Tucumán Cine: hoy habrá ganadores y un homenaje a Favio - LA GACETA Tucumán

Tucumán Cine: hoy habrá ganadores y un homenaje a Favio

Federico Luppi, Nicolás Jury, Hernán Piquín y un numeroso grupo de artistas, junto al Coro y la Orquesta Estable, ofrecerán un espectáculo en el cierre.

22 Oct 2013
1

INFLUENCIA. "Cuando él me empezó a dirigir me di cuenta de que no sabía nada", dice sobre Favio. LA GACETA / FOTOS DE JORGE OLMOS SGROSSO

"Este es un homenaje a Favio por dos motivos. Primero, porque es un referente indudable de lo que sería la hoy llamada cultura nacional y popular, y lo que él representó como coherencia en su vida cotidiana, como cineasta o individuo, como militante o pensante. Segundo, porque a nosotros nos viene muy bien reverdecer el deseo -Favio mediante- de apoyar directamente un proyecto político del cual él fue acendrado defensor. Es un homenaje a Favio y, egoístamente, a nosotros mismos, porque nos damos el lujo de hablar de un tipo irrepetible, entrañable". Recién llegado a Tucumán y de muy buen talante, Federico Luppi habló con LA GACETA sobre "Diez películas. Una docena de canciones. Y unas pocas cosas más", el espectáculo en homenaje a Leonardo Favio que él protagoniza junto a Nicolás Jury y a un grupo de artistas que trabajó con el cineasta (ver texto destacado).

 - ¿Cómo lo influenció Leonardo Favio?

- Por su visión específicamente creativa como cineasta. Yo era alumno dilecto de Stanislavsky: me parecía que sabía la biblia y que a todo el mundo deslumbraba con mi inteligencia actoral (se ríe). Cuando él me empezó a dirigir me di cuenta de que no sabía nada; el que sabía era él. Después, lo que me llamó la atención a lo largo de su vida fue su tremenda e indestructible coherencia. Uno puede decir esto de manera liviana u homenajearlo, pero es muy difícil encontrar en la vida seres como él. Me apena que no esté, me apena que no haya tipos como él. Me alegra que sea una referencia para nosotros aunque no seamos nunca lo que él fue. Yo recuerdo a dos personas en la vida: a él y a Del Carril. Sobre todo por la generosidad de jugarse por aquello en que creían, y creían no sólo en un esquema ideológico sino, sobre todo, en la gente con la que trabajaban. No eran entelequias más o menos gaseosas. Eran tipos concretos, rotundos y terráqueos... y a mí eso me parece maravilloso.

- Además de su participación en el espectáculo de hoy (ya lo hicieron en San Juan) ¿en qué está trabajando?

- Acabo de terminar -este viernes- una película en Victoria (Entre Ríos) que se llama "El gurí". Es una linda historia sobre un pueblito perdido en la pampa, que habla de los lugares bucólicos (que siendo pueblos chicos son infiernos grandes). Hago un viejo ex regenteador de un prostíbulo, que se había casado con la madama y queda viudo... una especie de sabio del pueblo.

- ¿Quién dirige?

- Dirige un muchacho que se llama Sergio Mazza, como el candidato pero con doble z. Vamos a ver qué nos salta; el libro es muy bueno.

- ¿Y ahora, qué sigue?

- Ahora estoy como los peones golondrina, donde haya laburo yo voy... O con una viejita que me dé un palenque ande rascarse (se ríe a carcajadas).

-¿Quiere decir cuántos años tiene?

- Setenta y ocho. ¡Qué querés que haga! Nosotros hemos pagado el precio de una generación bastante ingenua y a veces sometida a un palabrerío inútil. Leonardo tenía una condición: en suma respetó la esencia de ser argentino hasta la muerte. Era esa capacidad casi inalámbrica de captar a la gente en su esencia. Por eso él podía apostar por sus sueños.

Nicolás Jury
Un espectáculo donde se puede ver el corazón de la obra

"Más que un homenaje creo que es una celebración de su obra viva. Es un espectáculo maravilloso donde se puede ver el corazón de la obra de mi papá", dice el músico Nicolás Jury, hijo de Leonardo Favio. "Nunca había escuchado la música de 'Juan Moreira' (nací con la película). Esta noche la interpretaremos con la orquesta y con su compositor, Pocho Leyes; tocaremos partes de Nazareno, Federico Luppi recitará algunos poemas. Yo toco y canto -junto a Pili Mazzei (creador de Aniceto)- algunas canciones del repertorio popular de papá y también algunos temas de 'Sinfonía de un sentimiento'. Están los dos Anicetos: Luppi y Piquín", detalla. Sobre el legado de ser el hijo de Leonardo Favio, el artista afirma: "es muy bello. En mi casa somos como panaderos, pero amasamos el pan de los sueños. He recorrido el continente y me encontré siempre con el cariño de la gente, sobre todo de los más humildes".

Comentarios