El arribo de un buque a Gaza pone en alerta máxima a Israel

El "Rachel Corrie" lleva 20 activistas pro palestinos y cargamento humanitario a bordo. Los organizadores de la misión humanitaria se niegan a atracar en puerto israelí. La clave está en el sitio para la inspección.

05 Jun 2010
1

ECOS. Una manifestación en favor de los palestinos frente a la embajada de EEUU en Kuala Lumpur, Malasia. REUTERS

JERUSALEN.- Israel impedirá que otro barco con ayuda y activistas penetre su bloqueo y llegue a la Franja de Gaza, dijo ayer el canciller israelí, Avigdor Lieberman, en momentos en que el buque "Rachel Corrie", con activistas a bordo y ayuda humanitaria, se acercaba a toda velocidad a la Franja de Gaza. La embarcación de propiedad irlandesa fue bautizada con el nombre de una estadounidense que murió en Gaza en 2003, aplastada por una excavadora israelí durante una manifestación.

El irlandés Denis Halliday, ex asistente del secretario general de la ONU, dijo a una radio que esperaban llegar anoche a la zona de exclusión y que llegarían hoy a Gaza. El rechazo de los activistas a atracar en el puerto israelí de Ashdod y, en cambio, hacerlo en Gaza, ha creado un nuevo factor de tensión. Israel sospecha que el barco podría llevar armas destinadas a las milicias de Hamas, la organización radical palestina que controla el enclave. "Estamos en alerta máxima y vamos a detener ese buque y cualquier otro barco que intente violar la soberanía israelí", dijo Lieberman.

Inspección
En Dublín, el canciller irlandés, Micheal Martin, dijo en un comunicado que aquellos a bordo del "Rachel Corrie" han indicado que están listos para aceptar la inspección de su carguero en el mar, antes de atracar en Gaza. Según Lieberman, responsables israelíes que contactaron con la cancillería irlandesa aclararon "a los irlandeses y a los otros, que ningún barco llegará a Gaza sin antes revisar el carguero para saber con certeza qué hay a bordo". La cofundadora de la organización "Free Gaza", Greta Berlin, dijo desde el puerto chipriota de Larnica que el barco con ayuda humanitaria para la población palestina lleva 20 activistas a bordo, entre ellos la Nobel de la Paz irlandesa Mairead Maguire, y que el barco, el séptimo de la flotilla que intenta romper el bloqueo a la Franja de Gaza, transporta un cargamento que incluye 560 toneladas de cemento, así como 100 toneladas de equipo médico y unas 200 sillas de ruedas eléctricas y normales, así como papel, equipamiento deportivo o pinturas para niños.

Israel se enfrenta a la condena de muchos países por su operación naval del lunes, en la que murieron nueve activistas. (DPA)
Comentarios