Tucumán recupera un gran escenario

Fue reacondicionado totalmente y será reabierto para espectáculos deportivos y artísticos.

CONTRASTE. La foto refleja el avance del reacondicionamiento del estadio. LA GACETA/ FOTOS DE ANTONIO FERRONI Y FRANCO VERA. CONTRASTE. La foto refleja el avance del reacondicionamiento del estadio. LA GACETA/ FOTOS DE ANTONIO FERRONI Y FRANCO VERA.
Hace algunos años, la desidia y el abandono ganaron increíblemente la partida. El corazón institucional del club Caja Popular se debilitaba a pasos acelerados hasta quedar moribundo y su estadio, uno de los mejores escenarios bajo techo de la provincia, enfilaba inexorablemente hacia el cierre de sus puertas.

En medio de un intrincado proceso de la entidad, que incluyó un frustrado gerenciamiento y con una deuda aproximada de 2,5 millones de pesos (juicios de empleados y comercios, préstamos, AFIP, etcétera), en octubre de 2011 la Dirección de Personas Jurídicas decretó la intervención administrativa y designó a Federico Rodríguez Herrera.

El interventor enfocó su cometido en la recuperación del estadio, que será reinaugurado el viernes 4 de mayo. Las 1.400 butacas fueron recuperadas, lo mismo que el parqué, y se edifica un albergue. Las instalaciones serán destinadas a las actividades deportivas: básquet, voley (fue comprada una carpeta sintética), taekwondo y funciones artísticas.

"Yo hice posesión real hace 45 días. Con la mano de obra del Ente de Infraestructura Comunitaria y una inversión inicial de $ 500.000 en materiales, se ha logrado esta fantástica transformación. He encontrando gente amiga, de muy buena voluntad, que me está dando ejemplos de vida y, como se dice acá, no todos son gatos, no todos son corruptos, no todos son egoístas", subraya.

"Esto ha sido un gran fracaso de los tucumanos: socios, no socios, ciudadanos, políticos, todos... Pero así como nos tenemos que hacer cargo de aquello, también disfrutaremos de todo esto. Las razones por las que el club ha llegado casi a desaparecer y estuvo a punto de haber quedado en manos de uno o de dos pícaros, las determinará la Justicia. Yo no soy fiscal ni juez, no fui nombrado para eso", evaluó después. "Los verdaderos dueños del club son los socios y quiero que se acerquen todos. Cuando termine mi mandato, debo convocar a asamblea. Nada ha sido fácil, también queremos recuperar el terreno de Los Nogales, que fue usurpado. ¡Hasta me han perseguido y me han disparado! Hay una denuncia al respecto en una fiscalía. Pero, repito, pido que se me juzguen por mis obras y que el pasado no se repita nunca más", sentenció.

Tamaño texto
Comentarios
Comentarios