Más de 300 exposiciones en el Festival de la Luz

El evento da cuenta del crecimiento del arte fotográfico en todo el país. También forman parte de esta nueva edición creadores locales.

13 Agosto 2006
Desde hace 10 días y hasta el 30 de setiembre el Festival de la Luz abre más de 300 exposiciones de fotografías en museos nacionales, provinciales y municipales en todo el país. El evento da cuenta del crecimiento y promoción del arte fotográfico del país.
"El Festival de la Luz se ha ido transformando en un acontecimiento de interés para el público masivo, siendo hoy un evento cultural con gran convocatoria en todo el país y en Latinoamérica", aseguró la subsecretaria de Patrimonio Cultural, Nani Arias Incollá, en el acto de apertura. Los principales museos nacionales, provinciales y municipales de todo el país albergan al festival con exposiciones propias o elegidas por el comité de selección de la muestra.
El Centro Cultural Recoleta participa con todas sus salas de exposición; y la Alianza Francesa de Argentina lo hace en sus 97 sedes de todo el país.
También forman parte de esta nueva edición creadores locales y unas 40 figuras internacionales: directores de museos y festivales, críticos de arte, curadores, editores, coleccionistas y artistas de Francia, España, Suiza, Italia, Alemania, Brasil, Venezuela, Colombia, Perú, Chile, México, Estados Unidos y Canadá.
El ciclo se ha transformado en un acontecimiento de interés para el público masivo, siendo hoy un evento cultural con gran convocatoria en todo el país y en Latinoamérica. Los Encuentros Abiertos se han asociado a otros 21 festivales de 16 países creando el Festival de la Luz y convierten a Buenos Aires en el escenario principal de la fotografía internacional mediante exposiciones en los principales museos, centros culturales, galerías y espacios de arte de la ciudad, como lo hiciera en 2004 con más de 120 exposiciones.
En Tucumán, exponen Analía Guestrin (Alianza Francesa, Mendoza 259); Liliana Sánchez (Centro Rougés, Laprida 31); Cayetano Arcidiacono (CAE, 24 de Septiembre 476); Daniel Muchiut (Centro Virla, 25 de Mayo 265), y el 19 se inaugurará una muestra del Grupo X Imagen, en la plaza Independencia.

"Toda imagen está manipulada aún antes de la post edición"
"La fotografía es un entramado entre documento y falsedad, y eso es lo que mas aprecio (puesto que no creo en los documentos ni en la falsedad) No hay documento sin interpretación...o digamos, no hay falsedad que no nazca de la realidad. Por eso creo que toda imagen está manipulada, incluso la imagen fotográfica que no ha pasado por una post edición, o posproducción; está previamente editada", sostuvo el artista Sebastián Rosso. "La uso como herramienta y como material. Hay que tener en cuenta que la fotografía es un material ?ya informado?, cargado de una información que puedo desviar, activar, reencauzar. Con ellas o con el lápiz o con el papel comprado construyo un mundo nuevo, lo resignifico", agregó. Javier Juárez, quien ganó el primer premio el año pasado en el Salón de la UNT y, en ArteBA este año en el concurso Coca Cola, con obra fotográfica, advierte que el arte se ha ampliado a nuevas áreas: "no sólo la fotografía fue tomada por el artista, sino también, el diseño, la publicidad, el teatro, la música y los propios medios de comunicación", sostuvo. "En mi caso la fotografía sirve para poder comunicar aquello que no puedo hacer a través de los géneros tradicionales de las artes plásticas. Me interesa tanto el carácter testimonial como el grado de falsedad; son caras de una sola moneda", explicó.

"Lo digital corrompe lo sagrado de la verdad fotográfica"
"El poder manipular un elemento tan fuertemente icónico es lo más seductor de trabajar con la fotografía, sobre todo si es documental. En mi caso, la apropiación de la fotografía está directamente emparentada con una filosofía de la simulación. Lo que me termina de cerrar, definitivamente, es la tecnología digital y su capacidad para corromper esto tan sagrado de la verdad fotográfica", explicó Alejandro Gómez Tolosa, quien, desde su ordenador interviene y mixtura imágenes de seres humanos, que, finalmente, no parecen tan humanos, y sí figuras netamente híbridas. Para Alejandra Mizrahi la fotografía, está abordada y valorada desde su carácter testimonial: "siempre la utilizo para mostrar ese fragmento que selecciono de la realidad, o para exhibir eso que hice cuando nadie me vio. Además, me interesa como soporte, porque posee puntos en común con el fenómeno de la moda: mientras que la moda se desarrolla en el presente, la fotografía deja constancia de la desaparición de lo que retrata", reflexionó. Por su parte, Natalia Lipoveztky indicó que en su obra, "lo que más aprecio es el carácter testimonial, porque mis fotografías, aunque sean digitales, rara vez son manipuladas con programas de PC; trabajo con la toma directa".

Tamaño texto
Comentarios