Concepción se tensa por un extra para empleados

Concejales disidentes determinaron el pago de $2.000, en cuotas, para unos 600 trabajadores; Morelli anunció que vetará la ordenanza. El radicalismo y el jaldismo avalaron la iniciativa. Reclamaron “solidaridad” al intendente, Osvaldo Morelli. El jefe municipal los acusó de hacer “una jugada política”

EN LA ÚLTIMA SESIÓN. Si la ordenanza es efectivamente rechazada por Morelli, volverá al recinto el mes próximo. EN LA ÚLTIMA SESIÓN. Si la ordenanza es efectivamente rechazada por Morelli, volverá al recinto el mes próximo.
15 Noviembre 2014
La expectativa por el reclamo de los gremios estatales de un bono de fin de año genera que los ojos de la sociedad estén puestos por estos días sobre la Casa de Gobierno. La mirada, sin embargo, se desvió ayer hacia Concepción, el municipio más importante del sur provincial. El Concejo Deliberante concepcionense se adelantó a la Provincia y aprobó el jueves un proyecto de ordenanza que prevé el pago de una suma extra para los trabajadores municipales. 

De acuerdo con el texto sancionado, la cifra sería de $2.000, que deberían pagarse en dos cuotas, en diciembre y enero. Se trataría de un monto a cuenta del dinero que eventualmente acredite el Gobierno de José Alperovich. 

La iniciativa, que había sido presentada el lunes, fue impulsada por el bloque radical (conformado por tres bancas). La intentona suma un capítulo más a la novela de cruces y confrontaciones entre gran parte del cuerpo deliberativo y el intendente, Osvaldo Morelli. El alperovichista, por su parte, cargó contra los ediles disidentes y adelantó a LA GACETA que vetará la ordenanza. 

“Presión”

“Estábamos viendo la necesidad de la gente y decidimos hacer el planteo”, consignó el autor de la presentación, Carlos Olarte, que integra la bancada de la Unión Cívica Radical (UCR) junto a Eduardo Carrizo y Alfredo Estéfano. 

Explicó que el escrito original proponía que la suma fuera de $1.000 y que, tras el debate, se incrementó. “Es una presión al Ejecutivo Provincial. Porque no es que se negó a dar, sino que pretende dar menos que lo que nosotros dispusimos”, explicó Olarte.

El proyecto contó con siete adhesiones y cuatro rechazos (un edil estuvo ausente). El oficialismo del cuerpo está fraccionado entre morellistas y jaldistas (cercanos al ministro del Interior, Osvaldo Jaldo). Entonces, a los avales de los tres radicales se sumaron los de los jaldistas Mario Carrier, Estela López, Daniel Fúnez y Graciela Albarracín. En tanto, los alineados a la gestión municipal que rechazaron el texto fueron Raúl Flores, Alberto Comaschi, Amado Deguer, Sergio Castillo y Nicolás Albornoz. 

“Votamos positivamente porque los salarios de la administración pública están deteriorados. El Consejo está facultado para hacer este tipo de ordenanzas, porque representamos al pueblo y lo escuchamos”, valoró Carrier y reclamó “solidaridad” a Morelli.

 Criticó la postura del morellismo: “se hicieron otros gastos en la Municipalidad que no eran prioridad. Por ejemplo, se usaron $ 200.000 para una fiesta del Día del Niño y casi un millón en un festival. Ambas actividades se hicieron para promover las candidaturas del hijo del intendente (Franco Morelli) y del secretario de Obras Públicas de la Nación (José López), a intendente y gobernador, respectivamente. Se usan fondos municipales para ello”.

Carrier consideró que el municipio de “La Perla del Sur” cuenta con recaudación propia suficiente como para afrontar el gasto. “No hay un impedimento legal para que el Concejo accione. Esto no tiene ninguna intención política, sólo la de compensar el salario de los trabajadores de la ciudad”, concluyó. Tanto Olarte como Carrier coincidieron en que si la ordenanza es vetada por el jefe municipal, insistirán. De ser así, podrían tratarla nuevamente en la última sesión de año. 

“Hay que ser serios”

Al ser consultado por este diario, Morelli rechazó lo sancionado por el cuerpo. “El Municipio está dentro del Pacto Social y, por lo tanto, una iniciativa de ese tipo sólo puede arreglarse mediante la Provincia”, justificó. Inmediatamente, aseguró que vetará la ordenanza. “No corresponde. Es una jugada política negativa. Algunos están especulando con la cercanía de las elecciones”, consideró. Aseveró que el anuncio genera una “expectativa falsa” en los casi 600 trabajadores municipales. “No se juega con la gente. Hay que ser muy serios”, instó. Añadió que una vez que la Provincia acuerde, se hará extensivo el beneficio al interior.

Es la primera vez que el Concejo vota por iniciativa propia un proyecto relacionado con aspectos salariales.  

Comentarios