Continúan los trastornos para los usuarios de la Línea 10

Puja empresarial por explotar el servicio.

02 Diciembre 2008
Por lo menos hasta media mañana los vecinos que habitualmente viajan en ómnibus de la Línea 10 deberán recurrir a otro medio de transporte. El conflicto entre empresarios, trabajadores y Municipalidad, que ayer dejó varados a habitantes de cuatro barrios del sureste de la capital, puede llegar a destrabarse luego de una reunión que, aproximadamente a las 9 se concretará en la Secretaría de Trabajo. Ocurre que el intedente, Domingo Amaya, quitó el viernes el permiso precario a la empresa Cerro Pozo UTE y se lo entregó a la firma de capitales santafesinos Inverbus UTE. Esta debía iniciar su prestación a las 0 ayer, pero el gremio exige garantías laborales para avalar el traspaso de los 59 empleados.