Faltazo de ediles del sur a la asunción de un concejal morellista

Tensa relación en el Concejo de Concepción

30 Octubre 2014
CONCEPCIÓN.- El flamante presidente del Concejo Deliberante local, Raúl Flores (FpV), se comprometió a tratar de reconstruir el diálogo institucional con el intendente Osvaldo Morelli.

Tras asumir en el cargo, aseguró que luego de tres años de peleas estériles que mantuvieron distanciado a ese cuerpo legislativo del jefe municipal, “es tiempo de recuperar la labor mancomunada en beneficio de todos los vecinos del municipio”. El edil oficialista afirmó que los choques frecuentes de los concejales con el titular del Departamento Ejecutivo local “frustraron varios proyectos que perjudicaron a la población”.

No obstante, pese a su discurso conciliador, advirtió que bregará por una gestión más transparente del Departamento Ejecutivo. Flores habló al asumir el máximo cargo del órgano deliberativo local, en reemplazo de Mario Carrier. Como vicepresidente primero prestó juramento el radical Alfredo Estéfano y como vicepresidente segundo Sergio Castillo (FpV).

Carrier, ex secretario de Obras Públicas de Morelli, se mantuvo al frente del Concejo Deliberante durante tres años. A pesar de haber resultado electo como concejal integrando la lista oficialista, encarnó desde el principio el rol de opositor al actual jefe municipal, acompañado por los ediles radicales Estéfano, Carlos Olarte y Eduardo Carrizo y últimamente por Estela López y Daniel Fúnez. Sin embargo, hace 10 días los representantes peronistas, a partir de un acuerdo, lograron quebrar la unidad de los radicales y Carrier. Mediante ese acuerdo político de último momento, el Frente para la Victoria accedió a la presidencia y la Unión Cívica Radical a la vicepresidencia primera, además de obtener otros cargos institucionales (como las prosecretaría y la protesorería), justo para encarar el último año de la gestión de Morelli.

“Cheque en blanco”

“Es saludable el cambio, pero que quede en claro que no estamos firmando un cheque en blanco al intendente Morelli. Vamos a seguir exigiendo transparencia en la gestión. Pues queremos saber en qué se gasta la plata del pueblo”, apuntó el radical Carrizo.

Su par de bancada Olarte se pronunció en el mismo sentido, pidiendo al nuevo presidente del Concejo que asuma la responsabilidad de reforzar el rol de contralor del Departamento Ejecutivo que tiene el cuerpo deliberante.

Una muestra de la tensión que impera en el Concejo tras el recambio de autoridades fue que la asunción de la nueva mesa de conducción que integran Flores, Estéfano y Castillo se concretó durante una sesión en la que estuvieron ausentes Carrier, López, Fúnez y Graciela Albarracín. El edil Amado Deguer, luego de celebrar la renovación de la mesa directiva, fustigó la ausencia de sus pares. “Lo que hicieron no es una actitud democrática”, sostuvo. (C)

Comentarios