Las lluvias torrenciales en la región elevaron la cota de El Cadillal

En un corto período de tiempo, el embalse se llenó obligando a abrir las válvulas de descarga. Colmatación con sólidos

10 Feb 2018
1

Las imágenes satelitales son una herramienta invaluable a la hora de detectar, mensurar y analizar cambios en el paisaje, en el uso del suelo, en la evolución de procesos naturales o en el seguimiento de actividades humanas.

La Sección Sensores Remotos y SIG de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (Eeaoc) periódicamente explora y estudia imágenes satelitales de la Provincia de Tucumán y alrededores, detectando y analizando distintos procesos agrícolas y naturales. En este caso se pudieron obtener dos imágenes satelitales del dique El Cadillal, oficialmente Dique “Celestino Gelsi”, ubicado en el departamento Tafí Viejo, en un corto período de tiempo. Esto permitió constatar el efecto de las lluvias torrenciales acontecidas en la región entre el 22 de enero y el 2 de febrero pasado, que llevaron a la necesidad de abrir las válvulas de descarga, conocidas como “Cola de Novia” del dique.

La imagen del 22 de enero fue tomada por el satélite estadounidense Landsat 8, sensor OLI; mientras que la del 2 de febrero fue registrada por el satélite europeo Sentinel 2b, sensor MSI. Ambas imágenes son multiespectrales y operan en el rango de la luz visible al infrarrojo cercano. Al observarlas, rápidamente detectamos la diferencia de superficie del espejo de agua. En sólo 11 días, de una superficie de 503 ha pasó a cubrir un área de 950 ha (Figura1).

Al momento de la finalización de la construcción del dique se calculaba que, a la cota de 607,5 m. s.n.m. umbral del vertedero, la superficie del agua embalsada sería de 1.295 ha, solo 345 ha más que lo calculado en la imagen del 2 de febrero.

Según datos tomados de la red de estaciones meteorológicas de la Sección Agrometeorología de la Eeaoc en la estación Benjamín Paz, situada aguas arriba del dique, desde 1 de noviembre de 2017 al 21 de enero de 2018 se registraron 217,1 mm en 82 días (Figura 2); mientras que entre el 22 de enero y el 2 de febrero de 2018, el registro fue de 132,6 mm en 12 días. La concentración y la torrencialidad de las lluvias en el segundo período considerado determinaron el aumento de la superficie del espejo de agua.

El dique El Cadillal provee de energía eléctrica a través de una línea de alta tensión de 132 KV, dispone de una planta potabilizadora, que provee el 56% del agua consumida por la ciudad de San Miguel de Tucumán. Unos 7 km aguas abajo, se construyó también el dique compensador La Aguadita, que facilita el riego de aproximadamente 35.000 ha, aunque se había previsto regar hasta 50.000 ha.

A través del “sistema de La Aguadita” se riegan en su mayoría cultivos de caña de azúcar, cítricos, granos y hortalizas, a la que se suman las hectáreas regadas con tomas rústicas o sistemas de bombeo desde el mismo Río Salí a lo largo de su trayecto hasta el lago de Río Hondo. La utilización de las aguas del embalse está regulada por el Tratado del Río Salí, firmado por las provincias de Tucumán y Santiago del Estero que limitan el uso de las aguas que puede hacer la provincia en que está ubicada.

Aguas arriba del embalse, el avance de la agricultura ha causado la erosión masiva de terrenos, que llevan una gran cantidad de sedimentos hacia el Salí. En años de excepcional aumento del contenido de sedimentos en el agua de toma, se ha dispuesto una balsa desde la cual se bombea directamente al cuenco del aliviador, para alimentar la planta de potabilización de agua con menor contenido de materiales en suspensión.

En Esta Nota

El Cadillal
Comentarios