Gils Carbó negó haber pensado en echar a Nisman

La jefa de los fiscales elevó un informe oficial

02 Jun 2017
1

BUENOS AIRES.- La procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, negó en un informe oficial una versión que circula desde la muerte del fiscal federal del caso AMIA, Alberto Nisman, producida hace más de dos años en un departamento de Puerto Madero.

“Nunca pensé en removerlo de la UFI (siglas de “Unidad Fiscal de Investigación”) del caso AMIA”, indicó la jefa de los fiscales federales, al declarar -por escrito- como testigo en la causa que busca determinar si el magistrado se quitó la vida de un disparo, si fue inducido a hacerlo mediante presiones o si fue asesinado a quemarropa.

Nisman apareció con un tiro en la cabeza en el baño de su casa el 18 de enero del 2015, cuatro días después de haber presentado una denuncia penal contra la entonces presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, y contra funcionarios de su gabinete, debido a un presunto encubrimiento a espías iraníes vinculados con el atentado de la AMIA, que produjo la muerte de 85 personas en 1995.

Una de las hipótesis es que Nisman fue asesinado, ya que al día siguiente iba a brindar un informe de su pesquisa ante el Congreso.

La investigadora original del caso, la ya jubilada fiscal federal Viviana Fein, no descartaba la posibilidad de un suicidio o suicidio inducido. En los pasillos tribunalicios existía el rumor de que Nisman había “apurado” su presentación contra Cristina porque iba a ser desplazado de la causa por la voladura de la AMIA. De hecho, hay diversas pruebas que confirmarían la decisión del magistrado de regresar de manera anticipada al país de Europa, donde estaba de vacaciones con una de sus hijas, para concretar la demanda.

El viernes, el fiscal federal Eduardo Taiano, quien ahora lleva adelante la pesquisa por el deceso de Nisman, recibió una declaración por escrito con respuestas de Gils Carbó.

La jefa del Ministerio Público nacional Gils Carbó negó haber pensado en “remover” al fallecido magistrado de su cargo. También desmintió las supuestas reuniones con miembros del Poder Ejecutivo Nacional -entonces de signo kirchnerista- y rechazó que le hubieran pedido el desplazamiento de Nisman. Aclaró sin embargo que sí hubo requerimientos de ese tipo por parte de la agrupación Memoria Activa, aunque esta organización objetó también a otros funcionarios judiciales.

Sobre Lagomarsino

Gils Carbó también fue consultada por la contratación del supuesto especialista en informática, Diego Lagomarsino, para ser parte del equipo que trabajaba junto al fiscal en la investigación del atentado ocurrido en 1994. “No lo conocía, supe que prestaba servicios en la UFI-AMIA cuando se hizo público”, remarcó la procuradora general de la Nación. Añadió que su contratación había sido decidida por el propio Nisman.

“El titular de la UFI-AMIA decidía los gastos necesarios para (esa repartición) y seleccionaba el personal y los remitía a la procuración”, sostuvo Gils Carbó en otra de las respuestas.

Aportó además información respecto de las medidas adoptadas para reforzar la custodia de Nisman, luego de que tomara conocimiento de que el fiscal había sido amenazado -antes de denunciar a la ex Presidenta-. Gils Carbó remarcó los últimos dos ofrecimientos que le hizo a Nisman para incrementar su personal para seguridad, y citó entrevistas a medios de comunicación para respaldar sus dichos. En otro párrafo, el fiscal federal Taiano le consultó sobre los pedidos de licencia y sobre los viajes que efectuó en funciones el fallecido titular del caso AMIA.

Fuentes cercanas a la pesquisa aseguraron que la procuradora general de la Nación advirtió que sólo un viaje no fue autorizado. Según su versión, la negativa se debió a que Nisman pretendía viajar en una clase superior a la que se les asignaba a los representantes del Ministerio Público Fiscal cada vez que salían del país. (Télam)

Comentarios