Los expendedores admiten un freno en el consumo de naftas

Al anunciarse el aumento, los automovilistas coparon las estaciones de servicio. Aguardan el resultado de las paritarias. El abastecimiento de combustible es normal y vaticinan otro reajuste en las pizarras.

SÓLO ALGUNAS DEMORAS. Los tucumanos trataron de llenar el lunes el tanque para anticiparse a la suba. la gaceta / foto de franco vera SÓLO ALGUNAS DEMORAS. Los tucumanos trataron de llenar el lunes el tanque para anticiparse a la suba. la gaceta / foto de franco vera
02 Abril 2014
La provisión de naftas es normal, pese a las colas que hubo en la noche del lunes en algunas estaciones de servicio de la capital tucumana. Horas antes de que comenzara a regir el aumento de precios del 5,4% en promedio -que se puso en marcha en las primeras horas de ayer- hubo conductores que acudieron a las expendedoras para recargar los tanques de sus vehículos con los precios viejos.

Pese a esta demanda impulsiva, que se repite cada vez que se anuncian reajustes de precios en forma anticipada, el stock de combustibles líquidos está garantizado en la provincia. Así lo informó Sebastián Vargiu, vicepresidente de la Cámara de Comerciantes de Derivados de Petróleo, Gas y Afines (Capega), que agrupa a los propietarios de las expendedoras locales. “Las estaciones operan con normalidad. Hubo algunas demoras de logística, pero no hay problemas con la provisión”, señaló.

La pizarras de las estaciones de servicio con bandera de YPF fueron las primeras que se actualizaron hoy en forma automática, mediante un sistema satelital. De este modo, la nafta súper que comercializa la petrolera estatal pasó de costar $ 10,69 a $ 11,37; la premium, de $ 11,53 a $ 12,39; el diesel, de $ 9,39 a $ 9,97; y el diesel premium, de $ 11,13 a $ 11,79.

En los surtidores con bandera de Shell, el combustible súper pasó de costar $ 11,15 a $ 11,75; el de calidad premium, de $ 12,50 a $ 13,30; el diesel, de $ 9,99 a $ 10,45; y el diesel premium, de $ 10,95 a $ 11,79.

Este reacomodamiento de los precios es el cuarto consecutivo que aplicaron las petroleras, en el marco de un acuerdo que mantienen con el Gobierno nacional. Por esta razón, los combustibles líquidos acumularon una variación del 25% en lo que va del año, y esto se explica porque en enero, los valores subieron un 7%; en febrero otro 6% y en marzo se aplicó un alza del 6,5%, en promedio. En virtud del convenio que alcanzaron el Gobierno y las petroleras, se espera que en mayo se produzca un nuevo retoque en los precios, que rondará el 4%, según las estimaciones que divulgaron las petroleras. El propio presidente de la Federación de Entidades de Combustible Bonaerense, Luis Malchiodi, adelantó que “se habla de otro aumento para el mes que viene”, por lo que la premium podría llegar a $ 15 el litro a mediados de mayo.

Los incrementos en los valores de las naftas líquidas, y la pérdida del poder adquisitivo que provocó la devaluación del peso frente al dólar, frenaron el consumo de combustibles. Sobre este aspecto, Vargiu indicó que, la caída de la demanda retrocedió un 5% interanual durante el primer trimestre de 2014. “Hay que esperar el resultado de las paritarias, que están en marcha, para analizar si se recupera el consumo”, reflexionó.

Tamaño texto
Comentarios
Comentarios