La relación entre mafia y políticos se coló en Venecia

04 Sep 2014
La italiana Sabina Guzzanti consiguió ayer trastocar la agenda del Festival de Venecia y convertirse en la protagonista de la jornada con “La trattativa”, una película que mezcla documental y ficción para recapitular la interconexión entre la mafia y los políticos en Roma, y que salpica incluso al jefe de Estado, Giorgio Napolitano. “Todo lo que digo ha sido corroborado”, aseguró Guzzanti en la rueda de prensa más concurrida del día.

Uno de los aspectos más sorprendentes de “La trattativa”, presentada fuera de concurso, es que no aporta ningún hecho nuevo, pero sí resume y conecta de forma amena y clarificadora todo lo que ha salido a la luz sobre la conexión mafia-Estado desde los asesinatos de los jueces antimafia Giovanni Falcone y Paolo Brosellino, a comienzos de los 90.

Aquellas muertes, a las que siguieron otros atentados en grandes ciudades, llevaron a que los políticos -según la tesis del filme- se contactaran con la Cosa Nostra, la mafia siciliana, para intentar poner fin al derramamiento de sangre. Eso es lo que se denomina “la trattativa” (la negociación) entre la mafia y la cúpula del Estado, que actualmente es objeto de un proceso judicial en Palermo que ha sentado en el banquillo a ex ministros y ex altos cargos de las fuerzas de seguridad.

“La trattativa” se robó el protagonismo de la jornada en la que se presentaron a concurso dos películas (la turca “Sivas” y la francesa “Le dernier coup de marteau”) que han despertado poco entusiasmo.

Comentarios