nosotros podemos mostrar balances. Nuestra lista es amplia y democrática, y en ella convergen todo tipo de opiniones. Del otro lado hay una lista con un pensamiento único y cerrado. No queremos que la política tenga cabida ni en la Caja y en el Colegio. Los abogados deben ser gremialistas, no políticos, y nos preocupa que militantes que no obtuvieron rédito en las internas de sus partidos o no fueron aceptados por la sociedad vengan a ocupar espacios dentro del Colegio.

(LM): - La subsede penal no está pensada para el abogado discapacitado y nos preocupa esa falta de sensibilidad. Tal vez cuando Musi habla de la injerencia política se refiera a Raúl Moreno y a Esteban Jerez (candidatos de “Unidad y Consenso” al TEyD). Moreno tiene 30 años de ejercicio profesional y es dirigente profesional (más allá de su pertenencia a la UCR), y Jerez fue ex legislador y ex fiscal, y eso no lo inhabilita para ejercer la abogacía. Discrepo con la afirmación de que no somos amplios.

(JM): - Esto es casualmente lo que nos diferencia: los colegas usan la crítica por la crítica misma. No existe un conocimiento de la vida del Colegio: el espacio donde está ubicada la subsede penal tiene ascensor y, por lo mismo, está al alcance de los colegas discapacitados. Hay que informarse un poquito más; muchas de las cosas que se dijeron aquí están muy lejos de la realidad.

- Desde hace años, cada 29 de Agosto (Día del Abogado) el Colegio denuncia el mal estado de la Justicia, pero ese discurso no causa impacto y aparentemente no tiene interlocutores judiciales. ¿Qué harán al respecto?

(LM): - La magistratura parece vivir en otra realidad. Los procesos eternos y la capacidad de maltrato prueban que los jueces han olvidado que también son abogados y que están en sus despachos para servir a la ciudadanía. Hoy tenemos un fuero penal en crisis y la solución que muchos promueven es el Martín Fierro: hacerse amigo del juez. Si hay que salir a la calle a reclamar, saldremos.

(JM): - Debemos exigir una política judicial. Necesitamos más juzgados y más datos objetivos sobre el desempeño porque un juicio que dura seis años no sirve a nadie. La Corte Suprema hace auditorías pero estas no están a nuestra disposición y no podemos saber qué es lo que falla. Algunos jueces están totalmente en falta… Por eso, nosotros queremos auditar el Poder Judicial.

Comentarios