Mas insiste con el referendo catalán

El presidente del Gobierno regional quiere lograr una alianza con Esquerra Republicana. Los acuerdos son difíciles de alcanzar por las políticas de austeridad que aplica el Poder Ejecutivo. Más del 60% del nuevo Parlamento respalda la consulta por la independencia

01 Diciembre 2012
BARCELONA.- El jefe del Gobierno de Cataluña, Artur Mas, quiere consensuar con los independentistas de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) un Poder Ejecutivo común, para dirigir a la región frente a la crisis económica e impulsar el referendo de autodeterminación y soberanía, que rechaza por ilegal el mandatario español, Mariano Rajoy.

Lo que le conviene a Cataluña es "un gobierno de coalición con ERC", la segunda fuerza parlamentaria, manifestó ayer Mas, en su primera rueda de prensa tras las elecciones del domingo en las cuales su partido, Convergència i Unió (CiU) se impuso, pero con una notoria caída en la cantidad de bancas que tenía. Por ello, quedó muy lejos de la mayoría absoluta y ahora necesita apoyos para gobernar en los próximos cuatro años.

La opción preferida por Mas son los independentistas de la ERC, con los que ya ha iniciado conversaciones. Esa fuerza ha expresado un rechazo inicial a entrar en un Gobierno de coalición ya que, si bien comparten ideas soberanistas, son muy críticos con los recortes económicos que el líder de CiU aplicó en la Legislatura anterior.

"Cataluña necesita un Gobierno fuerte, estable y serio. La fórmula ideal sería una coalición entre la primera y segunda fuerzas políticas, como las experiencias de Holanda y de Alemania", argumentó. Si ese objetivo finalmente no es posible, dijo, "se tendrá que trabajar con una fórmula de máxima estabilidad". Para ello, tendió puentes con los socialistas, la tercera fuerza catalana, si bien éstos no comparten ni el objetivo independentista ni las políticas de austeridad.

Mas aseguró que no se arrepiente de haber adelantado en dos años las elecciones catalanas, pese a la importante merma en escaños de su partido. "Estas elecciones convenía hacerlas; ahora tenemos una fotografía muy precisa" de Cataluña, aseveró.

Esa imagen tiene, para él, dos elementos clave. Por un lado, resaltó que "un Gobierno que aplica políticas de austeridad puede salir adelante"; por el otro, que hay "una apuesta clara a favor del derecho a decidir, a favor del Estado propio". De los 135 diputados del nuevo Parlamento catalán, 87 están a favor de una consulta popular para definir el futuro de la región en España: es el 64,4%. (DPA)

Tamaño texto
Comentarios