Militantes de derechos humanos refutan críticas sobre Bergoglio

Adolfo Pérez Esquivel y Graciela Fernández Meijide, contra los dichos de Horacio Verbitsky.

15 Mar 2013

Cuando Joseph Ratzinger se convirtió en Benedicto XVI, apareció su ligazón con las juventudes hitlerianas, durante los albores de la segunda guerra mundial; ni bien se conoció la designación de Jorge Bergoglio como Papa, se denunció su presunto pasado como colaborador de la última dictadura, sobre la base de publicaciones del periodista Horacio Verbitsky.

Adolfo Pérez Esquivel y Graciela Fernández Meijide, entre otros, salieron ayer a echar por tierra estas acusaciones. Ambos resultan palabras autorizadas: el primero fue torturado por los militares y Fernández Meijide, madre de un desaparecido, integró la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (Conadep).

"No tengo ningún dato que lo relacione (a Francisco) con colaboración con la dictadura. Para nada. Sé que ayudaba a gente a salir del país. Me sorprenden algunos comentarios, siempre con esa visión conspirativa que tenemos los argentinos", dijo Fernández Meijide a la señal de cable Todo Noticias.

"Hubo obispos que fueron cómplices de la dictadura, pero Bergoglio no. Se lo cuestiona porque se dice que no hizo lo necesario para sacar de prisión a dos sacerdotes, siendo el superior de la congregación de los Jesuitas; pero sé que muchos obispos pedían a la junta militar la liberación de prisioneros y de sacerdotes, y no se les concedía", dijo Pérez Esquivel.

Consultada por LA GACETA, la titular de la cátedra de Historia Contemporánea de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT), Judith Casali de Babot, pidió prudencia a la hora de revisar el pasado de una persona. "Estamos viviendo un mundo fundamentalista; debemos tener muchísimo cuidado y ser muy respetuosos y honestos en cuanto a lo que pensamos y decimos. No se puede ver todo con ojos maniqueos; no todo es bueno o malo, puro o impuro; el ser humano es muy complejo", señaló Casali : "como historiadora necesito las pruebas; yo no conozco a Verbitsky como historiador, él dice tener pruebas. Pero sería deshonesto que yo emita una opinión, sin haber investigado".

El sociólogo Héctor Caldelari admitió que todo argentino mayor de 50 años, por el mero accidente cronológico, vivió en forma consciente la dictadura; pero separó dos grandes grupos. "Bergoglio ocupó un puesto de poder durante la dictadura; no es el caso de un ciudadano llano que puede haber tenido cierta actividad en el país, pero sin participar en una estructura de poder tan significativa, como es la Iglesia", consideró. Caldelari no cree que el religioso haya actuado como promotor de la represión desde la Iglesia, pero no lo exime totalmente de responsabilidades. "Me parece que fue bastante silencioso; él ocupaba una posición, y tenía la opción de acceder a información", advirtió.


Reformista

RIO DE JANEIRO.- El pontificado del papa Francisco estará dedicado a impulsar "lentamente" reformas en la Iglesia, pronosticó el teólogo alemán Hans Küng, en una entrevista exclusiva que publicó ayer el diario brasileño "O Globo". "Creo que él asumirá una posición más reformista que la del papa anterior (Benedicto XVI). Él no hará una revolución, sino que realizará reformas, lentamente. La Iglesia atraviesa una gran crisis, y los desafíos son enormes", expresó.  Para el teólogo germano, el papa Francisco cumplirá en la Iglesia Católica un papel similar al que desempeñó Mijail Gorbachov en la Unión soviética de los años 80. "Él (Gorbachov) no hizo una revolución, sino que introdujo reformas que corrigieron los errores que había antes. Lo mismo espero de Bergoglio: aun cuando no haga una revolución, para no dividir la Iglesia, él empezará a introducir reformas", afirmó. (dpa)


Comentarios