Una cascada que parece sacada de un cuento

El sitio se encuentra dentro de un área protegida. La senda está señalizada, es fácil recorrerla y está permitido acampar. Un buen plan en familia

22 Jul 2014

El aire se pone más frío cuando la senda se termina y aparece el lecho del río. La geografía de San Javier esconde un apacible paraje con la hermosa cascada del Noque, en medio de una reserva natural. Se trata de un excelente plan para pasar el día en familia o con amigos.

El sitio forma parte del Parque Sierra de San Javier, que se extiende a lo largo de más de 14.000 hectáreas. En la zona del ingreso, los guardaparques, además de brindarte información, cobran una entrada de $10.

Es muy fácil llegar, ya que se accede desde la ruta provincial 340 que va hacia La Sala. A la vera de este camino se encuentra un imponente pórtico que inauguró hace poco el Ente de Turismo. En el, paneles con mucha información ponen en contexto al visitante. Toda la senda hasta la cascada está perfectamente señalizada. El camino va en pendiente, pero cuenta con barandas que le dan seguridad y comodidad.

Desde la ruta recorren unos 200 metros por un sendero rodeado de vegetación selvática hasta llegar al arroyo. Un dato para tener en cuenta y llevar abrigo: aunque el día esté soleado, la espesura de la flora y la cercanía del río generan que la temperatura descienda varios grados.

En el lecho del arroyo el agua corre cristalina y las piedras forman un camino natural que invita a saltarlas para continuar el paseo. Desde allí hay 350 metros hasta la cascada. El silencio se adueña del lugar y sólo lo interrumpe el canto de los pájaros.

Un puente de madera que también se inauguró hace poco facilita el acceso hasta la explanada de la cascada, especialmente a las personas adultas y a los niños pequeños.

El sol se cuela a través de las ramas y los rayos iluminan la laguna de aguas verdes. Se pueden ver, en el fondo, piedras de todos los tamaños. Una postal que parece sacada de un libro de cuentos.

Plan de viaje
Es el momento de la foto. Nilce y Gonzalo Delgado, junto con sus hijos Ivo y Luca han llegado hasta ahí y quedaron encantados. Están inaugurando las vacaciones de invierno y eligieron recorrer en nueve días todo el norte argentino. “Somos de Boulogne (Buenos Aires); conocíamos Tucumán porque vinimos hace 10 años, pero no teníamos a los chicos. Ahora el viaje es distinto”, comenta Nilce.

Van a quedarse hasta el miércoles. Sus planes incluyen conocer El Cadillal y subir a las aerosillas, y pasar otro día en Tafí del Valle. Luego, seguir camino hasta Salta, quedarse dos días, y subir a Jujuy para conocer Tilcara y Humahuaca.

Nilce planeó el viaje; sabe que no deberán perder tiempo para cumplir con esa exigente agenda, pero no quieren perderse nada.

Comentarios