Quién es “Darío”, el dueño de la casa donde fue hallada Araceli Fulles - LA GACETA Tucumán

Quién es “Darío”, el dueño de la casa donde fue hallada Araceli Fulles

Declaró tres veces en la causa. En una de sus presentaciones reconoció haber tenido relaciones con la joven. Está prófugo.

28 Abr 2017
1

IMAGEN TOMADA DE TN.COM.AR

Diego Gastón Badaracco, conocido por todos como “Darío”, vive en la casa donde apareció el cuerpo de Araceli Fulles. Actualmente prófugo, el hombre reconoció haber tenido relaciones sexuales con la joven de 22 años que estuvo casi un mes desaparecida.
Badaracco tiene cuatro antecedentes penales y está en la mira de los investigadores desde el primer día por ser la última persona que vio con vida a Araceli.
Su casa ya había sido allanada al principio de la investigación y declaró tres veces en la causa. Además, había peritado el corralón donde trabaja y encontraron restos de ADN de la joven.
La fiscal volvió a interrogarlo y explicó la aparición de ADN argumentando que tuvo relaciones sexuales “consentidas” con ella, pero que a la medianoche se había ido.
La fiscal volvió a ordenar un allanamiento a su casa y cuando llegaron el domicilio Badaracco ya no estaba. El operativo fue más extenso que el anterior y los perros policías se detuvieron en la parte de atrás del domicilio, que estaba casi destruída, y había sido ignorada en el primer allanamiento, informaron altas fuentes de la investigación.
Los agentes llevaron palas y encontraron lo peor: un cuerpo aparentemente de mujer, descuartizado, tapado con call y cemento.
La descomposición del cuerpo impidió un reconocimiento en el momento y se aguardan resultados para saber si se trata o no de Araceli Fulles. Sin embargo, la familia reconoció los tatuajes de la joven.

Diego Gastón Badaracco, conocido por todos como “Darío”, vive en la casa donde apareció el cuerpo de Araceli Fulles. Actualmente prófugo, el hombre reconoció haber tenido relaciones sexuales con la joven de 22 años que estuvo casi un mes desaparecida.

Según reproduce el sitio TN, Badaracco tiene cuatro antecedentes penales y está en la mira de los investigadores desde el primer día por ser la última persona que vio con vida a Araceli.

Su casa ya había sido allanada al principio de la investigación y declaró tres veces en la causa. Además, había peritado el corralón donde trabaja y encontraron restos de ADN de la joven.

La fiscal volvió a interrogarlo y explicó la aparición de ADN argumentando que tuvo relaciones sexuales “consentidas” con ella, pero que a la medianoche se había ido.

La fiscal volvió a ordenar un allanamiento a su casa y cuando llegaron el domicilio Badaracco ya no estaba. El operativo fue más extenso que el anterior y los perros policías se detuvieron en la parte de atrás del domicilio, que estaba casi destruída, y había sido ignorada en el primer allanamiento, informaron altas fuentes de la investigación.

Los agentes llevaron palas y encontraron lo peor: un cuerpo aparentemente de mujer, descuartizado, tapado con call y cemento.

La descomposición del cuerpo impidió un reconocimiento en el momento y se aguardan resultados para saber si se trata o no de Araceli Fulles. Sin embargo, la familia reconoció los tatuajes de la joven.

Comentarios