Muerte, drogas y dinero: las frases más fuertes del diálogo entre el sicario tucumano y un jefe narco

Una serie de escuchas reveladas por LA GACETA muestran cómo se gestaron algunos de los crímenes de la guerra narco que se desató en Orán.

22 Jul 2017
1

En Orán, al norte de la provincia de Salta, se desató una guerra narco. Y entre los encargados de llevarla a cabo se encuentran sicarios tucumanos. Ellos son los que ejecutan las órdenes, cuando los capos narcos deciden terminar con la vida de alguno de sus enemigos. Por estos “trabajos” cobran entre U$S 15.000 y U$S 20.000.

LA GACETA reveló una serie de escuchas que realizó la Justicia. En ella participan un narco que está detenido en el penal de Güemes y un sicario tucumano. En ella se refieren, aparentemente, al ataque que sufrió Adrián Ricardo Gerónimo. Un hombre desconocido lo esperó en la puerta de su casa y le disparó al menos seis veces. Recibió cinco balazos, pero logró sobrevivir.

También hablan sobre un supuesto ataque que deberían realizar. Esa tarea, según confiaron fuentes judiciales, se trataría de uno o varios homicidios por encargo.

Acá van algunos de los fragmentos más fuertes de la transcripción de las escuchas:

El ataque Gerónimo:

- NARCO: quiero hablar despacito porque no quiero quemar la plaza. Está todo mal, está todo tenso con él…

- SICARIO: hermanito, cuando él se ha bajado del auto yo estaba, yo estaba solo…

- NARCO: ¿pero no le pudiste dar uno en la cabeza?

- JAVIER: se cubría… Hermano, fue todo rápido. El vago se ha bajao rápido del auto y cuando lo estaba estacionando yo me bajé. Crucé de una el tutú (auto) ¿viste? Y ahí le empecé, él ya estaba pasando la reja. Pero li tirao seis hermano, seis en el mate y el vago se hacía (movía) como quirquincho.

- NARCO: cuatro nomás…

- SICARIO: bueno pero seis li tirao digo yo… pero qué va ser. O sea con lo que yo li aplicao esa gente ya no jode más, o no es así. Esa gente no jode.

Un nuevo “encargo”:

- NARCO : ¿sabe que ha pasao’ ahora? Hay otro clientito que ha salido de la cárcel hace un par de días

- SICARIO: ajá…

- NARCO: y con él también ta’ todo mal: ¿me entiende?

- SICARIO: ajá…

- NARCO: no sé cómo podemos hacer, po. Por ahí eso ta’ ma’ fácil. Y bueno sería cuestión de que yo hablé con él…

La muerte “pegada a la espalda”

SICARIO: pero uno es precavido. Anduve mucho tiempo mejicaneando.

- NARCO: Sí

- SICARIO: Y yo en ese tiempo que anduve mejicaneando, que no mejicaneaba aquí, mejicaneaba en otro lado. Andaba recontra mil precavido porque uno sabe qué puede esperarse.

- NARCO: Claro…

- SICARIO: Sabe que a la muerte… A la muerte la tiene pegada ahí a la orilla de la espalda. ¿Me entendés?

- NARCO: Sí.

- SICARIO: porque todo vuelve.


Comentarios