Con suficientes pruebas a favor, el fiscal Campagnoli espera un veredicto decisivo

Está acusado de mal desempeño de sus funciones: lo acusan de investigar a Lázaro Báez cuando, sostienen, era incompetente para hacerlo.

22 Junio 2014
BUENOS AIRES.- Acusado de “mal desempeño”, al fiscal José María Campagnoli lo juzga el mismo tribunal que lo suspendió, a instancias de la procuradora general, Alejandra Gils Carbó. Lo integran representantes de los abogados, del Senado, de la Corte Suprema, del Poder Ejecutivo y del Ministerio Público.

La jornada del jueves terminó la ronda de testigos a favor y en contra, en medio de una marcha multitudinaria de apoyo a Campagnoli,. Ahora se esperan los alegatos durante el martes y el miércoles.

La evaluación de la defensa del fiscal Campagnoli es positiva a favor de su defendido. El abogado defensor Ricardo Gil Lavedra se mostró optimista por cuanto -dijo- “la acusación no logró las suficientes pruebas para sostener la acusación en contra”. De hecho, el fiscal acusador Adolfo Villate pidió al Tribunal una ampliatoria de pruebas y testigos, pedido que fue rechazado.

“Que me persigan por investigar es preocupante para la República” afirmó el fiscal suspendido horas antes de que comenzara el jury, el 9 de junio, y sostuvo que confía “en que con el juicio se va a aclarar todo, porque la acusación no tiene sustancia”. 

La acusación
Campagnoli está acusado de mal desempeño de sus funciones: lo acusan de investigar a Lázaro Báez cuando -sostienen- era incompetente para hacerlo. Claro que el funcionario descubrió algo que ningún otro fiscal había desentrañado con anterioridad: un entramado de sociedades comerciales fantasma que usó el amigo del matrimonio Kirchner, supuestamente para lavar  dinero. Su jefa, la procuradora general de la Nación, Gils Carbó, lo acusó de avanzar en la investigación abusando de su poder, invadiendo esferas de otro fiscal (Guillermo Marijuan) a sabiendas que no le correspondía y “poniendo en serio peligro el avance de la procuración penal”. 

Jueces, fiscales, abogados, diputados opositores y periodistas fueron los principales testigos admitidos por el tribunal que juzga a Campagnoli; entre ellos Jorge Lanata y Nicolás Wiñaski, de PPT, y Daniel Santoro, de Clarín. Los jueces Luis Cabral y Ricardo Recondo, y los legisladores de la oposición Manuel Garrido y Graciela Ocaña. También declaró Alejandro Fargosi, miembro de l Consejo de la Magistratura, quien dijo que hay que garantizar “la independencia de los jueces y también de los fiscales para investigar”.

El 16 de junio -el primer día de audiencia en el jury- se conoció un escrito del Marijuan, que lleva el caso Báez, en apoyo del trabajo realizado por Campagnoli. Cuando  Periodismo Para Todos difundió la entrevista en que Elaskar relataba maniobras para sacar del país dinero de Lázaro Báez, Campagnoli impulsó una investigación por extorsión contra el empresario dentro de la causa que instruye Marijuan. Elaskar, antes posible acusado, era entonces la supuesta víctima. A pedido de Campagnoli, la jueza de Instrucción Gabriela Lanz, dispuso que Báez y otros acusados fueran indagados. Esas indagatorias nunca se concretaron, y el caso pasó al fuero federal, a manos del fiscal Marijuan. Según Lanz, el trabajo de Campagnoli “de ningún modo obstaculizaría” el de Marijuan.

“El problema -explicó Campagnoli- era que si se comprobaba el testimonio de Elaskar, pedí que se investigaran las posibles bóvedas de los Kirchner. Evidentemente, al poder no le gusta que se lo investigue”, sostuvo Campagnoli, mientras espera el veredicto la semana que se inicia. “Ojalá que los que integran al Jury entiendan que tienen que actuar conforme al derecho, no a una decisión política de la procuradora de separar al doctor Campagnoli”, se esperanzó la legisladora ayer en declaraciones a la agencia DYN. (Especial)

Comentarios