Robaron, huyeron y los atraparon en un country

Tras asaltar una panadería en Yerba Buena, la Policía rastreó el celular de una de las víctimas y el GPS los condujo a un barrio privado. Uno de los delincuentes vive en una lujosa casa de “La Arboleda”. Quedó aprehendido junto a su cómplice y una jovencita.

26 Abr 2016
2

BAJO LA LLUVIA. Una llovizna intensa mojaba al barrio privado mientras los policías realizaban su trabajo. la gaceta / fotos de inés quinteros orio

Los vecinos del country “La Arboleda”, en San Pablo, no entendían por qué de repente el lugar se había llenado de policías. Más tarde comprenderían que los uniformados buscaban a dos asaltantes y una cómplice, quienes se habían refugiado en una lujosa casa de ese barrio privado.

Todo comenzó ayer al mediodía, cuando un Chevrolet Vectra color negro detuvo la marcha frente a una panadería Cosas Ricas de Yerba Buena. Del vehículo bajaron dos hombres e ingresaron al comercio, ubicado en la zona de San Martín y Catamarca. “Estaban armados y los dos vestían bermudas mimetizadas (camufladas). A la cajera le quitaron la recaudación y a una mujer que estaba comprando le robaron la cartera, donde tenía un dinero que estaba por depositar en el banco”, contó el comisario Rubén Eduardo Juárez, jefe de la comisaría de Yerba Buena, quien estuvo al frente del operativo junto al jefe de Zona Sergio Suárez.

En cuanto huyeron los ladrones, las víctimas, Liliana Salguero (empleada de la panadería) y Andrea Terán (la dueña de la cartera) se acercaron a la comisaría de Yerba Buena para denunciar el hecho. “En la cartera de esta clienta estaba su teléfono celular, al que rastreamos mediante el GPS. Su marido subió con nosotros a un móvil y salimos a buscar a los delincuentes”, relató Juárez.

Para la sorpresa de todos, el GPS indicaba que los asaltantes se encontraban dentro del country “La Arboleda”. Los policías les pidieron autorización a los guardias para entrar y se dirigieron al lugar que les indicaba el GPS, una vivienda ubicada a pocos metros de la portería.

El arma y la cartera

En esa casa los policías aprehendieron a tres personas: el dueño de la vivienda y del auto, de 28 años, un amigo suyo de 25 y una jovencita de 23, quien también habría estado en el Vectra cuando cometieron el asalto en la panadería.

Los policías también encontraron el auto, que estaba estacionado afuera de la casa. Fuentes de la investigación aseguraron que tanto el arma que utilizaron para robar como la cartera de la víctima estaban dentro del vehículo y que también encontraron drogas y una balanza de precisión. Además, el auto tenía una credencial de “vehículo oficial” emitida por la Secretaría de Gobierno de la Municipalidad de San Miguel de Tucumán. Todos esos elementos, además de la suma de $ 1.133 que se habrían llevado de la panadería, quedaron en calidad de secuestro para avanzar en la investigación.

Con los minutos, el despliegue policial fue creciendo. El barrio privado se llenó de policías y no tardaron en acercarse el secretario de Seguridad Paul Hofer y María del Carmen Reuter, quien subroga la Fiscalía de Instrucción de la X° Nominación.

Reuter ordenó la aprehensión de los tres. Fuentes de la investigación señalaron que el dueño de casa es oriundo de Buenos Aires y se radicó hace pocos años en Tucumán. Además, es propietario de un negocio de ropa en la zona céntrica de la capital. Al momento de ser aprehendido, les advertía a los policías que trabajó para la campaña del intendente Germán Alfaro, con quien -según dijo- tiene un vínculo laboral.

Comentarios