Asambleístas piden que se reconsidere la relación con Uruguay

En Gualeguaychú amenazan con cortar la ruta internacional 136 en repudio a la autorización para que Botnia-UPM aumente su producción

15 Jun 2014
GUALEGUAYCHU.- Los asambleístas de Gualeguaychú anunciaron que esperan que el gobierno argentino “reconsidere todas las relaciones con el Uruguay”, tras la autorización para que Botnia-UPM aumente su producción. Adelantaron, además, que evalúan acciones de protesta “que irán creciendo en la medida que no lleguen las respuestas”.

En tanto, el intendente de Gualeguaychú, el kirchnerista Juan José Bahillo, lamentó el nuevo cruce por las pasteras y, en diálogo con DyN, señaló que “Uruguay actuó de mala fe y se agotaron todas las instancias diplomáticas de diálogo por culpa de posiciones cerradas, obtusas, que no dejan otra alternativa que la de ir a la Justicia”.

El asambleísta Martín Alazard dijo el viernes que comenzaron las reuniones para analizar el nuevo escenario. “No queremos ser utilizados para una nueva estrategia del gobierno”, advirtió, en relación al anuncio argentino de concurrir nuevamente a la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

“Nos quedaríamos tranquilos si se cumple lo que ha dicho el canciller Héctor Timerman en cuanto a revisar las negociaciones. Pero pedimos que la agenda binacional el tema Botnia-UPM esté en primer lugar”, reclamó. Al respecto dijo que “en la agenda están los puertos, el dragado y otros temas y el caso de Botnia-UPM quedó siempre en último lugar y como prenda de negociación”.

Jorge Fritzler, otro asambleísta de Gualeguaychú, precisó que el pedido de aumento de la pastera se hizo en octubre y “el Gobierno (argentino) salió a decir que se iba a oponer y a tomar medidas” para que “tuvieran un efecto político favorable”, en el marco de las elecciones legislativas. Sin embargo, sostuvo que las medidas “no se tomaron” y que Uruguay aprovechó “ahora que la gente está distraída con el Mundial, para autorizar una mayor producción de UPM”.

Contradicciones

Alazard agregó sin embargo que “se observan contradicciones en el gobierno, porque a contramano de Timerman, el gobernador entrerriano (Sergio Urribarri) ha pedido que el conflicto por la pastera no interfiera en las relaciones entre Argentina y Uruguay”.

El asambleísta aseguró que irán “evaluando distintas medidas de protesta, que irán in crescendo si no obtenemos respuestas”.

Y, en ese sentido, no descartó “nuevas movilizaciones hacia la ruta” internacional 136, que va desde Gualeguaychú hacia el puente internacional General San Martín y desemboca en Fray Bentos. “Es lamentable que pase esto con un país vecino y hermano, pero es evidente que el gobierno uruguayo antepone intereses de una empresa a los intereses comunes de la región y prioriza a Botnia-UPM por sobre de los pueblos y el ambiente”, dijo Bahillo.

Consideró además que “la decisión unilateral es un nuevo incumplimiento del mandato de la Corte de La Haya, tribunal que había recomendado evitar acciones que agravaran el conflicto”, y además se viola aquello de que deben ponerse de acuerdo ambos países.

El senador nacional Alfredo De Angeli también cuestionó la autorización de Uruguay para que la planta aumente su producción y reclamó “consecuencia” al gobierno en sus controles. “Antes de ir de nuevo a La Haya habría que obedecer esa primera resolución” de la Corte Internacional sobre los controles “La cuestión no es cuánto produce Botnia, sino cuánto contamina, porque está afectando nuestros recursos, que no son renovables, la calidad de vida de los vecinos y el futuro de las nuevas generaciones”, remarcó. (DyN)

Comentarios