Una película revela el mundo de personajes, obsesiones y sueños que encierra el limón

La dirige Gabriel Medina y se estrenará este año. La increíble búsqueda del “súper limón”.

23 May 2017

“Intentamos contar historias de vida, trabajamos con personajes que hablan de la cultura de la citricultura”, explicó a LA GACETA el director Gabriel Medina, quien acaba de terminar de rodar la película “El limón sobrevive a la tristeza”. El filme, cuyo nombre es tentativo, se estrenará durante el Festival del Limón de Tafí Viejo y en el próximo Tucumán Cine, pero ahora está en la etapa de posproducción.

Tucumán produce 1.3 millón de toneladas de limones al año, de las que exporta 300.000, envía 70.000 al mercado interno e industrializa el resto. El boom del limón y su posibilidad de que ingrese a Estados Unidos ha puesto al fruto en las tapas de los diarios, más allá de la importancia que posee en la economía local. Pero la realización cinematográfica no trata sobre la dimensión económica de este citrus.

“El eje principal son los personajes que deambulan por detrás de esta industria. Hay personajes de características extraordinarias que se mantienen en la periferia, al costado del camino, lejos del mundo del comercio y la exportación; son los héroes de una cultura para muchos desconocida. Este filme trata de pasiones, de historias de gente obsesionada por este fruto”, insiste una y otra vez el director de “Los Paranoicos” (2008) y “La araña vampiro” (2012), acompañado por los productores de Centro Audiovisual Municipal de Tafí Viejo (Camtv) y Rispo Films, Nicolás Capola y Sebastián Perillo.

Detalles y motivaciones 

El filme se rodó entre la capital, Tafí Viejo, Lules. Yerba Buena y Famaillá. Hay una serie de entrevistas a pioneros de la citricultura como Hernán Salas, Beatriz Stein, Alfredo Guzmán, Jorge Palacios, Pety Blanco, José Luis Foguet y José Luis Palacios. Otra de las entrevistas es a Antonio Bellomio, trabajador que nació en la pobreza y llegó a ser un reconocido ingeniero agrónomo. Igualmente, se exhibe el proceso desde la cosecha hasta la industrialización; mientras que no faltan las imágenes de la Estación Experimental Obispo Colombres.

“Observé a algunos tucumanos cuya pasión se concentra en el amor por el limón de manera casi irracional, hasta fanática. Están movidos por una pasión y a través de ellos la película pretende retratar un mundo ignoto, donde muchos están obsesionados con la creación del citrus perfecto. Esto último es lo que generó en mí una necesidad de desentrañar los cómo y los por qué. Desde hace décadas y mediante antiguas técnicas de microinjerto hay gente obsesionada con manipular la naturaleza centrándose en la búsqueda de algo utópico e imposible: un súper limón” describió Medina.

Producción

La realización está organizada en entrevistas, diálogos y relatos en off. Y cuenta con el respaldo del Incaa. Con el Centro Audiovisual Municipal de Tafí Viejo (Camtv) en el rol de productor es la primera vez que un municipio se inscribe como productora ante el Incaa, describieron Capola y Perillo. “El documental no es publicitario ni institucional”, aclaró Montserrat Luna (Camtv).

Lo del término tristeza se explica a partir de un virus que provocó una devastación producida por la enfermedad en los años 1930 y así la bautizaron en Brasil, en particular. La tristeza afectó a los citrus más dulces como el pomelo, la naranja y la mandarina, pero no al limón.

Montserrat Luna informó que hay 19 proyectos en la provincia que tienen algún tipo de ayuda del Incaa: documentales, ficciones para cine y concursos de TV digital. Entre todos suman más de 45 millones de pesos y Tucumán por primera vez aportaría casi un 10% de ese porcentaje, con la idea de convertir al polo audiovisual en industria, generando mano de obra calificada.

Comentarios