Cartas de lectores

16 Sep 2016

La ruta 338

Quisiera destacar el trabajo realizado por el personal de la Dirección Provincial de Vialidad (DPV) que se encuentra en la localidad de San Pablo, por los arreglos que realizaron en el tramo de la ruta 338, desde la rotonda hasta el cruce con la Solano Vera. Realmente quedó muy prolijo el trabajo, y lo más importante es que devuelve tranquilidad a todos los que usamos esa arteria diariamente. Pero tengo una pregunta en tono de reclamo. Las elevaciones que quedan en las uniones (especie de lomos de burro) entre el pavimento y la cinta asfáltica, por ejemplo, en la rotonda de San Pablo, y al frente de una embotelladora cerca del Barrio San Martín ¿se hicieron a propósito o es una falla en la construcción? ¿Eso se puede solucionar? Los amortiguadores de los vehículos estarían agradecidos.

Ariel Latina

Pasaje Salcedo 271

Lules


Asociación ilícita

imputar a la ex presidenta y en varias oportunidades para condenar a civiles y militares integrantes de la dictadura militar; aparece la mágica figura de la “asociación ilícita”, la que fundadas críticas ha merecido por parte de la doctrina penal, atribuyendo justificadamente que se trata de un saco roto donde van a parar casos que no superan la mera complicidad en uno o varios hechos. El contenido gaseoso de la figura penal, la que sin duda vulnera principios constitucionales como la identificación precisa del tipo legal y el principio de reserva -ya que el delito queda configurado por la mera asociación-, tienta a los operadores a apelar a esta figura con fines espurios, tal como alcanzar lucimiento mediático, orfandad de recursos de la acusación o valladar a las excarcelaciones. No es el presente el espacio para un desarrollo más exhaustivo, pero basta concluir con que el Código Penal no necesita de este tipo legal arbitrario, represivo e injusto, para administrar Justicia.

Víctor Manuel Rougés

[email protected]


Incentivo docente

El incentivo docente tiene un significado especial que excede lo meramente monetario, aun si ayuda a paliar los magros sueldos de los maestros, sobre todo en estos tiempos en el que la inflación hizo añicos el poder adquisitivo de la clase trabajadora. El incentivo docente representa la lucha docente, ardua y sacrificada, que incluyó la Carpa Blanca, que quedó como un hito en la historia del sindicalismo docente argentino. Por ello, constituye un orgullo para muchos de los colegas que se iniciaron y ejercieron esta bendita profesión durante ese período. Pero esto pareciera que los gobiernos de turno de nuestra provincia no lo entienden así, ya que desde hace tiempo dicha conquista es abonada en forma arbitraria, de modo que se debe estar adivinando la fecha de su depósito. En esta última oportunidad, los docentes volvimos a sufrir este tipo de desconsideración -por llamarlo de alguno modo- sin que nadie diera satisfacciones reales sobre el motivo por el cual fue depositada sólo una parte. De una buena vez el gobierno debe tomar en serio su depósito conjuntamente con el sueldo y comprender que el mismo no es una dádiva hacia los maestros y profesores. Es un derecho, y como tal debe ser respetado. Aunque parezca pretencioso y rebuscado, cabe decirle al gobierno escolar que estuvo muy bien sus saludos por el Día del Maestro. Pero, lamentablemente, actuaciones como la narrada anteriormente hacen sentir que el docente es violentado en su dignidad como trabajador. Por más que nos feliciten y nos digan que somos parte esencial del sistema, cuando resulte conveniente, es la sensación que queda y que crea un gran descontento.

Hugo Marcelo Brito

[email protected]


Juegos paralímpicos

El deporte es juego, placer, diversión. Difiere de otros pasatiempos en que casi siempre se realiza al aire libre e incluye alguna habilidad, destreza o fortaleza. Entonces si un deporte divierte al que lo juega, ya ha cumplido su fin. También sirve para inducir a tomar el camino de sanas disciplinas. Sirve para algo más. Para fascinarnos con las proezas de todos y cada uno de los atletas que participan en estos maravillosos juegos para personas con dificultades. Personas que con anhelo constante de superación han trabajado durante años -pese a sus múltiples contrariedades y contratiempos en la vida- en sus cuerpos con la gimnasia, con el ejercicio, con la perseverancia y el tesón. Muchos se fanatizan exigiendo a su ídolo lo insuperable, el campeonato, la cumbre. A mí me encanta ver a estos atletas a quienes muchas veces les cuesta insertarse en la sociedad como personas útiles representar a su país demostrando que a pesar de cualquier obstáculo siempre se puede. Y viene al caso recordar una enseñanza de Platón, una de las lumbreras de nuestra civilización: “la buena educación da al cuerpo y al alma toda la belleza y la perfección de que son capaces”, y son ellos los atletas minusválidos los que dedican su tiempo, sus esfuerzos y su saber a esta educación. No debemos olvidar y menos el Estado que la recuperación y habilitación del discapacitado es tarea a favor del bien común cuya custodia se confía a los gobernantes. Muchos requieren elevarse sobre sí mismos para competir; son, ante todo y sobre todo, “hombres, seres humanos con problemas”. No debemos perder de vista esa dignidad, esa corona, ese soplo de ser hecho a imagen y semejanza de Dios. Rescatemos siempre su dignidad. Los discapacitados tienen derecho a varios o muchos pasos adelante para correr en igualdad de condiciones.

Jorge B. Lobo Aragón

[email protected]


Libertades

Es indudable que la esencia de toda democracia es la libertad, tal como lo demuestran las naciones desarrolladas, y que implica, entre otras cosas, la libertad de culto y de elección. Lo primero está establecido en el artículo 14 de la Constitución; empero el artículo 37 determina el voto obligatorio, demostrando que, para unas cosas somos libres y para otras no. Ese artículo de constricción libertaria es el origen de la corrupción y en el que se basan las personas inescrupulosas para explotar la ignorancia, como lo demuestran los hechos en todo el territorio, sobre todo en esta provincia. En consecuencia, lo único que se demanda es el cambio de una sola palabra diciendo: “el sufragio es universal, igual, secreto y libre”, porque actualmente dice: “el sufragio es universal, igual, secreto y obligatorio”. El artículo 38 es superficial, que bien puede explicitarse mediante un decreto, una ley o simplemente una resolución suprema. Es verdad que los partidos políticos son instituciones fundamentales del sistema democrático. Sin embargo, es menester definir qué es un partido político. La historia, sociología, filosofía y geopolítica, entre otras ciencias, nos indican la precisión: es un conjunto de ciudadanos, idóneos, no necesariamente titulados que obedecen a principios elementales de doctrina, basados en criterios de filosofía que inducen a la disciplina cimentada en tres estructuras mentales: organización, limpieza y puntualidad. Las tres están íntimamente ligadas y marchan al unísono, no son independientes. Si una de ellas interrumpe se produce la desestructuración. Las ideas basadas en lo antedicho ganan adeptos y con ellos van conformando listas de afiliados los que, por el creciente número requieren de un local que es alquilado o a veces adquirido con el peculio de los integrantes, los mismos que tienen estatutos, reglamentos, libros de actas, tomo de cuentas (registro de aportes de los integrantes del partido, inversiones y donaciones), documentos jurídicos (inscripción en registros públicos con certificación de firmas para movimientos bancarios), amén de las boletas de servicios públicos indispensables: agua, luz, gas, teléfono. Con todo esto ¿será justo que el partido de la Nación sirva para la “creación y sostenimiento de partidos políticos”, como reza el artículo 38 de la Carta Magna? Suprimir ese artículo, o al menos, el cumplimiento de su última parte: “los partidos políticos deberán dar publicidad del origen y destino de sus fondos y patrimonio”, es la única vía para soslayar la corruptela generalizada.

Fernando Sotomayor

Juan B. Alberdi 139

San Miguel de Tucumán


Bacheos

La primavera llega, también la Exposición Rural, razón por la cual se arreglan las calles, se pintan los cordones. Observo cómo la avenida Belgrano hacia el Oeste se arregla con el bacheo de cubiertas asfálticas que es desde luego tan importante para quienes disfrutan de estos acontecimientos puedan llegar sanos y salvos a visitar la muestra; pero nobleza obliga solicitar el arreglo de calles o pasajes laterales; como lo es el Pasaje Roca al 4.000 donde todavía y por gentiliza de la SAT hay espacios abiertos sin rellenar, con el peligro que significa para el peatón, motociclista o cualquier conductor desprevenido.

Sergio Estrade

[email protected]


Tributo a la concordia

Sin ánimo de entrar en una polémica entre la lectora Luz García Hamilton, cuya carta, “Pacificar los ánimos”, del 13/9 lamentaba que se señale a Ricardo Bussi como “el hijo del represor” y la respuesta del señor Francisco Centurión (carta “Nunca más”, del 15/9), quien afirma que la queja de la primera no tiene en cuenta un supuesto “genocidio”, “holocausto” y lágrimas que se siguen derramando, quisiera, en tributo a la concordia, ponerme en medio de ambas posturas. En primer lugar no me incomoda la expresión “represor”. Aunque se le atribuye un tinte peyorativo al término, la expresión “reprimir” es garantía del Estado de Derecho. Por ejemplo: el Código Penal de la Nación argentina es un catálogo de conductas disvaliosas que son “reprimidas” con penas prefijadas. En sus 316 artículos repite las palabras “represión”, “reprimidos”, “reprimido”, “reprimir” 217 veces. Un juez, de hecho, es un “represor” de conductas ilícitas y la represión de los años 70 comenzó en democracia, con decretos de presidentes constitucionales. En cuanto al señor Centurión, le contesto que en la Argentina no ha habido ningún holocausto ni genocidio, ni exterminio y que ya que invoca la actuación de la Justicia le recuerdo que la Cámara Federal en el juicio a los ex comandantes (causa 13/84) ha dictaminado que en la Argentina hubo una guerra. Si el señor Centurión ha ido a alguno de estos juicios que menciona, sabrá que los que se presentan como víctimas, admiten con orgullo haber “militado” (del latín miles=soldado) en organizaciones terroristas como montoneros y ERP. Lamento que a 40 años de la guerra civil argentina algunas personas sigan llorando y sufriendo por la tragedia pero países que han vivido guerras con millones de muertos salieron adelante sin quedarse en el pasado y, sobre todo, sin lucrar con el dolor ni con los muertos. Ojalá podamos superar nuestra tragedia de una manera más positiva que viviendo en el pasado pero si no se puede lo peor que podemos hacer es mirar ese pasado con un solo ojo. Antes de los muertos que menciona el lector Centurión existieron muchos otros muertos a manos de la guerrilla que nunca consiguieron reconocimiento, empatía ni reparación.

Andrea Palomas Alarcón

Bartolomé Mitre 1.314 p. 6 “C” C.A.B.A.


Buena memoria

Respecto de las apreciaciones sobre el juicio Operativo Independencia, en esta misma sección de LA GACETA del día 14/9, deseo exponer mi punto de vista, ya que por ser uno de los pocos sobrevivientes del campo clandestino de detención y exterminio “Arsenales”, me considero con autoridad suficiente para hacerlo. La lectora Elvira Cossio (carta “Falta de memoria”) dice que los testigos hablan de los desaparecidos y se pregunta si estos no mataron, torturaron y ponían bombas; y yo pregunto: ¿tuvieron ellos la oportunidad de ser juzgados con las garantías que marca nuestra Constitución, como sí la tuvieron y la tienen los genocidas? Sobre la guerra que la lectora dice que hubo, yo pregunto: ¿fue realmente una guerra, cuando los represores sacaron a patadas de sus respectivas camas entre la una y las tres de la mañana, a 17 compañeros de Los Ralos, de los que solamente dos nos salvamos de milagro? Para muestra, basta un botón. Por otra parte, no es lo mismo comparar el terrorismo de Estado impuesto en 1973, 74 y parte del 75, por la Triple A de López Rega (en ese momento ministro de la Nación) y el de las Fuerzas Armadas desde el 75 al 82, con algunos asesinatos cometidos por grupos minoritarios de violentos. Sí coincido con la señora en que los juicios deben ser justos y que exista buena memoria en beneficio de una paz duradera entre los argentinos. Estoy seguro que ya lo estamos logrando.

Juan Francisco Cabrera

Los Ralos

Tucumán


Hacer memoria

En respuesta a la carta de la lectora Elvira Cossio (14/9) sobre el juicio del Operativo Independencia, corresponde hacer un sano ejercicio de memoria y recordar que no fueron precisamente guerrilleros los que impulsaron esta suerte de apertura a la más lúgubre noche de nuestra historia. El operativo mencionado fue el ensayo de la que fue la más sanguinaria dictadura de nuestra historia, que no sólo dejó un saldo de 30.000 desaparecidos sino también las secuelas de una represión que no conocía límites, con bebés arrancados de sus progenitores, militantes, gremialistas, periodistas y sacerdotes masacrados, por solidarizarse con las víctimas, entre otros crímenes. Es increíble -después de haberse publicado todo lo referido a esta pérdida histórica de nuestro pueblo- que haya personas que defiendan a los criminales que nos privaron de varias generaciones de gente pensante, creativa y solidaria, personas que nunca recuperaremos, personas que hubieran sembrado las semillas que tanto necesita nuestro país.

Marcela Rodríguez

[email protected]


Reparación histórica a jubilados

Excelente la página web de “Mi Anses”... hasta la solicitud del turno. (?), perdón, ¿para qué el turno y cómo se lo puede conseguir? Es imposible, he llamado mil veces y siempre responden que están ocupados. ¿Acaso no puede haber algo bueno y completo en este bendito país?

Luis Evaristo Sáez

Avenida Sarmiento 450 1° "A

San Miguel de Tucumán


Senda del funicular

Quiero hacer algunas aclaraciones sobre la carta “Senda del funicular” (15/9), del lector Enrique Zapata Diaz. Se habla de la misma como si estuviera siendo construida ganándole espacio a la selva virgen de yungas del lugar, en desmedro de esta y fabricando así una ancha avenida. Este sendero o ecosenda sigue la traza de una antigua obra universitaria de conexión de dos núcleos de la UNT como son Horco Molle y San Javier. Era un proyecto de tren con la gravedad como fuerza de tracción e incluía una doble vía que no llegó a terminarse. Más allá del tercer puente fue invadida la vía férrea por especies exóticas invasoras de la selva, como son los ligustros y siempreverdes. Se limpió esto para darle una más cómoda accesibilidad a la traza y se realizara una forestación compensatoria con especies autóctonas que tiene la UNT en el vivero del Parque, una vez que se termine la obra de adecuación que se está realizando. El Parque Sierra de San Javier desea que se mantenga el uso público de esta senda y de otras existentes en la zonificación de uso y cuenta con el apoyo del Ente Autárquico Tucumán Turismo, en el marco del “Circuito de las Yungas” y de un convenio que ya lleva diez años. Es meritoria la preocupación del señor Zapata Díaz para que cuidemos esa riqueza natural; justamente como gestión desde nuestro organismo es difundir un mayor cuidado de toda el área protegida por la UNT, que obra como pulmón para la metrópoli, que se nos dio como tarea no como lugar para depredar, y así promover una mayor conciencia ecológica.

Rodolfo Salinas Collado

Director Administrativo y de Gestión Parque Sierra de San Javier-UNT [email protected]

Comentarios