Cristina pedirá ayuda al Papa por la deuda con los holdouts

El encuentro, previsto hace 10 días, será en la residencia Santa Marta La mandataria se aloja desde ayer en el hotel Edén en Roma. Partirá mañana a Nueva York para participar de la asamblea de la ONU

SONRISAS. Francisco y Cristina, durante la audiencia del 17 de marzo pasado. télam (archivo) SONRISAS. Francisco y Cristina, durante la audiencia del 17 de marzo pasado. télam (archivo)
19 Septiembre 2014
BUENOS AIRES. – La presidenta Cristina Fernández almorzará hoy con el papa Francisco, en la residencia de Santa Marta, luego de que el Sumo Pontífice le enviara una invitación diez días atrás.

La mandataria arribó ayer a las 9.15 hora argentina (14.15 hora local) al aeropuerto de Ciampino a bordo del avión oficial Tango 01, y acompañada por una nutrida delegación. En la aeroestación fue recibida por el embajador de la Argentina ante la Santa Sede, Juan Pablo Cafiero, y por el Jefe de Protocolo de la Secretaria de Estado del Vaticano, monseñor José Adelino Bettencourt. También estuvo el agregado económico de la Embajada Argentina en Italia y ex secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno.

Cristina viajó acompañada por una delegación integrada por el canciller, Héctor Timerman; y los secretarios de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro; General de la Presidencia, Oscar Parrilli, y de Legal y Técnica, Carlos Zannini; estos dos últimos no forman parte habitualmente de las comitivas presidenciales al exterior.

También integran la comitiva el titular de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez; el senador nacional Aníbal Fernández; el vicegobernador de la provincia de Buenos Aires, Gabriel Mariotto, y los diputados nacionales Eduardo de Pedro y Andrés Larroque. Viajan en el grupo, además, la nieta recuperada Victoria Montenegro y el dirigente de la Juventud Radical porteña Leandro Santoro, allegado en la actualidad al kirchnerismo. Son en total 33 personas que integran la comitiva con supremacía de La Cámpora. La Presidenta, como en los otros viajes a Roma, se aloja en el tradicional hotel Edén, a una cuadra de la vía Véneto.

Agenda abierta

Como ocurrió en el encuentro del 17 de marzo pasado, la agenda que abordará Francisco con Cristina es totalmente abierta, y se descuenta que la mandataria pedirá ayuda al Papa en la “pulseada de hierro”, como dicen los italianos, con los fondos buitres, la justicia y el gobierno norteamericanos, que, según el Gobierno, han armado una brutal conspiración para quebrar la resistencia argentina a ceder ante los grupos financieros. Por su parte, Francisco, a quien le preocupa “la gobernabilidad y la sana democracia del país”, como comentó hace unos días monseñor Guillermo Karcher, funcionario del protocolo del Departamento de Estado y un hombre muy cercano a Bergoglio, incluirá el tema de la transición democrática, y querrá saber también el estado de salud de la mandataria. Esta es la cuarta vez que el Papa y Cristina dialogan directamente, y la Presidenta aprovechará la ocasión para entregarle en mano la ley que declara de interés nacional el programa “Scholas Occurrentes”, una red digital auspiciada por el Papa.

Mañana, la Jefa de Estado partirá desde la capital italiana hacia Nueva York, donde participará de la Asamblea General de las Naciones Unidas. (DyN)

Comentarios