Usarán los grandes telescopios para detectar la materia oscura

Astrónomos de todo el mundo discutieron en China sobre esa materia todavía desconocida para la ciencia. Un desafío de estos tiempos

01 Oct 2012
1

SUDÁFRICA. El radiotelescopio KAT-7, ubicado en la meseta del Karoo.

"A mí no me gustan las estrellas cuando ya están formadas". A Olga Pintado le interesan los procesos físicos y químicos muy complicados que tienen que ver con las estrellas en formación. La astrónoma tucumana dejó por dos semanas Horco Molle y se marchó a Beijing (China) a sumergirse de lleno en el mundo estelar. Es decir, dejó el Insugeo (Instituto Superior de Correlación Geológica, Conicet-UNT) para asistir a la Asamblea de la Unión Astronómica Internacional (IAU por su sigla en inglés), que se hace cada tres años.

Integran la IAU 11.000 miembros astrónomos y 73 países. Pintado fue una de los 200 argentinos; asistió como miembro de la IAU y como parte de la comisión de estudio de estrellas peculiares.

"Es una reunión muy especial; no se presentan los trabajos tradicionales de un congreso. Por un lado, se trata todo lo relacionado con la política científica dentro de la astronomía, y por otro se presentan algunos estudios para ver qué conviene hacer, y orientar las investigaciones a fin de que todo sea más eficiente. El tema central, esta vez, se refirió a los telescopios espaciales y en qué estado están", cuenta. - ¿Por qué son importantes estos telescopios?- Un telescopio es un instrumento que junta luz, y abajo hay que ponerle los instrumentos que van a analizar la luz. Lo que se discute es qué instrumentos hay que poner. También se efectúan reuniones de los delegados de países, que debaten las cuestiones de presupuestos y políticas específicas de la Unión.

- ¿De qué manera pueden influir en la toma de decisiones de los gobiernos?

- Respecto de los países, en nada, pero sí se adoptan medidas para que los representantes de cada país puedan influir en la toma de decisiones. Los países tienen el Comité Nacional de Astronomía, que es como la Cancillería de la astronomía. Marca la relación del país con la astronomía internacional y con la UAI. Y se dan resoluciones muy puntuales. Por ejemplo: en 2006 hubo una polémica por Plutón. La UAI había dictado una resolución que consistió en redefinir los objetos del Sistema Solar, y Plutón entró en la categoría de planeta enano (ya no es más planeta). Lo que pasa es que no son cuestiones tan interesantes para el público en general.

- ¿Qué resolución interesante se adoptó en los últimos tiempos?

- Ahora la UAI va a trabajar con Naciones Unidas para crear una red de búsqueda de objetos cercanos a la Tierra. Si se descubren nuevos asteroides, no solo se comunicará a los medios científicos sino también a los organismos de los distintos países. Si hubiera alguno peligroso, se advertirá sobre la necesidad de tomar medidas de seguridad. También se definió la nueva unidad astronómica de la distancia entre la Tierra y el Sol, para que no dependa tanto de la Luna y de la Tierra, porque la Tierra puede desplazarse. - ¿Qué tema se destacó?- Probablemente lo que más llame la atención es lo que tiene que ver con materia oscura o con planetas extrasolares. Se discutió bastante sobre la detección de materia oscura con los instrumentos para los grandes telescopios. - ¿Qué es la materia oscura? - Para que la galaxia pueda funcionar como lo hace requiere mucha más materia de la que hay en todas las estrellas que -se calcula- tiene. Debe haber materia y energía que tal vez no se puede detectar. En realidad, sería una materia extraña, porque no sabemos cómo es, y por eso no es posible localizarla. Uno de los puntos que se trató es cómo hacer para que, usando los telescopios grandes, se pueda descubrir tanto la materia como la energía oscura. - ¿Se habló sobre campos magnéticos? - Se debatió mucho. El Sol lo tiene, la Tierra lo tiene, y también las estrellas y las galaxias. Se estudia intensamente acerca de cómo sería el campo magnético, porque eso influye en cómo son las galaxias... Y se conoce muy poco. No es fácil medirlos. Sin embargo, ahora, con los instrumentos grandes que hay para el Sol, se puede medir mejor. - ¿En qué medida nos afectan? - Directamente. Todos sabemos que cuando hay erupciones solares se nos cortan los canales de satélite. Además hay otras influencias en otros campos; hay que conocer todo. - ¿Qué sabemos de los planetas extrasolares? - Hasta ahora se han detectado 700, aunque no todos están confirmados. Desde que se los ubica hasta que se los confirma pasa un tiempo. Ese es uno de los temas interesantes en este momento, porque hasta la década del 70 se pensaba que las estrellas conformaban sistemas de dos estrellas que giraban una alrededor de otra. En 1995 se descubrió un planeta extrasolar, y dicen que el modelo funciona, pero puede ser que no se forme otra estrella u otro planeta. - ¿Y la vida extraterrestre? - Todavía no se sabe bien cómo se forman los planetas ni si hay algunos que reúnan condiciones para la vida. Planetas chicos como la Tierra son muy difíciles de detectar. Ni tampoco se han localizado planetas que estén tan cerca de una estrella como es el caso de nuestro Sistema Solar. En toda esa área del estudio de estrellas con planetas, o estrellas con disco -que serían las progenitoras de los planetas-, se estudian las condiciones que debe reunir una estrella para tener planetas. - No hay un patrón... - No; cualquier estrella puede desarrollar planetas. Algunas desarrollan discos y nunca planeta, y hay estrellas muy viejas que tienen disco. Todo eso hay que explicarlo para saber cómo son las estrellas. - Tiene que ver con tu área de estudio...- Claro. Es uno de los temas que estudiamos en Horco Molle. Comparamos las características de las estrellas que tienen planetas con las que no los tienen. Vale decir que los astrónomos no trabajamos solos. Yo lo hago con una astrónoma alemana en el tema de la formación de estrellas de muy baja masa o estrellas enanas marrones. Es un tema muy nuevo porque hasta hace unos años no se las podía detectar. Hay mucha gente trabajando en estas áreas, en las que está todo por hacerse.

En este, su primer viaje a Oriente, Pintado recibió el impacto cultural ya desde el vuelo de ida. En el aeropuerto de Beijing empezaron los inconvenientes idiomáticos porque muchos empleados no hablan inglés. Dijo que le impresionaron las multitudes que se ven por todos lados -el subte estaba atestado hasta en un feriado-. Pero sobre todo, la escala monumental de la arquitectura: los astrónomos de la asamblea eran 3.000 y estaban alojados en el complejo olímpico, y en otro sector había 1.500 en otra convención.

Destacó los precios bajos de los taxis y de las comidas, así como la amabilidad de los anfitriones pese a las dificultades idiomáticas.

Comentarios