River-Estudiantes también se suspendió y eso al “Millo” le vino al pelo

¿Agua bendita?

COMPLICADO. El terreno del estadio Monumental no estaba en condiciones de soportar 90 minutos de fútbol. La sudestada que afecta Buenos Aires lo complicó. COMPLICADO. El terreno del estadio Monumental no estaba en condiciones de soportar 90 minutos de fútbol. La sudestada que afecta Buenos Aires lo complicó.
03 Noviembre 2014
BUENOS AIRES.- Habiendo tanto en juego, que no estén dadas las condiciones climáticas para un partido tan importante es dar ventaja. Por eso, que el encuentro entre River y Estudiantes se haya suspendido por el intenso temporal que azota Buenos Aires fue, en cierta forma, una buena noticia para el equipo que orienta Marcelo Gallardo.

Y se entiende así, aunque quizás nadie lo confirme, porque ayer el “millonario” iba a recibir al “pincha” con un mix de jugadores titulares y suplentes, ya que el jueves debe volverá a verse la cara con los platenses, pero para la revancha de cuartos de final de la Copa Sudamericana (ganó 2-1 la ida).

O sea, a la mitad de hombres que generalmente usa Gallardo le vino de primera el descanso. Llegarán enteros. Aparte, el DT tendrá mayor tiempo, cerca de 10 días, para cambiar de formación y sin la presión de saber que en esa semana hay duelo de copa en el medio (si es que llega a semis).

Según parece, el encuentro pospuesto en el Monumental de Núñez se reprogramará con los también cancelados Tigre-Lanús (se jugó un tiempo) y Arsenal-Independientes para el 12 de noviembres, que cae miércoles y en fecha FIFA, por lo que no habrá actividad en el torneo local ni tampoco internacional.

El árbitro Saúl Laverni resolvió suspender el partido (fecha 14) debido al anegamiento del campo de juego. Lo explicó de la siguiente manera: “El encuentro no se va a disputar. Es una decisión propia, donde los dos equipos visitaron el campo y está completamente anegado. Es muy difícil jugarlo en estas condiciones”, argumentó el juez en la puerta de su vestuario.

Laverni salió dos veces a la cancha y afirmó las condiciones que encontró a la hora de pisarlo no eran para nada positivas. “La segunda vez que salimos llovía con más intensidad y con mucho viento cruzado. Es muy difícil jugar así. Mandé a llamar a los directivos”, precisó el internacional.

Con la sentencia decretada, River se olvidará por unos días del Torneo de Transición, ya que desde hoy mismo debe concentrarse en su otro gran objetivo: la Sudamericana.

Comentarios