Vida, gloria y final del gran templo del rock

22 Abr 2015

El aviso se publicó el 26 de junio de 1996. “Fun People mantiene tu espíritu enamorado”, promete el texto principal. Debajo consigna que los invitados son She Devils y 448 (con el Tucumán remarcado entre paréntesis), De esas pequeñas joyas de archivo se nutre “Cemento-El semillero del rock”. Al pasar, aunque se sabe que nada es casual, el libro de Nicolás Igarzábal documenta la actuación de la banda de los hermanos Marín en el más emblemático de los escenarios rockeros que tuvo la Argentina. Orgullo tucumano.


El apunte sirve para destacar lo puntilloso de la investigación de Igarzábal. Su obra recorre de punta a punta la historia de Cemento, que es la de 20 años de rock argentino, mientras va infiriéndose lo que ocurría puertas afuera del local. Cambios políticos, económicos, sociales y, por supuesto, culturales, de los que Cemento fue apropiándose y tamizó a partir de lo que cada artista tenía para decir.

Soda Stéreo fue la única gran banda que faltó en el listado. La excepción a una regla obligatoria: tocar en Cemento implicaba graduarse en el universo del rock. De Sumo y los Redondos para acá, por Cemento pasaron todos: metaleros, rolingas, poperos, punks, hijos del ska y del reggae. Power tríos y electrónica. Tradicionalistas del sonido y vanguardistas de la palabra y de la estética. De Flema a Miranda!, toda una declaración de principios.

Igarzábal se preocupó por contar esa historia desde el punto de vista de los protagonistas, por eso los capítulos están dedicados a los músicos. Es un viaje temporal en primera persona que va revelando la intensa vida interior de Cemento, una estructura precaria desde lo edilicio pero sólida desde la mística que show a show fue construyéndose.

Entre infinidad de anécdotas sabrosas, Igarzábal va armando el mapa del pensamiento de Omar Chabán, dueño y alma de Cemento desde el primero al último día. El libro le hace justicia al compromiso artístico de Chabán y subraya lo mucho que el rock en español le debe. Fueron legiones de músicos los que vieron la luz de la mano de Chabán y se llamaron a silencio cuando la causa Cromagnon se lo llevó puesto.

Esta investigación de Igarzábal forma parte de Gourmet Musical Ediciones, colección que recorre géneros y épocas en una multitud de títulos muy recomendables.

 En el anaquel

- Robert Galbraith propone un nuevo caso para su detective estrella: Cormoran Strike. Debe investigar la desaparición de un novelista, trabajo rutinario que cambia cuando el cadáver del escritor aparece mutilado. “El gusano de seda” es un policial clásico y trepidante.      

- A los enamorados de las distopías, tan de moda por estos tiempos, Justin Cronin les propone un desafío de 1.084 páginas. “El pasaje” es una novela tan gigantesca como atrapante. Una niña llamada Amy es la clave para salvar el mundo. El libro es de 2010. Recomendada por el maestro Stephen King.  

- Son tiempos del apartheid en Sudáfrica, donde la rebelde Henrietta y un joven escocés llamado Ian Cargill luchan por su amor contra todas las convenciones. Por allí marcha “En la tierra de los pasos perdidos”, un nuevo esfuerzo de Stephanie Gercke por narrar la historia de su Sudáfrica natal.

Nuevos enfoques en la publicidad 

Las modificaciones en los discursos y en el lenguaje, el cambio de paradigmas estéticos y la readecuación de los códigos de identificación personal son algunos de los temas que abarca “Nuevos modelos sociales en la publicidad argentina”. El libro de María Soledad Alonso de Rúffolo fue editado por la Facultad de Filosofía y Letras (UNT) y forma parte de la producción del Instituto de Investigación en Ciencias de la Comunicación (Inincco).

Comentarios