El “Cerebro”

Por Mario Sábato - Télam.

01 Junio 2014
No es un goleador de raza, un artillero, un rompe redes ni un Pichichi... Sin embargo, Andrés Iniesta siempre será recordado por todo un país como autor del tanto más importante de la historia del fútbol de España, el que le dio el título en el Mundial de Sudáfrica, el mismo que sueñan con retener.

El país de Liga de las Estrellas, gracias a su tanto marcado en tiempo suplementario, pudo sacarse la espina y dio la tan soñada vuelta olímpica, siendo Iniesta uno de los más vitoreados en el regreso triunfal a su país.

Por eso no sorprende que el técnico Vicente del Bosque, cuando puede, le tira flores. Incluso cuando dio a conocer la lista definitiva de 23 hombres en la que aparecen él y otros 15 que lograron levantar la Copa y el resto en la que se destaca el gran aporte de Atlético Madrid, el equipo de moda.

Uno de ellos Diego Costa, el brasileño nacionalizado español, pese a que aún no está totalmente recuperado de una lesión muscular, fue confirmado en la nómina definitiva de la “furia roja”.

Pero la realidad es que pese a esa ya histórica y famosa conquista, el crack del Barcelona, el único club de su carrera, no es un jugador que sobresale por la concreción de goles sino más bien por la creación de los mismos.

En ese sentido, un dato significativo es que en los tres títulos que consiguió con la “roja”, el Mundial y las Eurocopas de 2008 y 2012, apenas sumó un gol más, ante Chile (2-1), en la fase de grupos de la cita de Sudáfrica.

Para definir sus condiciones de futbolista bien vale recurrir a su apodo: el “Cerebro”, un mote que se ganó desde muy joven y que lo justifica partido a partido, ya sea con la camiseta nacional o el elenco culé, pese a que justamente la última temporada no fue la mejor de su club por la sequía de títulos.

El talentoso mediocampista, que juega con la 8 en Barcelona y la 6 en España, es el eje del juego y la pelota tiene la obligación de pasar por sus pies antes de intentar enfilar hacia el arco contrario. Es la pausa, el toque, la habilitación perfecta... Y cada tanto, la sorpresa y el gol.

Iniesta, a sus 30 años y con 654 partidos (66 tantos) en su haber, fue pilar y figura en prácticamente los 21 títulos que celebró con Barcelona (14 locales y 7 internacionales) y también en los 5 que ganó con la selección (Mundial, las dos Eurocopas, más el Europeo Sub 16 y el Sub 19).

Y por eso, el DT de la “roja”, desde que asumió en julio de 2008 en lugar de Luis Aragonés, le ratificó la confianza al joven, de 1,70 metros, que había sido el único que disputó todos los partidos de titular en el título de la Eurocopa de ese año, el segundo en la historia de España desde 1964.

Así, Iniesta, quien había debutado en la mayor un 27 de mayo de 2006 y jugó un partido en el Mundial de ese año (España cayó en cuartos contra Francia), se convirtió en el pergeñador de las maniobras de la ofensiva española y armó una sociedad perfecta en el mediocampo con Xavi Hernández, su ladero también en Barcelona, para tornar al prácticamente imbatible al seleccionado.

España ganó los tres torneos más importantes que disputó en los últimos años: el Mundial de Sudáfrica y las Eurocopas de Austria-Suiza (2008) y Ucrania-Polonia (2012). Sólo falló en la Copa de las Confederaciones, donde fue segunda en 2013 (perdió con Brasil 3-0) y tercera en 2009 (cayó con Estados Unidos en semis 2-0), aunque es un torneo de menor rango.

Ahora, España desembarcará en Brasil con la ilusión de seguir por la senda triunfal y retener la corona. Tiene materia prima de sobra para soñar porque al “Cerebro” hay que sumarle un gran arquero como Iker Casillas, una férrea defensa, un exquisito mediocampo y una delantera recientemente reforzada con Costa, goleador de Atlético Madrid nacido en Brasil pero nacionalidado español. A la hora de elegir, decidió jugar para la “roja”.

Es cierto que el crack no llega en su mejor momento al Mundial, porque en este 2014 no resultó determinante en los partidos decisivos de Barcelona en la definición de la Liga de España, Copa del Rey y eliminación en cuartos de la Liga de Campeones.

Pero lejos está Iniesta de haberse olvidado de jugar; simplemente tuvo unos pocos partidos no tan buenos como otras figuras del “Barsa” que también actuarán en Brasil, como Lionel Messi o Neymar. La cita en la tierra “verdeamarelha” puede ser una gran revancha. España sueña con el “Bi” y, sin dudas, la ilusión de los ibéricos dependerá en su mayoría de lo que pueda surgir desde los pies de este fenómeno, o mejor dicho desde el “Cerebro” del astro, el héroe de la primera y tan ansiada corona mundial.

Comentarios