Santaolalla y Orozco-Barrientos, gratis en el “Mercedes Sosa”

Los tres fusionan el folclore, el rock y la trova sobre el flamante escenario del ex Plaza.

06 Abr 2014
1

REGRESO A TUCUMÁN. Santaolalla volvió para cantar sus grandes éxitos. LA GACETA / DIEGO ARÁOZ

Anoche, la avant-premiere con Maximiliano Guerra fue por invitación. Hoy el teatro “Mercedes Sosa” abre sus puertas sin restricciones para que los tucumanos aprecien la remodelación que transformó al antiguo cine Plaza en un espacio con todas las comodidades para la difusión cultural. Y será con una cartelera de primer nivel, ya que confluirán sobre el escenario Gustavo Santaolalla y el dúo Orozco-Barrientos.

El ingreso será gratuito y por orden de llegada, hasta cubrir las 1.594 localidades distribuidas en los tres niveles de la sala (platea, pullman y superpullman). Conviene entonces llegar temprano, teniendo en cuenta que el recital empezará a las 20.30.

Santaolalla estuvo el año pasado en Tucumán. Cantó coplas de Leda Valladares en el anfiteatro de El Cadillal junto a cientos de alumnos de escuelas primarias. También pasó por el San Martín, todo en el marco del Septiembre Musical. La propuesta de hoy -auspiciada por el Plan Nacional de Igualdad Cultural de la Secretaría de Cultura de la Nación- será diferente, ya que además de ofrecer el set solista Santaolalla se unirá a “Tilín” Orozco y a Fernando Barrientos para integrar un trío.

Temas de “Celador de sueños” (2004), “Pulpa” (2008) y del todavía flamante “Tinto” (2013), los tres discos editados por la dupla cuyana, formarán parte del repertorio. Junto a Santaolalla, Orozco y Barrientos tienen la posibilidad de explorar a fondo la mixtura de sonidos que constituye su música, en la que se mezclan el folclore, la trova y el rock.

La cartelera del “Mercedes Sosa” funcionará a pleno durante los próximos meses, ya que están programadas presentaciones del Ballet Folclórico Nacional y de la Orquesta Nacional de Tango Juan de Dios Filiberto, además de la gira de despedida de Kike Teruel de Los Nocheros y la visita de Enrique Pinti.


Comentarios