Cartas de lectores

19 Oct 2014

EL CONSUMO DE ALCOHOL
El informe de la Organización Panamericana de la Salud sobre el alcoholismo de años anteriores, a nivel nacional muestra cifras alarmantes. El 7% de las muertes en jóvenes es a causa del alcohol y a su vez, el 5% de la morbilidad mundial se le atribuye al mismo factor. En cuanto a la dependencia de sus efectos, alrededor de 150 millones de personas y sus familias conviven con esta enfermedad a nivel mundial. No obstante, el alcohol es la sustancia psicoactiva más utilizada en todos los niveles socioeconómicos, en ambos sexos y en todas las edades. En nuestra provincia, el porcentaje de personas que consumen alcohol es cuatro veces mayor que el de fumadores y supera casi cien veces al de consumidores de todas las sustancias ilícitas. El abuso creciente del alcohol ha contribuido a agravar diversos problemas sociales y de salud pública ligados a muchos comportamientos generadores de muerte, agresividad y violencia. Se relacionan e identifican con el abuso del alcohol la violencia y el maltrato familiar. Por efecto del alcohol ocurren graves accidentes de tránsito y muertes. Su abuso produce diferentes formas de psicosis; comportamientos irresponsables y un creciente deterioro general del organismo. Desafortunadamente, el país no presenta campañas drásticas contra esta esclavitud. Se requieren campañas permanentes y educativas que reflejen realmente los daños físicos, emocionales o mentales producidos por su consumo. Las industrias alcoholeras fomentan la bebida mediante campañas publicitarias, bajo la responsabilidad exclusiva del individuo, y prometen cambios ficticios en la vida de quien lo consume, Si bien en los medios de comunicación prevalece el factor comercial, en la familia y en el colegio no tiene por qué desconocerse este azote social. El consumo de alcohol se asimila desde la niñez y la adolescencia. Se asocia a estados de desinhibición, comunicación y diversión, hasta tal punto que el hecho de salir, divertirse y tomar alcohol se convierten en sinónimos muchas veces estimulados por los encargados de instruir y enseñar. Los jóvenes de 13 años en adelante, son hoy en día, uno de los grupos que más consume alcohol que es llanamente y sin más una droga. El término droga tiene una connotación específica, para aludir a aquellos fármacos no medicados o sustancias cuyo consumo afecta el sistema nervioso central, sustancias psicoactivas, las cuales unidas a situaciones de alto riesgo, o marginalidad social, producen en el consumidor efectos lesivos para la salud, el comportamiento y la convivencia social. El alcohol es la droga más peligrosa para la salud, la personalidad y la convivencia social. El uso de drogas comporta incontestables riesgos sobre la salud, la estabilidad emocional, las relaciones plenas con los demás, la autorrealización y el estudio o la educación. Provoca sin dudas enfrentamientos y problemas graves con la familia, la pareja, los amigos o la justicia. El profundo malestar social muchas veces conduce a buscar el alcohol como el acceso hacia otras situaciones que permiten experimentar lo que la vida diaria no proporciona. Los jóvenes creen que en el uso del alcohol se encuentra el sendero a un mundo mejor, lleno de efímeras sensaciones o bien al escalón para llegar a la vida adulta.

Jorge Lobo Aragón
[email protected]

REFASI
Cuenta Héctor Benedetti que Enrique Delfino, cuando tenía 15 años, suscribió su primer contrato como pianista. Era para recrear los entreactos de un cine. El contrato terminó abruptamente la tarde que el padre lo sacó de una oreja del escenario. Al día siguiente, Enrique fue embarcado a la fuerza en un buque de guerra; pero consiguió fugarse y huyó rumbo a Montevideo. Allí comienza su verdadera carrera, perfeccionada con nociones de teoría musical. Una trasnoche volvía a su domicilio montevideano silbando motivos de tango cuando creyó advertir el súbito llamado de una musa. Le habían salido sin querer los compases iniciales de “Re fa si”. Estimó conveniente apuntar la melodía, pero tenía lápiz y no papel. No tuvo mejor idea que escribir la música en una pared, con la esperanza de regresar al día siguiente y pasarla en limpio. Pero Montevideo vivía en esos días en fervor electoral. La pared amaneció cubierta con carteles que promocionaban un diputado. Con la inquietud que le daba la vecindad del comité del diputado empezó a arrancar los afiches. Un policía quiso llevárselo preso. Enrique debió explicarle la situación, pero el agente recién quedó convencido cuando al despegar uno de los carteles aparecieron los compases característicos del que después sería uno de los tangos más aplaudidos de todos los tiempos. Con respecto a “Re fa si”, se cuenta otra historia completamente distinta: que Delfino apostó a que podía componer cualquier tema con las notas que sugiriera su contrincante. El rival exigió re, fa y si. De ser cierta esta variante, Delfino habría hecho trampa: el fa es un fa sostenido.

Salvador Gallucci
[email protected]

EXPRESIONES DESCALIFICADORAS
El periodista más influyente en cierto sector de la sociedad argentina, Jorge Lanata, tuvo en su programa de radio Mitre, expresiones muy agraviantes y descalificadoras para con los políticos opositores al gobierno nacional. Dijo que “toda la oposición junta no vale un balde de excremento de ganado (en realidad usó otro término pero no es apropiado para este espacio). Toda la oposición, toda. La derecha, la izquierda, el centro, Macri, Massa, el partido Obrero, el partido Comunista, el radicalismo, no juntan 200 gramos de excremento de ganado (repitió tal término inapropiado). La oposición no sirve absolutamente para nada ya que no logra frenar ningún proyecto que impulsa el oficialismo. Macri, Scioli, Massa, Altamira, Binner, Carrió, etcétera, no sirven para nada (en este caso también utilizó otro término vulgar y más categórico). No sirven absolutamente para una nada (repitió término vulgar). No están haciendo nada. Están de espectadores y ni siquiera tienen buenos tickets. Porque ni siquiera tienen la primera o la segunda fila. Están en la loma del... (acá uso un término que refiere a la parte final del tracto digestivo, pero tampoco es apropiado repetirlo en este espacio) observando como los demás hacen algo”. Me imagino que estas afirmaciones de Lanata estarán “hiper recontra chequeadas” (como siempre dice él), así que, al menos yo, no me animo a contradecirlo. Lo más lamentable es la falta de dignidad (una vez más) de todos los mencionados que aceptaron en silencio tamaña descalificación y agacharon la cabeza ante el reto de quien evidentemente los maneja cual títeres en el escenario de la política nacional. La verdad es que todo esto es una muestra más de la impotencia que los invade por el fracaso de no poder desestabilizar al gobierno como ellos quisieran. Estaría bueno que los macristas, massistas, radicales, etcétera, tengan un mínimo de dignidad y no se dejen “basurear” así por este periodista. ¿Será factible esto?

Oscar Beltrán
[email protected]

SABATELLA Y CLARÍN
El viernes tuvimos el dudoso honor de contar con la presencia de Martín Sabatella, responsable de la Afsca. Este joven estaba muy deprimido desde el malogrado 7/D. Había planeado cuidadosamente su entrada triunfal en Clarín y no pudo ser; la Justicia le jugó una mala pasada. Pero consiguió que la jefa le otorgara el 8/O para levantar su autoestima. Ahora está exultante. Cual caballero templario podrá echarle el guante al vendepatria Magnetto, con la correspondiente algarabía camporista. No hay duda de que una empresa de la magnitud de Clarín, habrá presentado un impecable plan de adecuación a la Ley de Medios. Pero, ¿qué importa? Un gobierno que desobedece alegremente a la Suprema Corte de Justicia, ¿qué atención prestara a dicho plan? De manera que está todo bien. Ahora Sabatella podrá desarrollar su proyecto libertario y arrasar con las falacias de Clarín, sus proyectos destituyentes y su comunión con los buitres. Pero hay algo que no podrá evitar: que “678” siga siendo lo que siempre fue, un aguantadero de los minoristas de la cultura.

José Quirós
[email protected]

ADVERTENCIA (I)
No nos equivoquemos porque para el caso de que se vote a la oposición en las próximas elecciones nos vendrán las 100 plagas de Egipto. Esto es más o menos, creo que más, lo que vaticinan primero el hijo de la Presidenta, el gran Máximo, después Freyre, un personaje por casi o mejor dicho, nadie, conocido, pero sí que cobra un sueldo de $20.000, que no supo dar respuesta a lo que se le preguntaba en un programa televisivo y se retiró sin más ni más. Que además se atribuyó poderes omnipotentes al vaticinar la muerte de una persona, y por último y como frutilla del postre, el gobernador de la provincia también pronosticó sobre los males que vendrán si nos equivocamos al votar y lo hacemos a favor de la oposición. Si así sucediera, según Alperovich, desaparecerán las jubilaciones, los planes sociales, las asignaciones por hijo, las cooperativas en las comunas y municipalidades, los remedios en hospitales, etcétera. De esta manera lo que se pretende por parte de los actuales gobernantes es desacreditar a la oposición y crear temor en la gente ya que sin pensar siquiera, votarán a ciegas por quien o quienes les indiquen ya sea por miedo o comodidad de perder los privilegios que buenamente les otorgó este gobierno. En cuanto a los miles y miles de puestos de trabajo que han sido creados, según la Presidenta, durante su gobierno, cabe hacer una reflexión: los planes y cooperativas no son tales, por cuanto sobre estos no se efectúan los aportes y contribuciones que son obligatorios en cualquier relación laboral genuin. En otro orden de cosas, se creó en el aparato estatal gran cantidad de puestos llevando así a conformar un súper aparato estatal con el consiguiente problema que ello conlleva al aumentar el gasto público.

Juana M. Farías
[email protected]

ADVERTENCIA (II)
A propósito de lo que advirtió el gobernador: Sí, es de esperar que lo tucumanos no se equivoquen al votar, ya lo hicieron al ungir a Domato, Ortega, Bussi, Miranda y al mismo Alperovich. Estimo que ya están curados de espanto. Que a quien le toque ocupar el palacio de 25 de Mayo y San Martín, a partir de 2015, no sea inoperante, histriónico, soberbio, ignorante; absoluto y nepotista. Hasta ahora, los gobernantes han mal interpretado la democracia. Que nadie diga como lo dijo el rey francés Luis XV: “después de mí, el caos”.

Ramón Humberto Acosta
[email protected]

TARJETA METROPOLITANA
La Tarjeta Metropolitana ha traído consigo demasiada incertidumbre, esto se nota en los comentarios de dicha noticia. ¿Quién se encargará de manejar los datos que genere dicha tarjeta, el Estado podrá disponer de ello? Es una manera muy elegante de controlar a hacia dónde nos movemos, a qué hora vamos o venimos, una especie de gran hermano bien disfrazado. ¿Tenemos derecho a circular libremente? ¿O alguien nos esta observando?

Roxana Mugica
[email protected]

MADRE (I)
¡Esencia de mi alma, madre mía! Inigualable ser que Dios me dio. Fibra de mis músculos, tu sangre es la mía. Todo lo mío es tuyo: tu ser me albergó. Me formé dentro de ti en la calidez de tu entraña, acunada dulcemente por el latir de tu noble corazón, durante nueve largos meses esperanzados, plenos de ilusión y un día de mayo me tuviste en tus brazos. Temblorosa, feliz. muy emocionada... única, irreemplazable. ¡Inolvidable madre mía! Mezcla celestial de ángel y deidad. Mi verdadero tesoro terrenal. Ya no estás a mi lado como antes, con tu afecto protegiéndome en todo momento, pero la luz de tu sabiduría seguirá iluminándome hasta el final de mi vida.

Evangelina López Acevedo
Avda. Mate de Luna 3.662
San Miguel de Tucumán

MADRE (II)
Otro año, otro Día de la Madre, que como siempre viene hace rato levantando una ola de publicidad y un sin fin de alternativas para regalar y agasajar, aquella santa que nos dio el ser. Como sucedió y sucede también con el hombre que hizo posible nuestra existencia, que ya tuvo su día y también se lo festejó. Como ocurre con los días del abuelo, del niño, del amigo, del enamorado, en fin… todos los días que se dedican a lo largo del año, para hacer felices a sus homenajeados. Pero solo un día en el año no es suficiente, una madre no cocina, lava, plancha y se desvela por sus hijos y maridos solo un día, un padre, no trabaja, y se sacrifica para que su mujer e hijos tengan una vida holgada, solo un día. Los padres deben ser reconocidos, respetados, valorados y sobre todo amados, todos los días de nuestra vida, es el primer mandamiento con promesa, honrarás a tu padre y a tu madre y serás de larga vida, no dice el tercer domingo de octubre o el tercer domingo de junio. Aprendamos a valorar y cultivar nuestros afectos, no nos olvidemos que una visita por más breve que sea, no la reemplazan dos horas al teléfono, un abrazo y un beso, valen mas que 100 sms o e-mails juntos, llenar de emoticones, no reemplaza la alegría de recibir una flor, por más silvestre que esta sea. No hace falta que se celebre nada para dar un abrazo, un beso, hacer una caricia, decir te quiero, te amo, te necesito, me haces falta. Los pequeños detalles hacen sentir importantes a las personas que forman parte de nuestra vida, no perdemos nada con hacerlo, pero ganamos algo que no tiene precio, la felicidad, y el gozo que siente nuestro corazón, al vernos reflejados en esos ojos que brillan de alegría y a veces de sorpresa, ante un detalle inesperado. Hagamos como dice ese hermoso poema de Ana María Rabatte, “En vida hermano”, en vida, apreciemos lo que tenemos. Vivimos tiempos convulsionados llenos de violencia, donde pareciera, que valores como la justicia, la solidaridad, la fraternidad y hasta el amor, que es el más grande de los sentimientos, penden de un hilo. Nos estamos acostumbrando a ver cosas que no debieron suceder jamás, pero estamos a tiempo, empecemos de a poco, a los sueños se los alcanza, primero imaginando cómo serían, empecemos con nuestros afectos y después traslademos los detalles a la calle, ser gentil, solícito, amable, considerado con nuestro prójimo nos va a ayudar a crear de a poco una sociedad mejor y sino, nosotros nos vamos a sentir mejor, mejores padres, hijos, nietos, hermanos, amigos, mejores ciudadanos. Feliz día a todas las madres y espero que a lo largo del año sigan dando y recibiendo muestras de cariño.

Elisa Angélica Pombo
[email protected]

MADRE (III)
En algún momento vivió conmigo y aproveché para mirarla y reconocerme. Me quedé con su dedal y la manera mágica en que transformó mi vestido de 15 en almohadones. Todo lo suyo fue hecho a mano y prolijo, como su amor. Y ahora convertida en madre, trato de imitar los desayunos a los peques, la manzana repartida para que alcance, pero no logro imitarla con la agujas tejiendo bufandas interminables o esos magníficos vestidos que hacía para cada cumple con su columna inclinada sobre su máquina de coser, recreándome con devoción y delicia un atuendo que me haga parecida a Scarlett O’Hara... y cómo olvidarme que, con la escoba en mano, cantaba como Libertad Lamarque: “mantelito blanco, de la humilde mesa” o a su querido Luis Aguilé. ¿Alguien me ofrecerá su fervor como lo hace ella? Me instalo en mi mecedora y quisiera contarle de mis sueños desmedidos, de mis metas extravagantes, de las sinrazones de alguno que otro amor, de mis arrepentimientos tardíos y que perdone mis decisiones apresuradas y fracasos inconcebibles... Acá estoy, adivinándola dentro de mí en el elemental ejercicio de festejar su día, que también es mío y será, a lo mejor de mi hija. Este domingo, seguro, no se sentará ni un segundo yendo y viniendo con los sabores, lo mejor es ir a un restaurante porque es práctico y evita fatigas, nada de fuentes, nada de platos, pero las paredes de la casa sostienen los aromas más deliciosos y las vivencias desde las fotos de niños, hasta la de los nietos, como todavía guarda la ropita del bautismo. No hago desmedro de sensiblería si logro expresarme aun a costo de alguna lágrima por la diversidad de caracteres y pensamientos, pero pongo en palabras impresiones que marcaron como sellos el transcurrir de mis días. Esta mujer merece el rescate de sus signos, inalterables, aun después del silencio... una cama bien tendida, un plato caliente, una cara alerta en situaciones decisivas, un freno, un estímulo, un abrazo, una presencia inclaudicable ... una sujeta de mi espíritu, solo lo haría hablando de mi madre, de no ser así me hubiera quedado sin argumento.

Gabriela Bottone
[email protected]

CUANDO SEAS ABUELO
“- Me tienes que enseñar, querido papá, a tratar a mi hijo como lo tratas tú, como el abuelo que eres. Cada vez que los veo juntos, los veo muy felices, haciendo cositas que a mí me gustaría hacer con él, como el papá que soy, como por ejemplo, que me prefiera a mí y no a vos para tirarse a la cama, cuando está cansado. Quiero ser un buen padre, pero sé que me falta algo y es por eso que necesito de tu ayuda, querido pa”. - Lo mismo me pasó a mí durante tu niñez y tu adolescencia. No sabía cómo tratarte. Si te regañaba, me sentía después un infeliz, si te hacía jugar mucho tiempo -a pesar de tu alegría- me parecía que exageraba, si te enseñaba a defenderte, me decían que yo estaba formando un matón y si te inculcaba la tolerancia, me repetían que te iba a hacer un blandito. Como oyes, yo también tuve mis dudas en mis primeros años de papá pero con el correr del tiempo, fui adquiriendo la experiencia que antes no tenía. Aprendí cuándo y a qué debías jugar, fui madurando para decirte no sin hacerte sentir mal, me instruí para ser todo paciencia y amor cuando en los primeros años yo era puro ímpetu, y te hacía sentir campeón del mundo con cualquier logro tuyo por insignificante que ese logro haya sido. Te diré algo, orgullo mío, uno, por lo general, se casa para ser un buen esposo, no porque quiera ser un buen padre, aunque cuando te llega un hijo deseas ser el mejor de los padres del mundo y de eso, tú eres mi mejor testigo. Un buen padre se llega a ser con el correr de los años, cuando te recibes de padre, hijo mío. - Puedo saber, pa, ¿cuánto me falta a mí para graduarme? - ¡No tanto, no tanto, el tiempo te pasará volando! Cuando seas abuelo, hijo querido, cuando seas abuelo…

José Luis Galluci
[email protected]

Para publicar en "Cartas al director" escribir a [email protected]

 

Comentarios