Dio cátedra

“La Pantera” dictó clases de boxeo en las plazas.

02 Mar 2014
2

EN LA BELGRANO. Mena guantea con su promotor Enzo Romero; la gente aplaude.

Por estas horas Cecilia Mena vive un sinfín de emociones. La boxeadora enfrentará el viernes a la brasileña Vanessinha Guimarães por dos títulos internacionales en Villa Luján. “La Pantera” quedó suelta por la ciudad por una iniciativa de la Municipalidad capitalina que la llevó a dar clases en dos plazas muy concurridas.

La campeona argentina pluma aceptó sin titubear apostarse en la plaza Urquiza y en la Belgrano. Además, sumó aprendizaje a su nuevo rol que adoptó en el Complejo Ledesma donde, desde hace una semana y media, dicta clases de boxeo competitivo y recreativo. “Me gusta estar frente al público y enseñar; no me inhibo para nada”, reconoce Mena luego de la lección que dio sobre los zócalos de la Plaza a Urquiza. Después de transpirar durante casi 45 minutos las alumnas -salvo por un pequeño no fueron totalidad- reconocieron que más que una clase fue una cátedra del deporte de los puños. “Fue hermosa. No lo seguía al profesor, la seguía a ella”, dice Rosana Rosatti. Y rápidamente aclara entre risas: “va, intentaba seguirla”.

Puede ser que les halla costado a las habitués de las actividades deportivas en el conocido paseo tucumano porque nunca se les había presentado una deportista de alto rendimiento como Mena. Aunque tuvieron que esforzarse, gozaron. “Fue muy lindo. Tiene mucha energía, mucho power”, sostuvo Guadalupe Zelarayán. La joven piensa seriamente en exigir la propuesta que se hizo por los altoparlantes: “en vez de un ramo de flores, que les regalen la entrada para la pelea”. No es un mal consejo si los caballeros quieran agasajar a las damas en su día porque es muy probable que Mena termine de pelear ya en el “Día de la Mujer”. “Me encantó conocerla. Al principio le tenía un poco de rechazo al boxeo femenino, pero ahora me gusta porque es un desafío, más siendo mujer”, estableció Rosa que es cordobesa, pero tras 15 años dice consciente que está orgullosa que Mena sea tucumana. “Me encanta porque tenemos lugar en todo”, se entusiasma en la misma medida Rosatti.

Con todas las palabras de elogio, el pedido de fotos, autógrafos y aplausos, no es extraño que para las próximas peleas Mena desee que la previa sea igual. “Por supuesto, me gustaría hacer lo mismo. Es la mejor para la publicidad y nos hace crecer a todos. En especial, a mi papá, que es mi entrenador, y a mí”, dijo “La Pantera” que en pocos días quedará suelta en el ring de Villa Luján.

Comentarios