Paintball: una balacera de adrenalina - LA GACETA Tucumán

Paintball: una balacera de adrenalina

Es un hobby, pero sus cultores se lo toman en serio. Los integrantees del equipo Supay Paintball Team te cuentan todo sobre la apasionante aventura de jugar con armas que disparan municiones... de pintura. La única cancha del NOA está en Tucumán. ¿Te animás a sumarte?

02 Dic 2012
Carga su marcadora, se pone la máscara y camina tranquilo hasta el interior de la cancha. Una tela de red abre el paso a otra realidad. Los amigos con los que media hora antes estaba comiendo unas suculentas hamburguesas ahora se dividen en dos: compañeros y contrincantes.

Se detiene de un lado de la cancha, junto al resto de su equipo. En frente se ubican los rivales. Y entre ambos hay una serie de obstáculos inflables (ver fotos) que le permitirán protegerse cuando se ponga en marcha el juego. Suena el silbato, comienza la acción.

Sin lugar a titubeos, Gerardo Fernández se ubica rápidamente detrás del inflable más cercano y, de esa manera, se protege de los disparos que empiezan a llover del otro lado. Una batería incesante marca el ritmo, acelerado, que seguirá hasta que termine el punto. Las pelotitas de pintura le zumban cerca del oído, pero no le aciertan. Mientras, él se acomoda y empieza a tirar contra los más desprevenidos o aventureros que, en busca de un disparo certero, terminan "marcados" por una mancha de color que indica que ya están afuera del juego.

Paintball es 50% adrenalina y 50% estrategia. Para sobrevivir en la cancha no es necesario ser ni veloz ni fuerte, explica Gerardo, cuando sale y vuelve a la realidad. "Si te fijás, al final del juego, cuando le disparé al último de los chicos ni siquiera tuve que correr de un inflable a otro, fui caminando porque sabía que él no me estaba viendo", revive orgulloso.

"Es una descarga emocional del laburo, del estudio y de todo lo que hacemos durante la semana. Es pura adrenalina: entrás y tirás todas las bolitas que podés y también recibís: te dan en el cuello y no te importa", sintetiza Gerardo.

Emociones
"El ruido de las marcadoras sonando constantemente, las bolitas pasándote por los costados... Es emocionante. Además se juega mucho en equipo", suma Cristian Grzelak, otro de los tucumanos que forma parte del Supay Team, la primera agrupación tucumana de speedball, una de las modalidades del paintball que va ganando adeptos en la provincia. 

Gerardo y Cristian ponen en palabras lo que transmite este deporte. "Esto es como jugar al fútbol, tenés distintas posiciones: hay algunos que juegan atrás, otros que están en el medio y otros que van adelante. Esos son los que más se arriesgan, tienen que llegar rápido al inflable (figuras geométricas de goma, de entre un metro y dos de alto), tirarse y ahí pensar qué es lo que van a hacer. En general, los más grandotes son los que juegan atrás, de back, porque son los que hacen el apoyo. Ellos están constantemente tirando pelotitas para que los de adelante puedan moverse", describe Cristian,

Todos los sábados a las 15 los integrantes del equipo se reúnen en la única cancha de speedball del NOA, ubicada en el complejo Natalio Mirkin, del club San Martín.

Cada cosa por su nombre
"Existen dos modalidades. Una se llama speedball, que es lo que jugamos nosotros. Se utiliza un terreno delimitado, con una cantidad de inflables-espejos de los dos lados y participan tres, cinco o siete jugadores por equipo. Además, hay un tiempo reglamentario, con árbitro, y se juega a manchar. Es decir, la bolita impacta y deja la mancha que indica que el jugador tiene que abandonar la cancha", detalla Gerardo. 

"La otra modalidad, que se llama recball o paintball recreativo, es la más conocida. Suelen organizarse encuentros entre amigos y pueden jugar de a 10, de 20 y hasta pueden llegar a ser más de 300 personas, como pasó en Córdoba", continua Fernández, ilustrando las diferencias entre lo que hacen ellos y el resto de los aficionados tucumanos.

El paintball recreativo existe hace varios años en la provincia. Es el que puede verse en lugares como Horco Molle o Tapia, donde varios participantes se meten en terrenos arbolados y juegan durante horas. Los pioneros tucumanos en esta materia son los miembros de la agrupación Legión: empezaron en 1996 aproximadamente, aunque el grupo se constituyó definitivamente en 2003.

Volviendo al speedball, otra característica que lo diferencia es que es competitivo: hay un certamen nacional, organizado por la Asociación Argentina de Paintball, del que participa Supay Team. "Fuimos a Santa Fe en mayo, a Córdoba en julio y este mes a Buenos Aires, siempre a competir", relata Gerardo.

"Somos el primer equipo del NOA que participó en el Torneo Argentino de Paintball (TAP), que se viene haciendo hace ocho años en distintas provincias. Nos fue bien para ser el primer año", evalúa Cristian. Él tiene como objetivo para 2013 subir al podio. Aunque Gerardo no lo dice, él también.

Supay Paintball Team
Alfredo Lobo 
Eugenio José Lobo Vallejo 
Cristian Grzelak 
Marcos Dahan 
Gerardo Apfelbaum 
Nicolás Rodrigo Bravo 
Humberto Cosentini 
Fabián Pedrosa 
Antonio Fernández 
Gabriel Funes 
Álvaro Guzmán D'Elías 
Luis Alejandro Grunauer 
Gerardo Fernández

Comentarios