Ministros se contradicen sobre el retorno

Para Randazzo, "Cristina se va a reintegrar en forma paulatina", mientras que Abal Medina dijo que "estará plenamente incorporada". Hasta el momento no se informó nada sobre la agenda de trabajo que desplegará la Presidenta. El lunes recibió al alta de la operación. Duras críticas de "Vicky" Donda

15 Noviembre 2013
BUENOS AIRES.- El anunciado retorno de la presidenta, Cristina Fernández, a la conducción directa del Gobierno nacional, genera más suspicacias y dudas que certezas. Es que los "oráculos" y supuestos "voceros" chocan entre sí cuando se refieren a las condiciones en que se producirá el esperado "regreso al poder".

Las versiones continúan siendo diferentes según qué ministro las divulgue. Una muestra de esas divergencias se dio ayer, cuando Florencio Randazzo se diferenció del jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, respecto de la intensidad con la que la jefa de Estado retornará a su trabajo.

Según el Ministro del Interior y Transporte, Cristina "seguramente ya tiene actividad prevista para la semana que viene, pero se irá integrando al trabajo paulatinamente". El jueves, el jefe de Gabinete indicó que "desde el lunes, va a poder estar plenamente reincorporada a su tarea".

Hasta ahora, oficialmente no se ha informado nada sobre el ritmo que tendrá Cristina en su retorno a las actividades oficiales. Tampoco se aclaró por qué si el alta la tuvo el lunes pasado, la mandatario se tomó una semana más para volver.

Esta indefinición alentó versiones acerca de que el retorno pleno recién se concretaría el año próximo y que la actividad, por ahora, sería mínima.

Por lo pronto, se sabe que el lunes 9 de diciembre, la Presidenta deberá someterse a un "control por neuroimagen", para evaluar si recibe autorización para realizar viajes en avión, algo que tendrá prohibido hasta esa fecha y que es un verdadero límite para sus actividades.

Algunos trascendidos indican que el retorno podría estar acompañado de un acto de una celebración pública. Una fecha posible es el 10 de diciembre, cuando se cumplan 30 años de la recuperación de la democracia y se conmemora el Día Internacional de los Derechos Humanos.

"Lo más importante es que la Presidenta ha tenido una buena recuperación. Ella ha sido una buena paciente por lo que hemos podido saber, así que estamos ansiosos de que vuelva y ayudarla mucho en la gestión", dijo Randazzo. El ministro destacó que, desde su cartera, "creemos que la mejor forma de ayudar a la Presidenta, los que tenemos responsabilidad en la gestión, es cumplir con esas responsabilidades". "Creo que lo estamos haciendo con creces en materia de transporte, sabiendo lo difícil que es este tema, sabiendo que estamos reparando un déficit de 50 años en la Argentina", remarcó.

"Estamos todos con mucha expectativa. La Presidenta se viene recuperando muy bien", repitió.

Alta cardiológica

Cabe recordar que Cristina retomará sus actividades este lunes, tras confirmarse, después de los últimos estudios que se le practicaron, que presenta un buen estado de salud, ya recuperada de la operación por un hematoma subdural en el cráneo, a la que fue sometida el 8 de octubre. La Presidenta recibió el "alta cardiológica" el pasado lunes, pero sus médicos le ordenaron postergar una semana el regreso a sus funciones. Buscan que sea "gradual", para evitar el estrés y que no afecte su arritmia cardíaca. Además, Cristina no podrá viajar en avión, por lo que se prevé que el vicepresidente, Amado Boudou, la reemplace en varios actos algunas semanas más.

¿Habrá cambios?

Aunque la Presidenta aun no retomó sus actividades oficialmente, en Olivos se reunió con funcionarios y dio directivas. En principio, congeló posibles cambios de Gabinete luego de que circularan versiones sobre cambios de ministros tras el revés en las elecciones legislativas. Además, Cristina le habría dado "luz verde" a Hernán Lorenzino (ministro de Economía) para que avance con acuerdos con el FMI, por el nuevo índice de inflación, y con el Club de París para un plan de pagos. Pero también deberá analizar la derrota en las recientes elecciones legislativas, y lidiar con la pelea en el PJ bonaerense, la inflación, el narcotráfico, la caída de las reservas del BCRA, y la estampida del "dólar paralelo". (DyN-Télam-Especial)

Comentarios