Tiene a su "Manosanta"

San Jorge pasó de ronda gracias a Bordón, que atajó cinco penales contra Patria.

22 Nov 2012 Por José Miguel Manrique
1

HÉROE. Bordón, que levanta a su sobrina y recibe el saludo de su hermano, vivió una tarde soñada en Central Norte.

Más allá de lo importante del pase a la siguiente fase de San Jorge en esta Copa Argentina, el resultado pasó a ser una anécdota. Es que Francisco Ignacio Bordón Andole, uno de los tantos suplentes que jugó para el "expreso" contra Patria, se calzó el traje de héroe. Sus manos mágicas atajaron cinco penales en total, dos en los 90' reglamentarios y tres en la definición desde los 12 pasos, luego del 1-1 final contra los formoseños. Una locura. Fue 3-2 y a la siguiente ronda.

Con esta magnifica actuación, el muchacho de Villa Amalia imitó a Marcos Fasonella, de Excursionista, que atajó cinco penales en la edición anterior. "No sé si será un récord, sólo le doy gracias a Dios porque todo salió bien", asegura con alegría, sentando en una de las salas de LA GACETA. Según Bordón, atajar penales es cuestión de intuición y suerte. "Te tenés que jugar. No todos rematan de la misma manera, entonces el arquero tampoco se tira para un mismo lado siempre. Hay que intuir hacia dónde puede ejecutar el remate el rival. Yo tuve la suerte de arrojarme hacia los lugares correctos", confiesa el juvenil.

"Ser atajador de penales no te convierte en buen arquero. Es, quizás, un detalle menor para un jugador en ese puesto. Yo trato siempre de tener una buena actuación, pero para eso cuento con la ayuda de mis compañeros", asegura el arquero, que fichó para el "expreso" a los 16 años. Hoy tiene 21. "No me entrené en forma normal, ya que tenía un problema lumbar. Durante el partido me molestó un poco. Pero en la definición me olvidé del dolor y pude atajar sin inconvenientes", resalta.

Bordón cursa el primer año en la facultad de arquitectura. "Todo anda bien. El estudio y el presente deportivo de San Jorge. Soy parte de un plantel humilde de grandes amigos", destaca el arquero de manos mágicas, y se vuelve a casa.
Comentarios