Concierto barroco y romántico - LA GACETA Tucumán

Concierto barroco y romántico

La Orquesta Juvenil de la UNT y el Coro Universitario abordan obras de Vivaldi y de Mendelssohn

16 Oct 2014
1

PRIMERA VEZ. La Orquesta Juvenil de la UNT que dirige Gustavo Guersman ofrecerá una obra de Vivaldi. prensa unt

ACTÚAN HOY Y MAÑANA

• A las 21.30, en el Teatro Alberdi (Jujuy y Crisóstomo Álvarez).


“El salmo Dixit Dominus fue redescubierto en 2006. Era atribuido a un compositor veneciano muy famoso, Baldassarre Galuppi, al que un tribunal de Dresde lo enjuició porque no había escrito la cantidad de obras comprometidas. Entonces su representante no tuvo mejor idea que robar algunas obras de Antonio Vivaldi y hacerlas pasar como de autoría de Galuppi. En 2005 una musicóloga australiana hizo los estudios junto a la academia Vivaldi y comprobó la real autoría de esas composiciones. Recién se lo grabó hace ocho años y se lo ha tocado muy poco desde entonces. Ahora es un boom”.

Gustavo Guersman revela la sorprendente historia de una de las obras que interpretarán, en versión estreno y bajo su conducción, la Orquesta Juvenil de la UNT y el Coro Universitario que dirige Juan Pablo Cadierno. El concierto fue titulado “Creación, Barroco y Romanticismo”.

Guersman puntualiza que la creación dura 23 minutos. “Actualmente está considerada una de las obras maestras de Vivaldi, así que se la está haciendo bastante en el mundo. Se conocía otro Dixit Dominus, que se ha tocado mucho y desde hace tiempo. Pero este es el RD 807, con coro y solistas: la soprano María Silvia Díaz; la mezzo Nilda Chiarello y la contralto María Silvia Pérez”, explica.

El recital de esta noche, en el teatro Alberdi, estará centrado en el tema religioso. “Después interpretaremos otro salmo, de Félix Mendelssohn -agrega-. Son obras creadas para cantar a Dios. En los dos casos son salmos que pertenecen al Antiguo Testamento. Mendelssohn compuso varios, y este requiere coro y orquesta grande”. “Es un concierto no muy largo, pero muy atractivo por el contraste que ofrecen las obras no solo desde el punto de vista de la época sino también del timbre sonoro”, afirma el maestro.

En 2013, el Réquiem de Mozart juntó a la Orquesta Juvenil con el Coro Universitario, y ahora lo hacen dos salmos. Sobre la condición de trabajar con voces, que son otro instrumento, Guersman sostiene que la primera dificultad en un concierto sinfónico-coral es la cantidad de músicos que hay que manejar.

“Pero, en definitiva, en todos los casos el lenguaje musical sigue siendo el mismo -define-, aunque se requiere un específico conocimiento de la voz humana; de todas maneras, cuando se trabaja con coros, estos ya vienen preparados por su director, que en este caso es Cadierno. Luego, se trata de imprimir el criterio de la interpretación musical que uno quiere como director general. Es un trabajo interesante y colorido, que todos los directores de orquesta abordamos cada tanto”.

Por su parte, Cadierno llega a los ensayos con la orquesta que dirige Guersman con las obras aprendidas tras muchas horas de muy ensayos. “Cantamos dos propuestas muy interesantes y distintas, ya desde el hecho de que una es del siglo XVII y la otra, del siglo XIX; y que una sea en latín y la restante, en alemán. La estética de las dos piezas es totalmente diferente”, informa.

“En el salmo de Mendelssohn se puede destacar que buena parte, la mitad de la pieza, canta el coro a capella y a ocho voces, y en la otra parte se suma la orquesta”, refiere.

Cadierno resalta que el Salmo de Vivaldi es la primera vez que se oirá en Tucumán, y que el Coro Universitario cantó el de Mendelssohn en 2005. “Esta es la primera vez que lo cantamos con la Juvenil -señala-. Los coreutas disfrutan mucho de trabajar con la orquesta y con Guersman”.

Comentarios