ENERGÍA ELÉCTRICA

EDET reclama un aumento de tarifa del 35%

En una audiencia pública, la compañía pidió que la actualización se aplique de inmediato y en un solo escalón
Compartir
FUERTE CUSTODIA. Durante la audiencia en el Caviglia no hubo incidentes, pero sí una gran presencia policial. la gaceta / foto de jorge olmo sgrosso

La tarifa de la luz eléctrica en Tucumán podría aumentar, en promedio, el 35%, con variaciones según las diferentes categorías de usuarios, si prospera el pedido que presentó ayer la empresa distribuidora del servicio EDET, en la audiencia pública que se desarrolló en el teatro Orestes Caviglia. Además de las autoridades de EDET participaron del debate, que convocó el Ente de Control y Regulación de los Servicios Públicos de Tucumán (Ersept), organizaciones de usuarios; el defensor del Pueblo, Fernando Juri Debo, y parlamentarios de la oposición.

La compañía distribuidora pidió al organismo de control que el incremento tarifario se aplique de manera inmediata y en un sólo escalón. No obstante, el Ersept aclaró que esto lo definirá en los próximos siete días. En este lapso, estudiará los planteos de las organizaciones de usuarios y de la Defensoría del Pueblo, que reclamaron al ente regulador de los servicios públicos que el aumento de la luz se concrete después del verano. Sobre este punto, Santiago Yanotti, vocal del Ersept, advirtió que el reajuste podría aplicarse entre fines de febrero y principios de marzo de 2017. “Trataremos de tener en cuenta todos los planteos, siempre preservando la sustentabilidad del servicio”, consideró el funcionario del Ersept.

Luego de la audiencia pública, que se extendió cerca de media hora, el gerente general de EDET, Günther Hofmann, explicó que los análisis técnicos de la empresa, para garantizar la distribución de energía, en un marco de quita secuencial de los subsidios del Estado nacional a la distribución de energía, determinaron la necesidad de una suba del 35% en las tarifas finales. “Nuestro estudios nos dan el 35% para el actual período de revisión tarifaria, que terminará en agosto de 2020. Creemos que nos permitirá tener claridad y certidumbre, considerando las emergencias que hubo, así como el congelamiento de las tarifas durante los años anteriores”, argumentó, en una charla con LA GACETA.

A la falta de actualización tarifaria, vigente durante la administración kirchnerista, Hofmann le agregó la suba de los costos operativos que afronta la distribuidora para prestar el servicio y la presión impositiva de Tucumán. “La tarifa tiene tres componentes: el costo de abastecimiento, que es ajeno a la distribuidora y que se traslada al cliente con incidencia exacta mediante pass through (actualización automática); el Valor Agregado de Distribución (VAD), que es propio de la empresa y que se actualiza por audiencias públicas o consultas públicas documentadas, cuando hay que ajustarlo por efectos de la economía; y los impuestos, que en la provincia son elevados”, sostuvo el gerente general del EDET.

Inversiones y costos

Por otro lado, Hofmann también señaló que EDET tiene previsto desarrollar un programa de inversiones para mejorar el funcionamiento del servicio en Tucumán. “Queremos comprometer un plan de inversiones, por un monto aproximado de U$S 129 millones, para la expansión del sistema de distribución. Además, tenemos previsto inversiones en instalaciones de transmisión. Para ello vamos a trabajar en cuatro estaciones transformadoras, mediante acuerdos con la Provincia”, recalcó. Además, insistió en que sin la actualización de las tarifas de luz, “será difícil concretar estas inversiones”. “Hubo muchos años en los cuales se congelaron las tarifas, y la distribuidora no pudo hacer las inversiones que se requerían. A pesar de ello, se hicieron los esfuerzos para sostener el sistema”, manifestó Hofmann.

A principios de este año, EDET afrontó la quita parcial de los subsidios que recibe del Estado nacional. Esto impactó sobre las tarifas finales de los usuarios que, en promedio, aumentaron un 200% en Tucumán. “La quita de subsidios en el país no fue total, sino parcial y los montos que aún destina el Tesoro al abastecimiento de energía siguen siendo elevados. Por esta razón, según trascendió en los medios de comunicación, y en las audiencias públicas de otras provincias, el Gobierno nacional avanzará con la quita de subsidios durante 2017”, advirtió el gerente.

Desde el Ersept coincidieron en que la reducción de subvenciones nacionales podría continuar de modo secuencial hasta que el megavatio/hora, la unidad de medida de la energía, alcance un valor de equilibrio. Yanotti explicó que la reducción de subsidios a la distribución de energía elevó el precio del megavatio/hora, que EDET paga al momento de comprar energía, de $ 70 a $ 300. “El Gobierno tiene estimado el punto de equilibrio en un valor aproximado de $ 1.200 el megavatio/hora. Por lo tanto, es muy probable que el Gobierno avance en forma gradual, con la quita de subsidios, durante toda la gestión, hasta alcanzar ese objetivo”, proyectó el funcionario.

ombudsman 
solicitan que la suba sea después del verano
El defensor del Pueblo, Fernando Juri Debo, reclamó que la suba tarifaria del servicio de luz se aplique después del verano, para no afectar a los usuarios en un período de elevada de demanda, por las altas temperaturas. “La quita de subsidios (a la distribución de energía) impactó fuertemente en las facturas de luz. Por lo tanto, vamos a exigir que, si hay un aumento en las tarifas, se haga cuando pase el período estival, es decir entre mayo y junio. No queremos que los bolsillos de los usuarios sufran cada vez que hay una audiencia pública”, cuestionó el funcionario durante la audiencia pública para discutir la suba tarifaria que EDET solicitó al Ente de Control y Regulación de los Servicios Públicos de Tucumán (Ersept). El funcionario sostuvo que pedirá una ampliación de la tarifa social, que la empresa distribuidora EDET destina para usuarios de bajos recursos. “Hubo un buen trabajo del Ersept al incorporar casi 80.000 beneficiarios más a la tarifa social. Pero pedimos que se incluya también a quienes necesitan la luz por sufrir una enfermedad, ya que, muchas veces, por tener un familiar con sueldo alto, se quedan sin el beneficio”, recalcó. Sobre este aspecto, Juri Debo exigió que la tarifa social se asigne de manera inmediata a quienes la necesiten. “Muchas veces hay demoras o consultas. No está bien que los usuarios tengan que esperar dos o tres meses”, subrayó. Por su parte, organizaciones sociales y de usuarios criticaron el mecanismo de audiencia pública, por ser un debate no vinculante. “Repudiamos esta metodología porque viola nuestros derechos. El Ersept postergó el debate de una tarifa justa, equitativa y sustentable”, dijo Mirian Suárez, del foro de organizaciones políticas, sociales y culturales. 

Ombudsman 
Solicitan que la suba sea después del verano

El defensor del Pueblo, Fernando Juri Debo, reclamó que la suba tarifaria del servicio de luz se aplique después del verano, para no afectar a los usuarios en un período de elevada de demanda, por las altas temperaturas. “La quita de subsidios (a la distribución de energía) impactó fuertemente en las facturas de luz. Por lo tanto, vamos a exigir que, si hay un aumento en las tarifas, se haga cuando pase el período estival, es decir entre mayo y junio. No queremos que los bolsillos de los usuarios sufran cada vez que hay una audiencia pública”, cuestionó el funcionario durante la audiencia pública para discutir la suba tarifaria que EDET solicitó al Ente de Control y Regulación de los Servicios Públicos de Tucumán (Ersept). El funcionario sostuvo que pedirá una ampliación de la tarifa social, que la empresa distribuidora EDET destina para usuarios de bajos recursos. “Hubo un buen trabajo del Ersept al incorporar casi 80.000 beneficiarios más a la tarifa social. Pero pedimos que se incluya también a quienes necesitan la luz por sufrir una enfermedad, ya que, muchas veces, por tener un familiar con sueldo alto, se quedan sin el beneficio”, recalcó. Sobre este aspecto, Juri Debo exigió que la tarifa social se asigne de manera inmediata a quienes la necesiten. “Muchas veces hay demoras o consultas. No está bien que los usuarios tengan que esperar dos o tres meses”, subrayó. Por su parte, organizaciones sociales y de usuarios criticaron el mecanismo de audiencia pública, por ser un debate no vinculante. “Repudiamos esta metodología porque viola nuestros derechos. El Ersept postergó el debate de una tarifa justa, equitativa y sustentable”, dijo Mirian Suárez, del foro de organizaciones políticas, sociales y culturales. 

Etiquetas de esta nota