LA GACETA / FOTO DE archivo LA GACETA / FOTO DE archivo
23 Septiembre 2014

LA REELECCIÓN INDEFINIDA

Inseguridad; las esperas “vía crucis”; la calidad educativa; la pobreza en continuo ascenso. Respetados ancianos clamando un 82% móvil, otorgado por la Justicia e ignorado para ellos y cumplimentado para otros. ¡Los ancianos! Verdaderos ejemplos morales reclamando con dignidad lo que por ley les corresponde y haciéndolo en una etapa de la vida cuando la fragilidad física se presenta sin retaceos. Son los más vulnerables, mal alimentados y si pertenecen al PAMI, despojados de medicamentos que sean vitaminas o un famoso aceite de salmón puro Omega 3, los que fortalecen sus cuerpos dándoles mayor calidad de vida y que antes se los concedían gratuitamente. Todo lo enumerado se presenta en mi corazón cuando leo en LA GACETA, mientras desayuno, que los asistentes casuales a esa auténtica caja de cristal que es la Legislatura, aislados la mayoría de sus ocupantes de la realidad paupérrima en que vive el pueblo que les paga y no sabe cuánto por ser “secreto de confesión” pretenden quedarse eternamente en esa dorada bolsa de trabajo con sus familiares incluidos. Jamás los escuché en protestas callejeras implorar por la solución de lo que preocupa en realidad al ciudadano y que no es la reelección indefinida. Al día de la fecha, ningún legislador publicitó por la prensa qué actividad hizo, su asistencia con día y horas de trabajo, rindiéndole así cuentas a su “patrón”, que es el pueblo. ¿El problema del país es económico? No. Es moral. Reina el dios Dinero. Lo abandonaron al que los juzga todos los días, al justo y misericordioso que espera el arrepentimiento personal ya que por él juraron. Por estos ejemplos, volví a releer sobre las acciones de San Martín, Belgrano, Alberdi, que huían del vil metal o lo transformaban en obras. Ellos se prepararon para liberar países, darnos bandera y Constitución. De manera que la reelección indefinida renovó mi patriotismo de cuya cuenta darán las urnas, lamentando que no esté implementado el voto electrónico. Un poco más de 400 días esperando en paz y observaremos cómo se esfuman los sueños de eternidad de estos señores y sus familiares. Es cada día más ancha la brecha entre pobres y ricos. Recordemos que estamos todos sometidos a la Justicia Divina que es diaria e inapelable.

María Dip
[email protected]


EDUCACIÓN (I)

El grave deterioro de la educación se ve reflejado en esta sociedad dada vueltas, anestesiada, en la que todo ocurre y ya nadie parece ni siquiera sorprenderse. He venido leyendo en esta sección distintas y valiosas opiniones sobre una reforma educativa cuestionable. En realidad, que el desaprobado sea un tres, o un cuatro, o un cinco, no tiene importancia. Como tampoco la tiene el que la libreta sea de calificaciones o de trayectoria. Es una mera diferencia conceptual que no hace a la cuestión ni mejora la calidad, que es a lo que se debiera apuntar. ¿Y por qué el “chivo expiatorio” es siempre el secundario? ¿No hay acaso un ciclo anterior que debería sembrar para que la cosecha sea positiva después? ¿No hay una universidad de donde egresa menos de un 10% sobre la inscripción? A un árbol se lo corrige cuando va creciendo, o apenas empieza a crecer. Ya grande, torcido, frágil... ¡es difícil! El ciclo primario merecería más atención, y una muy necesaria reforma. ¿Por qué los padres deben “enseñar” en casa lo que los alumnos deben aprender en la escuela? Porque los padres educan, pero la instrucción le compete al maestro. “Con la ayuda de tus papis...” ¡No! En este mundo estresante los padres corren por la supervivencia, y ya cursaron la primaria. Pero como necesitan que los hijos aprendan, entran en escena los maestros “particulares”. Y el proceso se duplica innecesariamente. Si en la escuela les enseñan de un modo, ¿qué seguridad hay de que el segundo maestro le enseñe lo mismo o de igual modo? “Esa maestra que tenés en la escuela no sabe nada”, puede y de hecho lo hace decir el segundo maestro. “Esto no te enseñé yo”, protesta la maestra de grado. Y pobre educando, el actor más importante en el proceso de enseñanza-aprendizaje, tiene un lío en su cabecita, ¡y no aprende! ¿Dos maestras son necesarias ? Algo se está haciendo muy mal. Está en tercer grado y balbucea, no lee. ¿Se le puede pedir que ¿interpreten? El que mucho abarca, poco aprieta. Tantos contenidos que no sirven porque no los aprenden. Dénles instrumentos para que en la secundaria puedan lucirse. Lectura, mucha lectura, relatos verbales y escritos sobre lo que leyeron, o se les leyó, las operaciones básicas de la matemática, gimnasia, una hora diaria; inglés, computación y basta. Nada de tanta memorización, se olvidan. Todo debe lograrse en la escuela, y en la casa sólo tareas que ellos puedan realizar para afianzar lo aprendido. Y entonces el árbol crecerá derechito y fuerte.

María Estela López Chehin

Publicidad

[email protected]


EDUCACIÓN (II)

Para entablar una discusión constructiva es necesario tener en cuenta si se ejerció la docencia y sobre todo, en el primer ciclo de la escuela primaria frente a alumnos reales, con necesidades reales, caso contrario, es una discusión bizantina que no conduce a aportar absolutamente nada. Fui maestra del primer ciclo, vicedirectora, directora y supervisora del sistema educativo y mi gran preocupación fue la alfabetización inicial (que debiera finalizar en 3º grado) como avanzada, de lo que pueden dar fe maestros, directivos y superiores. Por ello le cuento al lector Raúl Nieva (carta del 21/9) que la enseñanza de la lecto-escritura comprendía las sílabas simples en el primer grado y en el segundo, las compuestas. Podemos deducir la dificultad del niño para acceder al conocimiento del sistema de escritura; en matemática el algoritmo de la suma y de la resta se enseña en primer grado, en segundo el de la multiplicación y si se leen detenidamente los NAP el algoritmo de la división en 3º grado porque este incluye las cuatro operaciones. Es real que el apoyo del hogar es imprescindible, pero no todos los hogares poseen el nivel educativo deseado, sobre todo en la zona rural donde sólo existía la primaria. En algunos lugares, la escuela es la única institución que existe, y lleva a contemplar a toda la población estudiantil y no sesgarla a un grupo social. El sistema educativo debe exigir la cultura del esfuerzo, la disciplina del estudio. Si existen muchos aplazos, no falla el sistema, sino el docente en la forma de presentar los contenidos a la hora de enseñar. No debemos culpabilizar al otro ya sea el sistema o los padres. Aprendamos a mirar qué hacemos frente a los alumnos y en la institución.

María Beatriz Sánchez de Comas
[email protected]

Publicidad


EDUCACIÓN (III)

¿Qué significa ser estudiante hoy en día? La calidad educativa tanto a nivel nacional como provincial, decae año tras año y decisiones como las tomadas en la provincia de Buenos Aires, que eliminan las calificaciones del 1 al 3, ahonda más la problemática actual. Las políticas de “que aprueben todos” y de “que pasen todos de curso”, tal vez mejora las estadísticas, habiendo un menor número de alumnos que quedan de curso, pero empeoran la calidad del aprendizaje y los conocimientos adquiridos; produce efectos nocivos a los alumnos y a la sociedad, tanto a corto como a largo plazo. Asimismo se va perdiendo la cultura del esfuerzo; por más que se estudie o no se estudie igualmente se aprueba. Más que Día del Estudiante debería llamarse “día del aprobante”. Los alumnos aprueban y pasan de curso sin estudiar y luego tienen problemas en los primeros años de la universidad; en muchos casos, abandonan sus estudios sin llegar a tener un título. Para solucionar este gran problema educativo de la Argentina, tenemos que hacer un esfuerzo conjunto, tanto los legisladores al momento de dictar las leyes, como los profesores, empeñándose en la transmisión de los conocimientos, y los alumnos, esforzándose no sólo para aprobar, sino para aprender. De esta manera el país va a poder salir adelante, ya que sin educación no hay futuro.

Pablo Jorrat Mirande
[email protected]


SIN PRESIÓN DE AGUA

Muchos vecinos del Barrio Ciudadela, no tenemos el elemento necesario para la vida del ser humano. Llegarán las altas temperaturas y de las canillas caerá agua apenas para llenar un vaso en diez minutos. La boleta del agua cuando llega, no dice lo mismo, todo lo contrario, y si no paga al rato ya esta la carta documento intimando a hacerlo. Esta es la realidad que vivimos desde hace un año fácil. Hace un año repavimentaron la calle Lavalle y tras de eso rompieron la válvula del agua en Lavalle y Libertad. Desde el momento en que la cambiaron, las cañerías quedaron sin presión y hoy llega el agua en forma de goteo o chorritos. Eso ocurre en Libertad al 600, 700 y 800. Solicito que las autoridades que se pongan las pilas para solucionar este tema. Desde ya muchas gracias. Invito a los vecinos a plegarse en esta queja, porque si no te quejas no te quejes.

Guillermo Rubén Arismendi
[email protected]


LOS NOGALES

Como vecina de Los Nogales, veo con gran preocupación la problemática que viene afrontando esta zona. Lamentablemente, parece que para las autoridades, esta localidad no figura en el cronograma de nada. Tiene una comisaría súper reducida en espacio físico, con poco personal, sin móviles y con presos de alta peligrosidad. A ella se suma un CIC en el cual no se atiende las 24 horas. Tampoco tiene ambulancia durante las 24 horas, o sea que uno debe enfermarse y accidentarse en horario comercial. El pavimento realizado hace menos de tres años en algunas cuadras del barrio tiene roturas por entero. El alumbrado es deficiente. La comuna no cuenta con móviles; los asaltos y robos son moneda corriente y no hablemos del transporte que es un desastre. Ante esta situación me he dirigido al comisionado rural. Como respuesta me dice que lamentablemente cuenta con mínimos recursos económicos y de personal. Gobernador, solicito en mi nombre y el de muchos vecinos que tome cartas en el asunto, ya que Los Nogales es una localidad con una densa población y se encuentra en continuo crecimiento.

María Fernanda Romero

[email protected]



ANEXO DEL PODER JUDICIAL

El pasado 17 del orriente circulaba por la calle 24 de Setiembre cuando me detuvo el tránsito a la altura del Nº 677, justo frente al anexo del Poder Judicial y ¡qué casualidad!, a la hora y el día en que se conmemoraban 43 años de la inauguración de tal importante edificio. Al contemplarlo confieso que sentí tremenda desazón por el estado ruinoso de su fachada y no pude menos que preguntarme si ese será el estado de la Justicia de nuestra provincia. De modo que exhorto (valga el término) a quien corresponda para que se ocupe de efectuar las refecciones necesarias, para bien de todos los que los que concurren allí (litigantes, empleados, funcionarios, abogados) y de todos los ciudadanos contribuyentes. Y de paso sugiero a vuestro diario recrear la historia de la desaparecida compañía de seguros El Comercio del Norte, institución señera de la actividad que cumpliría 90 años en el presente, y que lo erigiera ocupándolo hasta su desaparición en el año 1992. Creo que en ambos casos, será justicia.

Juan H. Galizzi
Don Orione 3.801
San Miguel de Tucumán


AMARGA SENSACIÓN

Llegué a esta hermosa provincia el sábado, invitada por Fernando Ríos Kissner, a quien entrevisté por su valiosa obra cultural en Acción Poética, Arte Rodante y el teatro independiente tucumano. Soy periodista del diario Clarín y Ríos Kissner me invitó a presentar mi último libro “Agua en la luna”, en el espacio El Árbol de Galeano. Todo fue perfecto (y felizmente la presentación, salió muy bien). Pero domingo a la tarde tomé un taxi, en Maipú y Sarmiento, para ir a ver “Martín Fierro”, que el Teatro Cervantes vino a poner en el anfiteatro del parque Avellaneda. El “taxista”, cuyo número en el vehículo es el 2651, se puso a dar vueltas por la ciudad hasta que, consciente del “paseo”, lo hice parar para preguntar cómo ir a mi destino que se encontraba, exactamente... en la otra punta del sitio donde estábamos. Llegué tarde, nerviosa y angustiada a la función y le dije al “taxista” que iba a pagar menos de lo que marcaba el reloj. Se enojó, bajó del auto y me dijo que de ninguna manera me cobraría menos. Para evitar que todo empeorara, pagué lo que indicaba el reloj. Me estoy yendo de San Miguel con una sensación amarga y sin tiempo para hacer la denuncia. Ojalá se pueda tomar alguna medida contra esta persona que, al maltratarme, maltrata a su ciudad y a su provincia.

Laura Haimovichi
[email protected]


MATEMÁTICA Y POLÍTICA

En matemática, si una función continua es ascendente en un intervalo dado y a partir de un punto comienza a decrecer, a ese punto se lo denomina comúnmente como “máximo”. ¿Será lo mismo en política?

Humberto Solá Cánepa
[email protected]


TOMÁS ELOY MARTÍNEZ

Lamento las palabras del lector Mario Kostzer (carta del 19/9) en relación con la muestra itinerante en Homenaje a Tomás Eloy Martínez. Creo que se basan en un malentendido. El Instituto Interdisciplinario de Estudios Latinoamericanos no ha armado la muestra, simplemente la ha traído desde Buenos Aires, aprovechando el ofrecimiento de la Fundación Tomás Eloy Martínez. Organizamos la visita de este valioso material tal cual fue exhibido en Buenos Aires, a partir del 16 de julio de 2014, fecha en la que el autor hubiera cumplido 80 años. Desde que anunciamos la exposición se han acercado a nosotros familiares y amigos con valioso material inédito sobre su vida, pero no estaba en nuestras manos alterar la presentación. Les sugerimos como lo hacemos con el autor de la nota que lo envíe a la Fundación Eloy Martínez sita en Carlos Calvo 4.319, Ciudad Autónoma de Buenos Aires. No dudo que todo este material tucumano será un valioso aporte para el archivo del escritor que se está armando en Buenos Aires. La Fundación Tomás Eloy Martínez es una institución prevista por el mismo autor y administrada por los hijos donde se encuentran los materiales de su archivo personal, su biblioteca, sus cartas, sus grabaciones, etcétera. Lo invitamos a hablar con los especialistas en el trabajo que nos visitarán en octubre en el coloquio. Coincido en que Martínez les pertenece a los tucumanos, pero no olvidemos que se trata también de una figura nacional e internacional. Nuestro objetivo fue poner a disposición de todos los tucumanos este valioso recorrido por la historia de vida del escritor basado en el archivo escrito y audiovisual que legó él mismo.

Carmen Perilli
[email protected]


NEOLIBERALISMO Y COMUNISMO

Disiento con lo expresado por el lector Leandro Luis Cruz en su carta “Neoliberalismo y comunismo” (21/9), en la que adjudica a ambas concepciones políticas y económicas las mismas nefastas consecuencias. En primer lugar, el comunismo supone un régimen dictatorial impuesto por la fuerza; implica el desconocimiento de los derechos individuales de decidir libremente tanto en lo económico como en lo personal. El por él llamado neoliberalismo es un concepto todavía no definido y generalmente utilizado por los detractores del liberalismo para adjudicarle a este males imprecisos y no demostrados. Al respecto del neoliberalismo, Wikipedia dice que “no hay un consenso sobre su significado específico pues el término no define una teoría económica concreta, y tampoco indica una filosofía política claramente identificada debido a la diversidad de escuelas y movimientos que se le pueden relacionar”. De todos modos, si lo que pretende el lector es demostrar su teoría, debería ofrecer ejemplos en los que el neoliberalismo fuera responsable de masacres como las concretadas por el comunismo ruso. Contrariamente a lo expresado por él, el “neoliberalismo” impera justamente en los países caracterizados por un mayor progreso e igualdad entre sus habitantes. Mientras, la indecisión histórica entre el liberalismo y regímenes híbridos que combinan estatismo, corrupción y populismo, impiden a nuestro país iniciar el sendero del desarrollo.

Marcos Enrique Mirande
[email protected]


PLAZA SALUDABLE

Para que una plaza sea saludable debería estar limpia con juegos acondicionados y adaptados para niños con capacidades especiales. Debería tener un bebedero y zonas diferenciadas para actividades deportivas. Los vecinos de Bulnes y Don Bosco agradecemos las recientes mejoras en nuestra plaza, aunque sigue faltando algunas cosas que mencioné antes; le agrego la vigilancia y la limpieza de cordones.

Judith Gilda Lilián Ismaín
[email protected]

Comentarios