"Estar fuera de los medios nos da vigencia"

"A nosotros no nos pasan en ningún lado, grabemos lo que grabemos. Pero hay una feliz coincidencia: a la TV no le interesa que estemos en ella y a nosotros no nos interesa estar en la pantalla", se sincera Juan Carlos Baglietto, que hoy se presentará en Tucumán con Lito Vitale, a quien describe como su amigo del alma. "Cada uno sabe sacar lo mejor del otro".

JUNTOS, OTRA VEZ. Baglietto y Vitale actúan esta noche.  JUNTOS, OTRA VEZ. Baglietto y Vitale actúan esta noche.
07 Julio 2013
Del otro lado del teléfono está Juan Carlos Baglietto, con esa voz tan particular, tan llena a la vez de ironía, dulzura y picardía. Pide unos minutos para terminar de ordenar el remolino de obligaciones que tiene en una tarde cualquiera. Y después de tres "perdón, ya estoy con vos", deja su lado empresario (que no le gusta para nada, aclara) y se pone en la piel que mejor le sienta: el intérprete, el artista.

Baglietto es un portador nato del buen humor. Pero tiene la palabra precisa, hiriente, para hablar de las cosas que no le gustan. Y la televisión es la primera de esas cosas. "Hay una feliz coincidencia: a la televisión no le interesa que nosotros estemos en ella y a nosotros no nos interesa estar en la pantalla. Lo digo un poco en broma, pero en el fondo es así. No nos preocupan los medios, lo que sí queremos es un espacio sobre todo en el corazón de la gente", arranca.

Se define como un hombre que nunca pensó en ser nada. Y se ríe de eso. "Me mandaron a los cinco años a estudiar guitarra. Fui porque no tenía ninguna forma de elegir otra cosa y desde entonces, ahora tengo 57, he convivido con eso. No fue un plan supremo. No salí de ningún reality o, mejor dicho, salí del más reality de los realities: la vida misma", razona.

Le emociona su vuelta a Tucumán para actuar en el teatro Alberdi. Y a pesar de que lleva más de 30 años en la música, admite: "subirme a un escenario me sigue dando un cagazo bárbaro". Junto a su "amigo del alma" Lito Vitale, presentará esta noche un mix de tangos, folclore y música popular en un concierto acústico e íntimo.

- ¿Cómo es este show que vamos a encontrar? ¿Con qué nos vas a sorprender?

- Creo que ya no sorprendo más a nadie (risas). Bueno, presentaremos un show que llamamos clásicos y acústico. Somos un noneto: además de Lito y yo, están Guido Martínez en bajo, Mariano Delgado en guitarra, mi hijo Julián Baglietto en batería, Irene Cadario en violín, Paula Pomeraniec en violonchelo, Emiliano Álvarez en clarinete y Luciano Vitale, el hijo de Lito, en flauta traversa. Como verás, la formación suena más a una orquestita que a un grupo eléctrico.

- Esto de hacer un acústico, ¿cuánto les modifica la manera de abordar los temas?

- La intención es la misma. Nosotros no tenemos demasiadas vueltas: presentamos lo que llamamos clásicos o grandes canciones de la música popular de este país, tango y folclore básicamente, en versiones 'vitale-blaglietísticas'. Creo que es algo distinto a lo que venimos haciendo en los últimos años porque el acústico modifica bastante en la sonoridad, pero no en la actitud con la que uno encara los temas. Y el sello nuestro está puesto en la energía y el dramatismo con que encaramos las cosas. En síntesis, no van a encontrar nada raro; somos nosotros en versión renovada.

- ¿Qué es lo que le aporta Lito a tu música y vos a la de él?

- (Suspiro) Es algo que tiene que ver con la química, no hay una explicación científica. Sabemos que tenemos una sinergia y que ambos sacamos del otro lo mejor que puede dar. ¿Por qué pasa eso? Será porque nos queremos y nos respetamos, pero también porque sucede y punto. Con Lito somos amigos desde hace mucho, incluso antes de trabajar juntos. La cosa fuerte como dúo vino después del primer disco que grabamos. Creo que lo bueno que tenemos es que disfrutamos mucho de lo que hacemos y esa intensidad sigue vigente aún teniendo en cuenta que nos juntamos cada 10 años más o menos.

- ¿De qué se trata el nuevo proyecto que tienen, "Postales del nuevo mundo"?

- En el 90 hicimos "Postales del otro lado del mundo"; en el 2000, "Postales del alma"; y ahora, para cerrar la trilogía, se viene "Postales del nuevo mundo". Es un disco que reúne música latinoamericana, de México para abajo. Abordamos clásicos o canciones de grandes autores y compositores que nos gustan y que creemos que nos salen bien. Por ejemplo, vamos a hacer algo de Chabuca Granda y de José Alfredo Jiménez. En Tucumán, tocaremos cuatro canciones de este nuevo disco.

- Contanos, ¿qué tal es tocar con tu hijo Julián?

- Qué voy a decir yo. Es una bendición tocar con él y también con el hijo de Lito, Luciano. Primero que nada, tocamos con ellos porque tocan bien, no porque sean los nenes graciosos y simpáticos ni porque sean nuestros hijos. Es una felicidad tremenda poder salir de gira con ellos, compartir comida, camarín, caminatas, largas charlas. Generalmente cuando uno se va de gira deja la familia en casa. Poder llevarse de repente un pedacito de tu familia es maravilloso.

- ¿Les siguen apostando a los clásicos porque cuando grabaron temas originales no resultó como esperaban?

- A nosotros nos va bien, con algunos discos mejor que con otros. Musicalmente hacemos lo que se nos da la gana y lo disfrutamos mucho. La lógica del mercado no va con nosotros. A nosotros no nos pasan en ningún lado, grabemos lo que grabemos. No somos artistas que sonamos frecuentemente en los medios como suenan otros. Es decir, tenemos un espacio, pero es mucho menor que el que tienen otros géneros musicales. - ¿Y por qué creés que pasa esto?- Que sé yo, no nos peleamos, no salimos con minas, no choreamos, no somos jurado de nada; ¿querés más motivos? Paradójicamente, haber estado fuera de los medios es lo que nos mantiene vigentes, si se quiere.

- ¿Tenés alguna canción que hasta el día de hoy te pone la piel de gallina cantarla?

- (Silencio) Hummmmm. Hay varias. Creo que hay momentos en que estás más en carne viva con algo que te pasó y una canción te emociona más que otra. Pero hay dos que a mí me encanta cantar: "No olvides que una vez tú fuiste sol" y "Príncipe del manicomio". - ¿Vamos a escucharlas aquí?- Claro que sí.

- ¿Sentís algo especial cuando venís a Tucumán?

- Me encanta el Alberdi, es un lindo teatro en el que siempre nos fue bien. Voy a Tucumán desde hace muchos años y me relaciono con tucumanos incluso antes de grabar discos. No te miento si digo que está entre los mejores recuerdos de mi vida.

ACTÚAN HOY
• Presentan dos funciones, a las 20 y a las 22, en el teatro Alberdi.

Comentarios