Detuvieron a la madre de Vanina Bellier

La privación de libertad alcanza a un hermano y a un primo de la víctima, quienes habrían ayudado a encubrir el crimen de la joven. Los familiares de la víctima declararán hoy a la mañana. El abogado de Jesús Lizárraga, quien confesó el hecho, dijo que la pareja estaba jugando y que el disparo se escapó Bajada

08 Jul 2014
1

Apenas terminó de leer la causa que recibió ayer a la mañana, el fiscal Washington Navarro Dávila tomó dos decisiones. En primer lugar, le pidió al juez de feria Alejandro Tomas que ordene la detención de la madre, del hermano y de un primo de Vanina Bellier, acusándolos por el encubrimiento del crimen. La segunda decisión fue dictar el secreto de sumario por 10 días.

Tomas le dio curso al requerimiento del fiscal, y ayer a la siesta los tres sospechosos quedaron detenidos e incomunicados, comentaron fuentes judiciales. Hoy a la mañana deberán declarar en la sede de los tribunales penales.

Vanina murió el jueves a la noche en el Centro de Salud a causa de un disparo que recibió en el abdomen. La primera versión que hicieron llegar los familiares a la Justicia, fue que la joven había sido víctima de un intento de asalto a media cuadra de su casa, en Banda del Río Salí.

Sin embargo, las pruebas que fue recolectando el fiscal Diego López Ávila desbarataron esa coartada, y el novio de la joven, Jesús Lizárraga, fue detenido el sábado a la noche. El domingo confesó el hecho y dijo que había sido un accidente.

Al comenzar ayer la feria judicial, la investigación debía ser continuada por Navarro Dávila. El fiscal sospecha, según comentaron fuentes judiciales, que la madre, un hermano y un primo de la víctima sabían cómo había ocurrido el crimen, y colaboraron para sostener la versión del intento de asalto.

El relato del novio

“Fue un accidente, estaban bromeando”, dijo el abogado de Lizárraga sobre el asesinato de Vanina. El letrado Juan Luis Hermosa reprodujo la versión del hecho que le contó su cliente.

Hermosa relató que el hecho ocurrió en el dormitorio de Vanina. La pareja -según dijo- venía de cenar en la casa de Lizárraga y él le había regalado un chocolate por la “Semana de la Dulzura”. En ese momento, comenzaron a bromear y Lizárraga habría tomado el arma. “Él le decía ‘si no me convidas un chocolate me disparo, si no me convidas te disparo’, como parte del juego, y el tiro se escapó”, aseguró el abogado.

“En ese momento estaba también la madre de la chica, Alicia López. La mujer dijo después que había sido un robo porque su hija le había pedido que le jure que iba a decir que fue un accidente”, agregó el letrado. “Ella estuvo presente cuando se escapó el disparo, estaban todos felices jugando con un chocolate; nunca existió violencia, era una pareja de más de siete años, con una relación excelente. Tenían pensado casarse cuando ella se reciba de enfermera”, insistió Hermosa.

El abogado afirmó que Lizárraga no sabe usar armas de fuego. “Ella (Vanina) le ayudó a conseguir el arma para que él mejore su situación económica y haga un servicio de seguridad, la tenían desde hace un par de días”, señaló Hermosa.

Las pruebas

Peritos de la Policía Científica le practicaron un dermotest (un estudio que sirve para determinar si una persona tuvo contacto con un arma de fuego) a la pareja. El resultado fue positivo para ambos, por lo que los investigadores sospechan que existió un forcejeo antes de que se accionara el arma. Además, en el dormitorio de la víctima había signos de que habían lavado el lugar, para borrar los rastros de sangre.

“Fue un accidente, ellos tenían una relación excelente. El peor castigo que puede tener este chico es haber matado al amor de su vida. Es una buena persona”, remarcó su abogado.

“Fue un accidente, estaban bromeando”, dijo el abogado de Jesús Lizárraga sobre el asesinato de Vanina Bellier. El letrado Juan Luis Hermosa reprodujo la versión del hecho que le contó su cliente, quien permanece detenido desde el sábado a la noche por orden del fiscal Diego López Ávila.

Vanina fue asesinada el jueves a la noche en Banda del Río Salí. Su mamá, Alicia López, dijo en ese momento que su hija había sido víctima de un intento de asalto. Pero luego surgieron datos que llamaron la atención de los investigadores, por lo que allanaron la vivienda de la joven y de su pareja.

Hermosa relató que el hecho ocurrió en el dormitorio de Vanina. La pareja -según dijo- venía de cenar en la casa de Lizárraga y él le había regalado un chocolate por la “Semana de la Dulzura”. En ese momento, comenzaron a bromear y Lizárraga habría tomado el arma. “Él le decía ‘si no me convidas un chocolate me disparo, si no me convidas te disparo’, como parte del juego, y el tiro se escapó”, aseguró el abogado.

“En ese momento estaba también la madre de la chica. La mujer dijo después que había sido un robo porque su hija le había pedido que le jure que iba a decir que fue un accidente”, agregó el letrado. “Ella estuvo presente cuando se escapó el disparo, estaban todos felices jugando con un chocolate, nunca existió violencia, era una pareja de más de siete años, una relación excelente, tenían pensado casarse cuando ella se reciba de enfermera”, insistió Hermosa.

El arma

El abogado afirmó que Lizárraga no sabe usar armas de fuego. “Ella (Vanina) le ayudó a conseguir el arma para que él mejore su situación económica y haga un servicio de seguridad, la tenían desde hace un par de días”, señaló Hermosa.

Peritos de la Policía Científica le practicaron un dermotest (un estudio que sirve para determinar si una persona tuvo contacto con un arma de fuego) a la pareja. El resultado fue positivo para ambos, por lo que los investigadores sospechan que existió un forcejeo antes de que se accionara el arma.

“Fue un accidente, ellos tenían una relación excelente. El peor castigo que puede tener este chico es haber matado al amor de su vida. Es una buena persona”, remarcó su abogado.

Comentarios