Condenado por "vuelos de la muerte" pide reabrir su caso

Adolfo Scilingo cumple una pena de 1.080 años de cárcel en España, por genocidio

ADOLFO SCILINGO. ADOLFO SCILINGO.
23 Marzo 2014
BUENOS AIRES- Adolfo Scilingo, el ex marino argentino condenado en España a 1.084 años de cárcel por crímenes de lesa humanidad durante la dictadura que gobernó el país (1976-1983), confirmó que busca la reapertura de su caso. 

En una entrevista que difundió hoy Perfil.com, Scilingo dijo que, a partir de la reforma que España realizó para limitar la investigación judicial sólo a delitos cometidos en el país, presentó un escrito "para pedir que no se cierre el sumario" abierto en 1997 por el entonces juez español Baltasar Garzón. 

Según el represor argentino, "existen pruebas de que en la ESMA (Escuela de Mecánica de la Armada, principal centro clandestino de detención durante la última dictadura argentina) participó un oficial español" en diferentes crímenes cometidos allí, donde se estima que fueron asesinados unos 5.000 opositores al régimen. 

"Su nombre figuraba en la causa y el ex juez Garzón no preguntó sobre él. Además, he pedido que se ampliara la investigación desde febrero de 1975, ya que existen al menos 715 desaparecidos cuya responsabilidad corresponde a María Stella Martínez de Perón, ciudadana española residente en la Comunidad de Madrid" y ex presidenta argentina entre 1974 y 1976. 

La entrevista de "Perfil" se publicó un día antes de conmemorarse 38 años del inicio del último período de gobierno dictatorial en Argentina. 

En 1995, Scilingo brindó un reportaje al periodista Horacio Verbitsky en el que admitió su participación en los denominados "Vuelos de la muerte", una práctica por la que militares argentinos arrojaban vivos al mar o al río, desde aviones, a opositores detenidos en la ESMA. 

"Los arrojábamos al mar desnudos uno por uno, de 15 a 20 cada miércoles", admitió Scilingo en aquella charla que luego el periodista reprodujo en el libro "El vuelo". 

Scilingo fue hallado culpable de 30 asesinatos cometidos en dos de los denominados "Vuelos de la muerte".  Además, el ex marino argentino fue condenado por ser autor de un delito de detención ilegal y cómplice de otros 255 secuestros. 

En una primera sentencia, emitida en 2005, la Audiencia Nacional de Madrid lo condenó a 640 años de cárcel, pero dos años después el Tribunal Supremo de España elevó la pena a 1.084 porque consideró que los asesinato y las detenciones ilegales perpetradas en la ESMA, donde hoy funciona un museo que recuerda a las víctimas del régimen, merecían ser considerados "crímenes contra la humanidad". 

La reforma impulsada por España respecto de los alcances de la denominada justicia universal, sin embargo, no contempla los expedientes ya juzgados y ordena el cierre de las investigaciones aún en curso. 

"Desearía volver a la Argentina, pero lo resolveré con mi familia", comentó Scilingo. (DPA)

Comentarios