La baja tensión en las casas puede fundir las heladeras y los aires acondicionados

Si aumenta la demanda de energía eléctrica cae la tensión y algunos electrodomésticos pueden quemarse.

17 Febrero 2016

La furiosa ola de calor que afecta gran parte del país registró ayer térmicas que superaron los 45° en diferentes ciudades argentinas. En Capital Federal, por ejemplo, llegó a 38°. Allí y en Gran Buenos Aires unos 200.000 usuarios se quedaron sin luz debido a la excesiva demanda energética, un problema que estuvo a punto de rozar Tucumán con cortes programados, que finalmente no se concretaron.

El termómetro continúa firme, por lo que es posible que los cortes de suministro finalmente lleguen para evitar el colapso del sistema nacional de energía eléctrica. Y otra posible consecuencia de la excesiva demanda es la baja tensión que se registra en esas condiciones en algunos puntos de nuestra ciudad. Esto último puede traer consecuencias fatales para ciertos equipos eléctricos que hay en casa, por lo que es necesario estar atentos y tomar ciertos recaudos.

A principios de mes llegaron al WhatsApp de LA GACETA denuncias de vecinos de Yerba Buena que aseguraban, y comprobaban, que la tensión en sus casas llegaba a 150 voltios (V), cuando lo normal son 220. Es el caso de Marcelo Vázquez, ingeniero biomédico que midió la tensión de su domicilio con un tester. “Afortunadamente fue algo pasajero, que tuvo que ver con la tormenta que se había producido el día anterior. Pero vino EDET y lo solucionó”, contó. En aquel momento su temor era que se quemaran algunos artefactos, cosa que efectivamente puede pasar con la baja tensión.

Los que tienen motor

Luis Octavio Corvalán, técnico asesor de empresas en temas de generación de energía explicó el fenómeno y discriminó cuáles son los artefactos que más pueden verse afectados por las bajas tensiones. Básicamente, todos aquellos que tengan un motor.

El sistema eléctrico se divide en tres grandes instancias: la generación, el transporte y la distribución de la energía. De esta última tarea es la que, en nuestra provincia, se encarga la empresa EDET. “La baja tensión se produce principalmente en la última etapa del proceso, en la distribución, es decir en las líneas de baja tensión que llevan la energía desde los transformadores a las casas. Se debe principalmente a dos factores: la sobrecarga de la línea y por estar lejos del transformador que la alimenta. En general es una combinación de estos dos factores”, detalló.

Según Corvalán, la solución no es otra que la inversión para dotar de mayor potencia las líneas. “El sistema adoptado en Argentina para el consumo domiciliario es de 220 V. Sin carga, los transformadores de distribución entregan una tensión de 231 V y, a plena carga, entregan algo que puede ser del orden de los 220 V. Pero si la demanda es mayor a su capacidad, la tensión comienza a experimentar una caída proporcional al consumo y a la distancia de las casas respecto del transformador. Por eso, un vecino que está a dos o tres cuadras va a registrar una caída bastante mayor que uno que vive muy cerca. De esto que describo sale también la solución del problema: las empresas distribuidoras deben aumentar la capacidad de sus líneas y la potencia o cantidad de transformadores instalados para satisfacer la demanda de los vecinos, algo que no siempre sucede”, advirtió.

Los artefactos que corren riesgo 

- Los aparatos sensibles son los que tienen motor, porque sí o sí necesitan trabajar a la potencia a la que fueron construidos. Si baja la tensión, aumenta la corriente, se sobrecalienta el motor, y pueden quemarse. También puede afectar la instalación eléctrica de toda la casa. Heladeras, lavarropas, ventiladores, acondicionadores de aire y  secadores de pelo son ejemplos.
 
Los que no corren riesgo 

- Aquellos aparatos que generan calor simplemente consumen menos y demoran más en calentar, pero no pueden estropearse: plancha, tostadora, microondas, cocina o termotanque eléctricos.
- Los electrónicos (equipos de música, computadoras, televisores, laptops, etcétera) están preparados para trabajar en un amplio rango de voltaje.

Publicidad
Tamaño texto
Comentarios
Comentarios