La droga pasa entre "bagayeros" y en aviones, según un juez de Orán

Aterrizan en campos de Santiago del Estero, con acuerdo de muchos productores.

25 Nov 2013
1

A PIE. Los traficantes se infiltran entre los pasadores o "bagayeros" para pasar la frontera entre Bolivia y Salta. FOTO TOMADA DE CLARIN.COM

SALTA.- Desde Bolivia, la cocaína ingresa a la Argentina a espaldas de "bagayeros" o -cuando la carga es grande- a bordo de aviones que aterrizan en campos de Santiago del Estero, muchas veces con acuerdo de los propietarios de las tierras. Así lo afirmó el juez federal Raúl Reynoso, uno de los magistrados que denunció la falta de apoyo para combatir el narcotráfico en el Norte argentino.

Hemos detectado narcotraficantes de 40 nacionalidades diferentes. Y se meten por todos lados. Pero lo que traen son cargas de no más de 50 kilos. Lo otro, lo grande va por el cielo”, comentó el juez federal de Orán, Raúl Reynoso, en una entrevista publicada por el diario "Clarín".

"Los aviones grandes van a campos de Santiago del Estero, donde muchos productores son cómplices, dicen que no se enteran de los aterrizajes, pero por debajo reciben sus buenos billetes. Y los aviones más chicos vienen acá, a Salta, a la zona de Anta, donde hay varias fincas buenas para bajar”, dijo Reynoso.

Según el juez federal, en la zona de Orán residen unos 4.000 colombianos y algunos mexicanos que se dedican a controlar los envíos.

“Los aviones sobrevuelan, lanzan su carga blanca y regresan a Bolivia. Aquí hubo verdaderas lluvias blancas, de paquetes de cocaína. Yo tengo tres casos. Pero hubo muchos más en Jujuy, Santiago y Tucumán”, aseveró.

Reynoso tiene a su cargo casi 7.000 casos relacionados con el narcotráfico. Hace dos semanas, magistrados federales de Salta, Tucumán y Jujuy advirtieron que la Justicia está desbordada frente a esta problemática, y pidieron a la Corte Suprema que haga un reclamo ante el Gobierno.

El 26 de octubre, Gendarmería detuvo en Frías al presunto jefe de una de las bandas de narcotraficantes más importantes del país, Claudio Andrada, conocido como "el Gallo".

Cuando la droga llega a Santiago del Estero, de acuerdo con una investigación del "Nuevo Diario" de esa provincia, los cargamentos viajan casi sin tropiezos hasta los puertos de salida de la producción de granos en toda la costa del Paraná y Buenos Aires.

“Buscan barcos de carga medianos y puertos donde no haya buzos tácticos”, acotaron los informantes a este medio. De esa manera, antes de arribar colocan la carga de drogas adosadas a la quilla con grandes sopapas o imanes. Cuando los inspectores suben al barco no encuentran nada. De esta manera parte la cocaína hacia Europa.

Las cargas, en el lado boliviano, se acopian en galpones o simples cobijos armados con ramas y tirantes de algarrobo y palo blanco. Van pasando de a poco la pasta base o la cocaína ya depurada, hasta que el cargamento es lo suficientemente grande y es trasladado en vehículos, por la ruta 34.
Comentarios