EEUU vs. Irán: la crisis más peligrosa de la actualidad

La insistencia del presidente iraní en desarrollar su programa nuclear, pese a la férrea oposición del coloso del norte, pone en vilo a la política mundial.

12 Marzo 2006
Aun con opiniones contrapuestas sobre la responsabilidad que le cabe a cada uno de los protagonistas, los expertos coinciden en que el antagonismo entre EEUU e Irán es la crisis más peligrosa en el orden internacional, y que las consecuencias son impredecibles. Afianzando esas premoniciones, por un lado el presidente iraní, Mahmud Ahmedinejad insiste en que ninguna excusa puede impedir el desarrollo de programas nucleares en su país. Por el otro lado, el jefe del Pentágono, Donald Rumsfeld, dijo la semana pasada que no había que descartar la opción militar en la resolución del conflicto que existe con este país. Estas declaraciones alarmaron a los miembros del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas, que son los que deben decidir qué hacer si Irán no pone fin a sus ambiciones nucleares.
El viernes, los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad finalizaron una segunda ronda de conversaciones sobre cómo persuadir al régimen de Teherán de que suspenda su enriquecimiento de uranio. Embajadores de Gran Bretaña y Francia ante la ONU dijeron que continuarían las consultas con EEUU, Rusia y China (que completan las cinco potencias) para elaborar un comunicado sobre las actividades nucleares de Irán, una indicación de que aún no están de acuerdo en el texto. Se espera que los 15 miembros del consejo elaboren esta semana un comunicado en respuesta a un reporte emitido por la Agencia internacional de Energía Atómica (IAEA por sus siglas en inglés) sobre las actividades nucleares de Irán. El reporte de la IAEA preparó el camino para que el Consejo actúe sobre el programa nuclear de Irán, que EEUU y otros dicen que es una estrategia secreta para fabricar bombas. "Hablamos de nuestros objetivos, sobre cómo el Consejo de Seguridad puede reforzar el rol de la IAEA", dijo el embajador de China ante la ONU, Wang Guangya. Gran Bretaña y Francia distribuyeron un texto para que sea considerado en la reunión de las cinco potencias. El texto repetía pedidos de directivos de la IAEA para que Irán suspenda todas las actividades relacionadas con el enriquecimiento de uranio y responda las preguntas pendientes sobre sus programas atómicos.
Pero el siguiente paso es el difícil. A un comunicado sigue una resolución pidiéndole a Irán que cumpla y advirtiéndole que, de lo contrario, puede haber consecuencias, que podrían producir pequeñas sanciones, como el congelamiento de viajes o activos. De todas maneras, algunos expertos creen que las sanciones no funcionarán. Se basan en que Ahmedinejad calificó de "graciosa" la resolución de la AIEA y de "idiotas" a los enemigos de Irán. Una resolución del Consejo de Seguridad necesita un mínimo de nueve votos y ningún veto de sus miembros permanentes.

PUNTO DE VISTA
Un sospechoso plan que divide al mundo
Por Emilio J. Cardenas - Ex embajador de la Argentina ante las Naciones Unidas
Después de una maratónica sesión, el Consejo de Gobernadores de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) derivó la cuestión del programa nuclear iraní al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. En los próximos días, este comenzará a tratarlo bajo la presidencia de nuestro país, al que -por rotación alfabética estricta- le tocó en suerte conducir las deliberaciones de ese órgano durante este mes. La comunidad internacional considera que ese programa nuclear es una amenaza para la paz y la seguridad del mundo; por ende, abre la jurisdicción del Consejo.
Es necesario lograr el acuerdo político que permita evitar las sanciones que dispondrá el Consejo y, en consecuencia, profundizar la disputa, lo que resultó hasta ahora imposible. Fundamentalmente por la intransigencia de Irán, a pesar de los esfuerzos fallidos de Rusia y de la Unión Europea por alcanzar alguna fórmula de compromiso.
Irán inició su programa nuclear en los 70 y lo interrumpió en 1979, por exigencias de la guerra con Irak.
En 2002 -desde la oposición- se confirmó la existencia de un programa nuclear secreto, que estaba en marcha en violación de los compromisos internacionales asumidos por Irán. Esto y la constante radicalización del régimen fundamentalista que conduce la teocracia iraní generaron la natural desconfianza y obligaron a tratar de buscar, infructuosamente, alternativas que aseguren que el programa nuclear iraní no derive en un peligroso capítulo militar. Hoy Irán no permite las inspecciones de la AIEA y parece dispuesto a desafiar al mundo.
El programa nuclear de Irán tiene cuatro instalaciones angulares objeto de preocupación. Las de Arak, al sudoeste de Teherán, de agua pesada, un reactor en construcción que será capaz de producir 10 kilos de plutonio al año, lo que permite fabricar un par de bombas atómicas. Las de Bashehr, que -con tecnología y apoyo ruso- incluyen un reactor de 1.000 megawatts que podría estar activo antes de fin de año. Está previsto que opere con combustible proveniente de Rusia y volvería a ese país. Las de Esfahan, para procesar el plutonio de Arak, que cuentan con dos pequeños reactores suministrados uno por Francia y otro de origen ruso. Y las de Natanz, en las que se construyen unas 1.000 centrífugas con las que podría procesarse el uranio para producir hasta 400 kilos de uranio enriquecido, que permitirían armar entre 15 y 20 bombas atómicas por año.
La crisis iraní es fundamentalmente de confianza. Muy pocos creen que Irán utilizará su programa de enriquecimiento de uranio con fines solamente civiles. La realidad de la política exterior intervencionista de Irán -en particular en Medio Oriente y en Irak- genera alarma y hace imposible no considerar la posibilidad de que la provocadora conducta actual se transforme en una amenaza aún más peligrosa por contar con la posibilidad de recurrir a las armas atómicas y generar otro holocausto. Sólo Alemania cree que aún hay espacio para el diálogo necesario para edificar una solución negociada, de compromiso. El paso del tiempo sin que se encuentren puntos de acuerdo parece sugerir que esta visión quizás no es la correcta. Mientras tanto, Irán amenaza con cerrar las válvulas por las que fluye su crudo al mundo,y con ello provocar el caos. La de Irán parece haberse transformado en la más peligrosa de todas las crisis del escenario mundial. (Exclusivo para LA GACETA)

ENTREVISTA EXCLUSIVA A PEDRO BRIEGER
Prof. de la Universidad de Buenos Aires y periodista de Canal 7
"Se quiere repetir lo de Irak"
- ¿Existe un real interés de Irán de convertirse en una potencia nuclear?
- Creo que el problema entre EEUU e Irán no tiene nada que ver con la intención de Irán de conseguir energía nuclear. EEUU busca destruir la revolución iraní desde que esta surgió, en 1979. Ahora encuentra el argumento en el enriquecimiento de uranio que está haciendo Irán para obtener electricidad.

- ¿Se repite con Irán lo que hizo EEUU con otros países?
- Es historia conocida. Algo similar pasó cuando EEUU invadió Irak hace tres años, utilizando los mismos argumentos con los que ahora pretende someter a Irán. Este país no tiene tecnología ni armas nucleares de ningún tipo. En igual sentido, EEUU le pedía a Irak que demuestre que no lo tenía. Con el caso de Irán se repite el escenario que se preparó para Irak, que nada tenía que ver con demostrar que Saddam Hussein disponía de armamento nuclear.

- ¿Qué puede pasar de aquí en más?
- Habrá un debate estéril sobre lo que tiene o no tiene Irán en materia nuclear, porque el real interés de EEUU es destruir la revolución, por cuestiones geoestratégicas y geopolíticas.

- ¿El problema entre EEUU e Irán es la más peligrosa de las crisis potenciales en el mundo?
- Lo es, porque EEUU puede llegar a invadir Irán de la misma manera que lo hizo en Irak, con consecuencias impredecibles.

- ¿Cuál es el camino o una de las vías para encontrar una solución negociada?
- Además de lo que sostiene Alemania, en el sentido de que hay espacio para el diálogo con Irán, es Rusia el país que mejor relación tiene con el gobierno del presidente Mahmud Ahmadinejad. En este conflicto hay varias cartas en juego. Desde el interés de EEUU de destruir el gobierno iraní. El avance del líder mundial en Afganistán situó a EEUU en las fronteras con Rusia, a la que se ve como imperio. Y si EEUU logra hacer pie en Irán, además de Irak, estaría con mayor frontera con Rusia, respecto de oleoductos y gasoductos,y afianzaría su estrategia geopolítica. Si bien el diálogo entre los países grandes y los que aspiran a serlo es lo más atinado, con la mentalidad de EEUU parece un diálogo de sordos.

- ¿Qué le interesa a EEUU?
- Como se dijo en algún momento, con total precisión: "EEUU actúa unilateralmente cuando puede y militarmente cuando debe". O sea, si puede conseguir consenso para invadir Irak, lo busca. Caso contrario no busca el consenso internacional y lo hace por fuera de las Naciones Unidas. Esa es la realidad de lo que ocurre con la máxima potencia mundial.

Tamaño texto
Comentarios