El fútbol en la sangre

De tal palo, tal astilla: a los hijos de los futbolistas también les tira la redonda, les corre por las venas. Algunos casos destacados.

23 Septiembre 2013
La sangre manda. Dice mucho. Y cuando el bichito del fútbol se cuela en los genes, el hombre ya está destinado. ¿Gen? Sí, esa unidad de la herencia, que transmite la información genética a la descendencia, describen los libros. O sea, para el caso: el amor por el fútbol que se transmite de padre a hijo.

"Siempre voy a ser el hijo de mi papá. Y es lindo porque es una buena persona, que hizo las cosas bien en su vida. No es que me tengo que andar escondiendo por lo que soy", dice Juan Cruz Goycochea, descendiente del histórico Sergio. El jugador de San Martín es un ejemplo entre la larga lista de descendientes futboleros. "Es un orgullo", reafirma el "Goyco" chico, al que todos quieren conocer, justamente por la sangre que le corre en las venas. Claro, él también quiere hacer su camino, pero sabe que siempre cargará con "la etiqueta".

Fue justo en La Ciudadela donde Juan se encontró con alguien que entiende lo que él vive: Nicolás Roldán. El volante que hace días dejó el club que tiene de ídolo a su papá Jacinto, tuvo la chance de compartir historias con el lateral. "Ser su hijo es la satisfacción más grande del mundo. Le mejor que me puede haber pasado. Le agradezco a Dios ser el hijo de Jacinto Eusebio, mi mejor amigo, mi hermano, mi papá y el más grande ídolo que tengo". Tremendas palabras fueron las de un "Nico" igual de orgulloso. Es que cuando la sangre se pone de su lado, todo lo bueno se multiplica...

Son casos donde las historias se cruzan como nunca, justamente porque la genética las entrelaza. Hubo y hay alrededor del mundo padres e hijos que coincidieron con la bocha, y hasta en los colores. Algunos incluso superan lo que los viejos lograron en sus clubes.

Hay casos reconocidísimos, como los de estas páginas, y otros de menor fama, porque se trata de los pollos que recién están dando sus primeros pasos. Es una buena ocasión para recordarlos...

"Brujita" Verón: El ídolo de Estudiantes heredó esa condición de Juan Ramón, su papá, el delantero del "león" campeón del mundo en 1968. Juan Sebastián se retiró en diciembre de 2012, pero en julio de 2013 decidió volver a dar una mano.

Juan Cruz Goycochea: No salió arquero como "Goyco" grande y tampoco tiene su experiencia, pero Juan, que es defensor, disfruta su paso por el "santo", el club que le abrió las puertas para un futuro despegue.

Publicidad

Enzo Zidane: El hijo del mago Zinedine es ahora la joven promesa de Real Madrid. Se inició en Juventus y con 18 años hasta las selecciones de Italia y España (de donde es su mamá) se pelean por él. Es volante como el crack. ¿Llegará a superarlo?

Paolo Maldini: El hijo superó al maestro, a su papá Cesare, defensor emblema de Milan. Paolo, además fue capitán de la "azurra", tenía un techo muy alto que alcanzar y lo hizo a fuerza de presencias en el "rossonero", donde hizo su carrera.

Publicidad

Ezequiel Rescaldani: Hijo de Gustavo, el zaguero que en 1992 consiguió el ascenso a Primera con San Martín. Varios años después, en 2010, el delantero debutó en Vélez, donde se crió. Fue cedido a Quilmes y volvió a Liniers para despegar de manera definitiva.

"Nico" Roldán: El volante heredó hasta los colores de Jacinto y, si bien hace poco rescindió contrato con San Martín para volver al "león" de la banda, el joven es una de las mayores promesas del fútbol tucumano.

"Pipita" Higuaín: El delantero de la Selección es hijo de Jorge, el rústico defensor que jugó en Boca y en River. Gonzalo fue la estrella goleadora de Real Madrid y hoy hace de las suyas en Napoli. Es hermano de Federico, ahora en Chivas.

Comentarios