CRISIS INSTITUCIONAL

Jaldo insta a superar las tensiones en Yerba Buena

“Lo que pasó, pasó. Hay que mirar para adelante”, pidió Zelaya, presidente del cuerpo. “Si no nos escuchan, volveremos a ponernos fuertes”, advirtió el peronista Aguirre. El vicegobernador recibió a las nuevas autoridades del Concejo Deliberante, opositoras a la gestión del intendente radical Campero.
Compartir
IMAGEN SUGESTIVA. En el mitin entre Jaldo y ediles estuvo el radical García. prensa legislatura

Escribió que el encuentro había sido positivo. Y que estaban trabajando por los vecinos de Yerba Buena. No obstante, podría suponerse que ese texto no estuvo dedicado sólo a aquellos ciudadanos. Podría pensarse que se trató, también, de un mensaje político. El vicegobernador Osvaldo Jaldo contó ayer en su cuenta en Twitter que había recibido, en la Legislatura, a cuatro concejales de esa ciudad: Héctor Aguirre y Walter Aráoz -del peronismo- y Benjamín Zelaya y Maximiliano García -del radicalismo-. Se sacaron una foto, para la que posó, también, el legislador Ariel García, vicepresidente segundo de la Cámara. García había sido señalado por el intendente Mariano Campero, por sus funcionarios y por la cúpula del Acuerdo para el Bicentenario como uno de los autores de una campaña de desestabilización de ese municipio.

Jaldo felicitó a Zelaya y a Aguirre, quienes el martes triunfaron en la elección de renovación de autoridades del Concejo yerbabuenense, al obtener la presidencia y la vicepresidencia segunda del cuerpo, respectivamente (el viceprimero es el radical Lucas Cerúsico). Dejaron en el camino a los ediles Javier Jantus, Marcelo Rojas y José Macome, ligados a Campero.

Zelaya anticipó que durante su mandato dotará al Concejo de una impronta participativa. “Queremos que los vecinos se sientan representados. Vamos a agilizar sus inquietudes. Para eso, saldremos a los barrios y haremos ordenanzas que mejoren la calidad de vida”, expresó. Dijo que el objetivo de la reunión fue el de “fortalecer un canal de diálogo con la Casa de Gobierno y la Legislatura”. “Lo que pasó, pasó; es hora de mirar hacia adelante”, cerró. Aguirre desestimó las menciones a un supuesto complot, y aseguró que, simplemente, buscaron que Zelaya fuera presidente del cuerpo. “Seremos una oposición constructiva. Pero si no nos escuchan, volveremos a ponernos fuertes. Mariano (Campero) tiene funcionarios que se dedican a sus negocios y profesiones. No trabajan a la par de él, las 24 horas. Eso no es bueno; la ciudad necesita empleados full time”, opinó.

Jaldo sostuvo que la Provincia acompañará la gestión del intendente. “Coincidimos con los concejales en que tenemos que trabajar juntos: los municipios, la Provincia y la Nación. Hablamos de que es necesario reforzar la institucionalidad y asegurar la gobernabilidad; es importante que el Concejo funcione, se abra para todos los vecinos y que esté a la par del intendente para sacar las ordenanzas que tiendan a mejorar la calidad de vida”, señaló. “Venimos acompañando a Campero con asistencia económica para asegurar la paz social, para que pueda pagar los sueldos y garantizar los servicios básicos, como la recolección de residuos”, remarcó el tranqueño.

En pausa

Debido a que en el último debate del Concejo no hubo acuerdo para extender el período ordinario de sesiones, la asunción de Rodolfo Aranda, quien desde hace un mes, aproximadamente, debe ocupar la banca que ha dejado vacía Lisandro Argiró, podría pasar para marzo del año que viene.

“Ese tema debería haber sido el primer punto del orden del día. Como no lo incluyeron, yo me abstuve de votar. Estaba asqueado. Ahora, deberíamos hacer una sesión especial para hacerlo asumir; él representa a un sector de la sociedad. La única alternativa que queda es que el intendente nos convoque”, razonó Cerúsico.

Anteayer -incluso- se conoció un fallo de la Sala I de la Cámara Contencioso Administrativa sobre ese tema, que resolvió no hacer lugar a la medida cautelar que habían solicitado los cuatro ediles opositores. Durante la disputa por la elección de autoridades, Jantus había resuelto desplazar a Zelaya de la presidencia de la comisión de Peticiones y Poderes, con el argumento de que tenía retenido el expediente de Aranda. Por esa acción, el grupo interpuso una demanda. Pero el vocal Horacio Ricardo Castellanos consideró que la solicitud no debía prosperar.

“Creo que ha terminado un conflicto del propio Concejo Deliberante. Y espero que, ahora, esa institución comience a funcionar. Hablé con las nuevas autoridades para felicitarlas. Mi obsesión es trabajar por Yerba Buena. Los intereses de mi gobierno son los de la comunidad”, declaró el intendente de esa ciudad, el radical Mariano Campero, tras ser consultado sobre la renovación de autoridades de ese órgano legislativo, en la que perdieron los ediles con los que él simpatizaba.

Luego se le preguntó por la reunión en la que el vicegobernador y presidente de la Legislatura, Osvaldo Jaldo, recibió a los cuatro opositores. “Me parece bien. Se trata de una reunión política. Están en su derecho”, contestó de manera escueta el referente del Acuerdo para el Bicentenario.

Campero, no obstante sí se explayó acerca de la banca vacía, y consideró que el radical Rodolfo Aranda ya debería haber asumido en lugar de Lisandro Argiró. “Aranda debería haber asumido hace tiempo. No voy a entrometerme en sus asuntos (en alusión al Concejo). Le he dado autonomía a ese cuerpo, como corresponde”, consideró el intendente.

Más como esto
Etiquetas de esta nota