Se resisten a negarles nafta a los infractores

Estaciones de servicio dicen que no les compete el control vial El bloque alperovichista propone que se vede el combustible a los motociclistas que no usen casco o chapa patente

ENOJO. Motociclistas protestaron en la esquina de Laprida y San Martín. la gaceta / foto de osvaldo ripoll ENOJO. Motociclistas protestaron en la esquina de Laprida y San Martín. la gaceta / foto de osvaldo ripoll
24 Abril 2014
La propuesta de legisladores alperovichistas de vedar la venta de nafta a motociclistas que no lleven casco y chapa patente -entre otros posibles requisitos- encontró una férrea resistencia entre los empresarios de las estaciones de servicio.

Representantes de la Cámara de Comerciantes de Derivados del Petróleo, Gas y Afines (Capega) visitaron el martes la tarde la comisión de Seguridad y Justicia, en la Legislatura, para escuchar las ideas del equipo parlamentario que preside el alperovichista José León.

Tras el encuentro, Gonzalo Rodríguez, presidente de Capega, expresó que el sector no está conforme con estos planes. “No nos parece que, además de las muchas medidas de seguridad que debemos tomar para el funcionamiento de nuestras estaciones de servicios, debamos soportar sanciones por cuestiones que no corresponden”, planteó el vocero de la entidad.

Rodríguez aseguró que existe la voluntad de colaborar en cuanto a la prevención, pero desde otro lugar. “Hemos ofrecidos nuestros establecimientos para la concienciación a partir de cartelerías y el dictado de charlas. Estamos dispuestos a colaborar en todo lo que sea posible y necesario”, afirmó.

El oficialista León reconoció la resistencia entre los empresarios. “Se trata de una propuesta de ley, que como tal está vigente en varios lugares del país, como Córdoba, donde se aplica con total normalidad y firmeza”, indicó el ex fiscal de Instrucción en lo Penal y primo del gobernador, José Alperovich. Y agregó que la comisión de Seguridad y Justicia continuará trabajando el asunto. “La visita de Capega fue importante para tratar de consensuar la mejor norma”, valoró.

De la reunión participaron los oficialistas León, Fernando Juri (vicepresidente), Marcelo Caponio (secretario), Gregorio García Biagosch, Juan Siviardo Gutiérrez y Marta Zurita, y el radical Fernando Valdez. A ellos se sumaron, en calidad de asistentes, los alperovichistas Nancy Bulacio (Partido de los Trabajadores) y Guillermo Gassenbauer.

La idea del oficialismo es que se prohiba, mediante una ley, que las estaciones de servicio vendan combustible a motociclistas que no lleven casco, patente o lleven más de un pasajero (el peronista Caponio planteó, incluso, que se debería vedar que dos hombres se trasladen en un solo rodado). El plan contempla sanciones para las empresas que no cumplan con estas disposiciones.

Cuestionamientos

Esta propuesta no sólo generó rechazo entre los empresarios. El radical Ariel García adelantó que se opondrá a esta iniciativa, en caso de que llegue al recinto. Su correligionario, Federico Romano Norri, advirtió luego que estas medidas no deben ser consideradas “de manera aislada”. “En 2012 presentamos un proyecto de ley con disposiciones similares. La idea no fue nunca considerada por el oficialismo, que ahora reacciona por la presión social ante la sucesión de hechos delictivos. Hay una política espasmódica en seguridad”, dijo el opositor.

Según Ricardo Bussi (FR), las ideas del alperovichismo “presuponen que quien tiene una moto es potencial ‘motoarrebatador’”. Implica un ultraje gratuito a quienes utilizan estos rodados. El Gobierno, carente de iniciativas serias para seguridad, ahora pretende transferir a estaciones de servicio una obligación estatal propia de la Policía”, reclamó.

Comentarios