Murió Zimmermann, uno de los acusados en el juicio a Bussi

El Código Penal de la Nación dispone que la acción penal en su contra se extinga. Estaba imputado en la causa que investiga el funcionamiento de un centro clandestino de detención en la ex Jefatura.

05 Mar 2010
1

GRAVE. Zimmermann (de traje) dialoga con Albornoz, otro de los imputados, durante un pasaje del proceso. LA GACETA/JORGE OLMOS SGROSSO

Albino Mario Alberto Zimmermann falleció anoche debido a complicaciones provocadas por el cáncer de colon que padecía. Había sido jefe de la Policía de Tucumán, entre mayo de 1976 y mediados de 1977 y era uno de los imputados en la causa que investiga el funcionamiento de un centro clandestino de detención en la ex Jefatura, juicio que se realiza en el Tribunal Oral en lo Criminal Federal (TOF). El desenlace ya se había estado considerando entre los participantes del proceso, debido a que su salud se había agravado desde el miércoles, cuando sufrió un infarto intestinal agudo que le ocasionó múltiples hemorragias.
Estaba internado en terapia intensiva desde la madrugada del martes, cuando fue trasladado de urgencia a raíz de un sangrado intestinal. A ese momento, presentaba distensión abdominal y estado febril. "Está con asistencia mecánica porque las afecciones que sufre son severas. Está grave. Se lo intentó operar para retirar el tejido abdominal muerto en el infarto, pero no se lo pudo a causa de su estado. La intervención fue muy breve", había explicado su abogado defensor, Eduardo Brandán, horas antes de su deceso.
Sobre el coronel (r) del Ejército pesaban causas por seis desaparecidos. Debido a su fallecimiento, se le dicta el sobreseimiento. Sin embargo, este no afecta la continuidad del proceso en los otros casos, ya que los delitos por los que estaba siendo juzgado alcanzan a otros imputados. Las audiencias se habían suspendido hasta el martes 16 debido a problemas cardíacos que había presentado Antonio Domingo Bussi, otro de los imputados. "Tras el sobreseimiento, judicialmente no hay otra disposición relacionada con él", dijo Brandán. "Al momento de morir estaba con su esposa, Miriam Mantovani, dos hijas, un hijo y una nieta", agregó el letrado.
Los vocales del TOF, Carlos Jiménez Montilla (presidente), Gabriel Casas y Josefina Curi, habían dispuesto que personal del Siprosa revise ayer a Zimmermann para constatar sus dolencias. Fueron confirmadas. El martes, el perito de la Corte Suprema de la Nación Cristian Rando dijo que no había un diagnóstico cierto sobre él, pero que estaba desorientado. Hace cinco años, había sido operado de cáncer de colon; un año después, de un tromboembolismo pulmonar. "Aparentemente, sus controles de coagulación eran inadecuados", dijo Rando.
Zimmerman enfrentaba cargos en los casos de Marta y Rolando Coronel, de Hugo Alberto Díaz, de Joaquín Ariño, de Angel Garmendia y de Raúl Mauricio Lechessi. Se lo acusaba como presunto responsable, en carácter de autor mediato, de violación de domicilio; de privación ilegítima de la libertad con apremios; de torturas; de torturas seguidas de muerte y de homicidio calificado; y como autor directo del delito de asociación ilícita agravada, todos en concurso real, los que configuraban el contexto de un delito de lesa humanidad, según la normativa internacional vigente.
El militar (r) había nacido el 15 de mayo de 1933 en Sarmiento, provincia de Santa Fe. En 1984 había debido regresar a Tucumán para declarar ante el juez federal René Padilla en el marco de una causa por la desaparición de cuatro personas (un caso es distinto del proceso que se está desarrollando). El acusado vivía en Bella Vista, Buenos Aires, hasta que fue detenido en 2005. Primero estuvo internado en un hospital en Campo de Mayo, pero el 27 de setiembre de 2006 fue trasladado al ex arsenal Miguel de Azcuénaga. A fines de 2009 le fue otorgada la prisión domiciliaria, a la espera del juicio que se sustancia. El TOF deberá disponer que el proceso continúe contra Bussi, Luciano Benjamín Menéndez, Alberto Luis Cattáneo, Roberto Heriberto Albornoz, y los hermanos Luis Armando y Carlos de Cándido.