Carta del Papa a Zaffaroni: "el aumento de las penas no resuelve los problemas sociales"

El Sumo Pontíce se expresó en contra de la "mano dura", en un mensaje a los participantes del XIX Congreso de la Asociación Internacional de Derecho Penal.

02 Jun 2014
1

REUTERS

CIUDAD DE VATICANO.- El papa Francisco se metió de lleno en el debate sobre el nuevo Código Penal y las distintas propuestas para hacer frente al crimen. El Sumo Pontífice se comunicó este fin de semana con el titular de la comisión encargada de redactar el anteproyecto, Roberto Carlés, para enviarle una carta dirigida al juez Eugenio Raúl Zaffaroni, en su carácter de secretario ejecutivo de la Asociación Latinoamericana de Derecho Penal y Criminología.

El mensaje, de acuerdo a la agencia Télam, aboga contra el endurecimiento de las penas, critica la cobertura que muchas veces realizan los medios de comunicación de los casos policiales y pide trabajar tanto por la inclusión social de los delincuentes como por la reparación de las víctimas. "El Señor ha ido enseñando que hay una asimetría necesaria entre el delito y la pena, que un ojo o un diente roto no se remedia rompiendo otro y que se trata de hacer Justicia a la víctima, no de ajusticiar al agresor", sostuvo.

En la misiva, Francisco  plantea que "sería un error identificar la reparación sólo con el castigo, confundir la Justicia con la venganza, lo que sólo contribuiría a incrementar la violencia, aunque esté institucionalizada".

"La experiencia nos dice que el aumento o endurecimiento de las penas con frecuencia no resuelve los problemas sociales, ni logra disminuir los índices de delincuencia", sostiene el texto y agrega: "Cuántas ocasiones se ha visto al reo expiar su pena  objetivamente, cumpliéndola, pero sin cambiar interiormente ni restablecerse de las heridas del corazón", expresó.

A los medios

La carta también contiene un mensaje a los medios de comunicación: "depende de ellos informar rectamente y no contribuir a crear alarma o pánico social cuando se dan noticias de hechos delictivos. Están en juego la vida y la dignidad de las personas, que no pueden convertirse en casos publicitarios, condenado a los presuntos culpables al descrédito social antes de ser juzgados o forzando a las víctimas, con fines sensacionalistas, a revivir públicamente el dolor sufrido", dice la carta respecto al papel de los medios.

Desigualdades sociales

El Santo Padre precisa además que no pocas veces "la delincuencia hunde sus raíces en las desigualdades económicas y sociales, en las redes de la corrupción y en el crimen organizado" y destacó que para prevenir este flagelo "no basta tener leyes justas es necesario construir personas responsables y capaces de ponerlas en práctica".

El Papa hace votos en su misiva para que se den los pasos necesarios "para que el perdón no se quede únicamente en la esfera privada, sino que alcance una verdadera dimensión política e institucional y así crear unas relaciones de convivencia armoniosa".

Comentarios