Módulos habitacionales y casas camuflan la tapiada estación de Río Chico

La parada ferroviaria del ramal CC-12 -de la cual empalmaba el subramal hacia Santa Ana-, se creó en julio de 1888. Recibió trenes de pasajeros hasta 1979 y en 1984 dejaron de circular los cargueros. En 1993 fue clausurada y hoy es una residencia familiar. El paisaje urbano del lugar es desolador

06 Sep 2013 Por Alberto Horacio Elsinger

Alguna vez escucharon decir que "es difícil para un rico entrar al reino de los cielos, pero que es fácil para un pobre entrar al reino celestial". Y la realidad del predio donde se encuentra la vieja estación ferroviaria de Río Chico se asemeja a este concepto surgido de la prédica religiosa. 

Hace 125 años
Después de recorrer 91km hacia el sur, por la ruta nacional 38, y girar más de cuatro cuadras hacia el oeste, por Belgrano -la calle de los negocios de ropa-, se desemboca en la parada ferrocarrilera. Luego de atravesar un precario paso a nivel -o lo que queda de él- se arriba a la San Martín. En esa franja, que conforman la arteria del Libertador de América y su paralela, al este, funcionó desde el 25 de julio de 1888 la estación Río Chico. En esa fecha fue liberado al servicio público el tramo La Madrid-Río Chico, que previamente atravesaba por Graneros y Naranjo Esquina (Alberdi).

El predio ferroviario, localizado en el km 53 del ramal CC-12, abarca unos 300 metros de largo por 80 m de ancho. Pero hoy sólo queda un tramo de la vía principal y los otros tres raíles que había en la playa de maniobras fueron reemplazados por casas o asentamientos. El edificio para viajeros se transformó en vivienda de la familia de Alfredo Córdoba. Además fue tapiado en todo su perímetro -incluido el sector de la galería que cubre esa parte del andén- para evitar la depredación.

El pueblo se encuentra en el ala oeste de la jurisdicción comunal de Santa Ana, de 27.000 hectáreas, que limita al norte con el río homónimo a la estación; el arroyo Matazambi, al sur; la ruta 38 al este y la zona de montañas al oeste, lindantes con la provincia de Catamarca.

Lindo y divertido
"Acá era lindo, pujante y divertido cuando andaba el tren", dijo Edmundo Antonio Uñate a LA GACETA. A los 88 años, el hombre vive solo, cuidado por dos empleadas, en una vivienda al frente de la estación.

Don Uñate, que en épocas pasadas era propietario de un auto de alquiler que se sumaba a la parada de enfrente de su casa, junto a dos ómnibus, recordó que "cuatro oficinas grandes incluía la estación. En la parte del andén con techo cubierto estaba la boletería con dos bancos para sentarse a esperar los trenes. Estaba la estafeta, los depósitos y el galpón que hoy funciona como comedor. Había mucha actividad no sólo por los pasajeros sino también porque desde aquí se derivaba la caña, se cargaba la leña, la papa y las hortalizas que llevaban los cargueros a otras provincias y a los ingenios de la zona, como el Santa Bárbara, el Aguilares y en especial Santa Ana. El ingenio tenía sus propios vagones y hasta era propietario de dos locomotoras. Una de ellas era la María Luisa, una chorbita".

"Sería fabuloso que reactiven el ferrocarril. Río Chico era otra cosa cuando El Flecha iba y volvía a La Madrid. Después anduvieron los coches motores. Y cada vez que iba a Buenos Aires debía combinar en La Madrid, al igual que cuando regresaba", contó la docente Andrea Lobo, de 73 años.

Hermanos
Casi al fondo de la San Martín, para el lado de la estación residen los hermanos Segundo Firmo Reynozo (sic) y Favio DanteReynoso.

"Por aquí vivían muchos ferroviarios que trabajaron en la estación, pero la mayoría ya falleció y otros se marcharon. Acá había mucha leña y también se traía la leche para las colonias y el ingenio Santa Ana en tachos de aluminio", explicó Segundo, de 78 años y que afirma que su apellido es con zeta y no con ese.

Pero su hermano Favio, que solía lustrar en la estación explicó "la gente se llevó todo de aquí. Depredaron la estación. No obstante ello el ferrocarril sigue siendo el mejor transporte del mundo. Acá hasta 1979 el tren daba vida a mucha gente. Vendían empanadas, empanadillas y masitas. Esto último fabricaba y comercializaba don Burgos, que después se fue a vivir a Buenos Aires. Asimismo existían dos confiterías grandes en esta calle. Para beber, comer algo y jugar al pool, mientras aguardaban el tren".

DESDE EL ANDÉN RIOCHIQUENSE

- RECUERDOS.- "Al principio sulkys y jardineras eran como los taxis en la estación de Río Chico. Después vinieron los ómnibus de los Bestani y los autos de alquiler. Cuando dejó de andar el tren de pasajeros comenzamos a cambiar. Y, en los 90, se fueron muchos al clausurarse la estación", dijo don Edmundo Uñate (foto izquierda).

- EL PROVINCIAL.- El Ferrocarril Noroeste Argentino construyó el ramal CC-12 entre San Miguel de Tucumán con La Madrid. La sección Río Chico-Monteros se inauguró el 16/5/1889; Monteros-S.M. de Tucumán el 20/9/1889. El 28 de setiembre de 1889 ingresó el primer tren la estación Tucumán Noroeste o El Provincial o Tucumán P, de bulevar Roca al 600.

- SUBRAMALES.- De la línea del sur o popularmente "el provincial" (su recorrido no salía de la provincia) dependendían los ramales: CC-13 Famailla-Río Colorado, 12 km (30/10/1926); CC-14 Villa Alberdi-La Cocha, 24 km (21/11/1910) luego hasta Rumi Punco; CC-15 Aguilares-Los Sarmientos, 8 km (21/9/1912); CC-16 Concepción-Medinas, 12 km; CC-17 Río Chico-Santa Ana, 6 km; CC-18 24 de Septiembre-Yerba Buena (21-11-1910) y Arcadia-Gastona (30/10/1926) para carga.

- TESTIMONIOS.- "Yo solía lustrar en la estación. Siempre me las rebuscaba para conseguir leche y papa que quedaban esparcidas al cargarse", dijo Favio Reynoso; y su hermano Firmo Reynozo (sic) (foto del centro) contó que hacía changas en la estación y de jubilé del Santa Bárbara. En cambio la docente jubilada Andrea Lobo (foto arriba), evocó las confiterías de don Miguel Antonio Elías y de don Miguel Ramil y los bailes de carnaval de Sotelo.

Casi cuatro décadas sin trenes
Entre trastos viejos, basura y abaldono luce el andén sur. En 1984 pasó el último carguero, por Río Chico. El lugar se clausuró en 1993.

La calle de los negocios de ropa
La Belgrano, desde la estación hacia el este. A lo largo de esta arteria están los puestos de venta de ropa que traen de La Salada y Bolivia.

Las vías se esfuman del lugar
La playa de maniobra fue invadida por las casas. De cuatro raíles que había sólo quedan partes del principal o al menos una vía.

Nuestra Señora del Rosario
Sobre San Martín, en un terreno donado por Javiera Pérez de Correa, está la parroquia de Nuestra Señora del Rosario, patrona del lugar.

Comentarios